Miércoles 20.01.2021 | Whatsapp: (221) 5710138
10 de enero de 2021 | CABA

Los números no mienten

Larreta, a contramano de los porteños

Atrás quedaron los días en los que la población porteña aplaudía cada una de las iniciativas del Pro, impulsadas por su histórico administrador, Horacio Rodríguez Larreta. 

Según lo revela una encuesta reciente, el 76 por ciento de los porteños rechaza los tarifazos y más del 60 no quiere la privatización de la costa. Los negocios del “maxiquiosco porteño” –según lo apodara Jorge Asis-,  empiezan a generar descontento en la población.  La crisis económica y la pandemia se llevan puestas todas las lealtades. 

Llama la atención la actitud de Horacio Rodríguez Larreta de insistir a toda costa en la privación de los terrenos ribereños públicos a pesar de que, desde un principio, las mediciones de opinión lo desaconsejaban. Sobre todo porque el Pro siempre se caracterizó por prestar extrema atención al marketing político y comunicacional, y a los números que se extraían de las encuestas. Pero la necesidad de cerrar el negocio antes de que se produzca el recambio en la CABA en 2023, que adjudicaría los beneficios a la siguiente gestión, parece exacerbar la ambición del jefe de Gobierno porteño, incluso en un año electoral y a riesgo de perder votos e imagen pública.

La encuesta realizada entre el 2 y el 4 de enero en la CABA por Proyección Consultores arrojó que un 76 por ciento de los porteños rechaza los tarifazos en el transporte promovidos por el gobierno de JxC. Manuel Zunino, director de la encuestadora, explica que “la valoración es negativa en todos los sectores, es más del 70 por ciento. Ahí no hay dudas, no es ni una cuestión ideológica, ni etaria, ni ninguna variable incide en la desaprobación de esa decisión. Es contundente, comparado con los otros temas que medimos es lo que tiene mayor rechazo. Aproximadamente el 35 por ciento de los encuestados son votantes del Frente de Todos y el 70 por ciento lo rechaza, es decir que hay una crítica transversal a la decisión por los votantes de todos los espacios”. La crisis económica afecta transversalmente a la mayoría de los porteños, e invisibiliza la "grieta". 

El gobierno de la CABA dispuso un aumento del 43 por ciento en el ticket del subte, un 44 en el precio de los taxis (ambos en dos etapas), un 100 en el estacionamiento medido y un 45 para la Verificación Técnica Vehicular. A esto se suma una suba del 82,5 por ciento en las infracciones de tránsito y el costo del peaje en un 55 por ciento. Lejos de preocuparse por impulsar la reactivación económica, Rodríguez Larreta decidió que la crisis la paguen los porteños.

La encuesta arroja además que la salud, la inflación y la situación laboral son las principales preocupaciones de los porteños. El clima social no parece ser el apropiado para un ajustazo de esta magnitud. Y a ello debe agregarse el impuesto sobre las compras con tarjetas de crédito que deberán pagar todos los argentinos que sean clientes de bancos con sede en la CABA.

Según el sondeo, las áreas de gestión del gobierno porteño más cuestionadas son Vivienda (-52,9 por ciento), Educación (-47,3), Gestión económica respecto a la pandemia (-46,7) y Políticas para sectores vulnerables (-46,2). Las que obtuvieron mayor aprobación, en cambio, son Espacios verdes (+68,5), Espacio público (+67), Transporte público (+64,6) y Obras (+59,7).

Sin embargo, esta valoración positiva sobre el desempeño en los espacios públicos está amenazada por el fuerte rechazo a la privatización de las tierras de Costa Salguero, otra de las joyas de la abuela de los porteños que Rodríguez Larreta se empeña en convertir en negocio inmediato. Si bien en el pasado no hubo tanto rechazo a iniciativas similares –aunque de mucha menor escala-, la pandemia generó en la sociedad la conciencia sobre la importancia de contar con espacios públicos abiertos y de libre disponibilidad, algo que no abunda precisamente en la CABA.

El 61,5 por ciento manifestó su disconformidad con la ley que pretende imponer el Pro para la venta de los terrenos ribereños. “Es como una contradicción. Lo que aparece en Costa Salguero es una visión sobre el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y sobre el Pro en general, que es lo que le cuestiona gran parte de la sociedad, y es que priorizan los negocios antes que la gestión de lo público. Creo que es ese el principal punto. No es que los porteños en general estén disconformes con los espacios verdes que tiene la Ciudad sino que la principal crítica es que priorizan los negocios antes que la gestión de lo público”, opinó Zunino, con los resultados a la vista. En este caso la disconformidad duplica el caudal de votantes del Frente de Todos en la Ciudad, por lo que tampoco puede caratularse la oposición como “ideológica”.

En un tema en que los porteños le dan la derecha a Larreta es la disputa por la coparticipación con el gobierno nacional, pero el porcentaje de aval es de sólo el 57,3 por ciento. Si bien no es un indicador bajo, tampoco tiene la contundencia esperada por la gestión.

En cambio, hay otros temas que ponen señales de riesgo en el horizonte de JxC porteño: el presupuesto y sus políticas relacionadas con la justicia y la educación. El 63,3 por ciento se opone a que la Ciudad destine el 50 por ciento de la partida administrativa a gastos judiciales, y un 60,3 desaprueba taxativamente el fallo del Tribunal de Justicia de la Ciudad que convalidó la decisión de Rodríguez Larreta de que las vacantes en la educación inicial no puedan ser reclamadas por personas que puedan pagar un establecimiento privado.

Ambas cuestiones parecen coincidir en una sola: el blindaje que le provee regularmente la Justicia porteña como contrapartida a que el 50 por ciento del presupuesto vaya a sus arcas. La relación entre el Pro y la Justicia ha sido tradicionalmente turbia, e invita a dudar sobre la independencia de los poderes que debería regir en una democracia republicana. 

El clima social porteño no es el mejor y los nuevos ajustazos de la gestión no ayudarán a calmarlo. ¿Privarán los negocios o el cálculo político? Cuando a Mauricio Macri el FMI le benefició con casi 60.000 millones de dólares para que ganara las elecciones de 2019, el dinero se fue por la canaleta y se llevó la victoria el Frente de Todos. 

¿Qué decidirá Horacio Rodríguez Larreta ahora?. (www.REALPOLITIK.com.ar) 

Larreta a contramano de los porteños

Atrás quedaron los días en los que la población porteña aplaudía cada una de las iniciativas del Pro, impulsadas por su histórico administrador, Horacio Rodríguez Larreta. 

 

Según lo revela una encuesta reciente, el 76 por ciento de los porteños rechaza los tarifazos y más del 60 no quiere la privatización de la costa. Los negocios del “maxiquiosco porteño” –según lo apodara Jorge Asis-,  empiezan a generar descontento en la población.  La crisis económica y la pandemia se llevan puestas todas las lealtades. 

Llama la atención la actitud de Horacio Rodríguez Larreta de insistir a toda costa en la privación de los terrenos ribereños públicos a pesar de que, desde un principio, las mediciones de opinión lo desaconsejaban. Sobre todo porque el Pro siempre se caracterizó por prestar extrema atención al marketing político y comunicacional, y a los números que se extraían de las encuestas. Pero la necesidad de cerrar el negocio antes de que se produzca el recambio en la CABA en 2023, que adjudicaría los beneficios a la siguiente gestión, parece exacerbar la ambición del jefe de Gobierno porteño, incluso en un año electoral y a riesgo de perder votos e imagen pública.

La encuesta realizada entre el 2 y el 4 de enero en la CABA por Proyección Consultores arrojó que un 76 por ciento de los porteños rechaza los tarifazos en el transporte promovidos por el gobierno de JxC. Manuel Zunino, director de la encuestadora, explica que “la valoración es negativa en todos los sectores, es más del 70 por ciento. Ahí no hay dudas, no es ni una cuestión ideológica, ni etaria, ni ninguna variable incide en la desaprobación de esa decisión. Es contundente, comparado con los otros temas que medimos es lo que tiene mayor rechazo. Aproximadamente el 35 por ciento de los encuestados son votantes del Frente de Todos y el 70 por ciento lo rechaza, es decir que hay una crítica transversal a la decisión por los votantes de todos los espacios”. La crisis económica afecta transversalmente a la mayoría de los porteños, e invisibiliza la "grieta". 

El gobierno de la CABA dispuso un aumento del 43 por ciento en el ticket del subte, un 44 en el precio de los taxis (ambos en dos etapas), un 100 en el estacionamiento medido y un 45 para la Verificación Técnica Vehicular. A esto se suma una suba del 82,5 por ciento en las infracciones de tránsito y el costo del peaje en un 55 por ciento. Lejos de preocuparse por impulsar la reactivación económica, Rodríguez Larreta decidió que la crisis la paguen los porteños.

La encuesta arroja además que la salud, la inflación y la situación laboral son las principales preocupaciones de los porteños. El clima social no parece ser el apropiado para un ajustazo de esta magnitud. Y a ello debe agregarse el impuesto sobre las compras con tarjetas de crédito que deberán pagar todos los argentinos que sean clientes de bancos con sede en la CABA.

Según el sondeo, las áreas de gestión del gobierno porteño más cuestionadas son Vivienda (-52,9 por ciento), Educación (-47,3), Gestión económica respecto a la pandemia (-46,7) y Políticas para sectores vulnerables (-46,2). Las que obtuvieron mayor aprobación, en cambio, son Espacios verdes (+68,5), Espacio público (+67), Transporte público (+64,6) y Obras (+59,7).

Sin embargo, esta valoración positiva sobre el desempeño en los espacios públicos está amenazada por el fuerte rechazo a la privatización de las tierras de Costa Salguero, otra de las joyas de la abuela de los porteños que Rodríguez Larreta se empeña en convertir en negocio inmediato. Si bien en el pasado no hubo tanto rechazo a iniciativas similares –aunque de mucha menor escala-, la pandemia generó en la sociedad la conciencia sobre la importancia de contar con espacios públicos abiertos y de libre disponibilidad, algo que no abunda precisamente en la CABA.

El 61,5 por ciento manifestó su disconformidad con la ley que pretende imponer el Pro para la venta de los terrenos ribereños. “Es como una contradicción. Lo que aparece en Costa Salguero es una visión sobre el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y sobre el Pro en general, que es lo que le cuestiona gran parte de la sociedad, y es que priorizan los negocios antes que la gestión de lo público. Creo que es ese el principal punto. No es que los porteños en general estén disconformes con los espacios verdes que tiene la Ciudad sino que la principal crítica es que priorizan los negocios antes que la gestión de lo público”, opinó Zunino, con los resultados a la vista. En este caso la disconformidad duplica el caudal de votantes del Frente de Todos en la Ciudad, por lo que tampoco puede caratularse la oposición como “ideológica”.

En un tema en que los porteños le dan la derecha a Larreta es la disputa por la coparticipación con el gobierno nacional, pero el porcentaje de aval es de sólo el 57,3 por ciento. Si bien no es un indicador bajo, tampoco tiene la contundencia esperada por la gestión.

En cambio, hay otros temas que ponen señales de riesgo en el horizonte de JxC porteño: el presupuesto y sus políticas relacionadas con la justicia y la educación. El 63,3 por ciento se opone a que la Ciudad destine el 50 por ciento de la partida administrativa a gastos judiciales, y un 60,3 desaprueba taxativamente el fallo del Tribunal de Justicia de la Ciudad que convalidó la decisión de Rodríguez Larreta de que las vacantes en la educación inicial no puedan ser reclamadas por personas que puedan pagar un establecimiento privado.

Ambas cuestiones parecen coincidir en una sola: el blindaje que le provee regularmente la Justicia porteña como contrapartida a que el 50 por ciento del presupuesto vaya a sus arcas. La relación entre el Pro y la Justicia ha sido tradicionalmente turbia, e invita a dudar sobre la independencia de los poderes que debería regir en una democracia republicana. 

El clima social porteño no es el mejor y los nuevos ajustazos de la gestión no ayudarán a calmarlo. ¿Privarán los negocios o el cálculo político? Cuando a Mauricio Macri el FMI le benefició con casi 60.000 millones de dólares para que ganara las elecciones de 2019, el dinero se fue por la canaleta y se llevó la victoria el Frente de Todos. 

¿Qué decidirá Horacio Rodríguez Larreta ahora?. (www.REALPOLITIK.com.ar) 

Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a seguir ejerciendo nuestra tarea periodística con la mayor independencia y objetividad posible.

Te invitamos a colaborar con realpolitik

ETIQUETAS DE ESTA NOTA

CABA, Horacio Rodríguez Larreta

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS