Viernes 18.06.2021 | Whatsapp: (221) 5710138
9 de enero de 2021 | Cultura

Incunable

Publican más de cien fotos inéditas del rock argentino

Dos fotógrafos aficionados revelaron negativos que conservaban de los ’80 y ’90 y publicaron en la web un incunable material que registra la historia de esa escena durante aquellas décadas.   

HORACIO DELGUY

por:
Juan Provéndola

Gabriel Patrono es conocido hoy en el ambiente audiovisual por La Nave de los Sueños, un colectivo que genera y también difunde documentales sobre el rock y la música popular en distintos plataformas y también en festivales. 

Pero antes de convertirse en un profesional de la materia (o quizás en el mismo momento en el que empezó a soñar con ese camino) le tocó convivir con el crecimiento de la escena rockera argentina tras la vuelta de la democracia. “Siempre tuve una fascinación por la música en vivo y empecé a ir a conciertos muy de pibe, a los diez años. Me acuerdo de ir a la cancha de Morón con amigos a ver los primeros Twist, la presentación del primer disco de Fito Páez y otros shows que veíamos azarosamente en el cine de mi barrio, en San Justo, como los de Spinetta Jade o Vox Dei. Nos agarro una ola bárbara en la que se estaba expandiendo todo”, recuerda. 

“Notábamos que había recitales maravillosos pero iban muy pocos cronistas, entonces se nos ocurrió sacar fotos para tenerla nosotros, sin ninguna perspectiva profesional. Simplemente queríamos dejar registro de todas esas cosas increíbles que pasaban”, agrega. “Así que para el show presentación de “Piano Bar” de Charly García en el Luna Park, mi amigo Juan Faraone consiguió que el padre le prestara una camareta que había traído de Italia… ¡pero después nos dimos cuenta que no andaba! El rollo nunca avanzaba, así que nos salieron las 36 fotos impresas sobre el mismo negativo. Ahí entendíamos que debíamos equiparnos mejor y estudiar pronto y rápido, porque todo estaba sucediendo ahí nomás”. 

Automáticamente Gabriel y Juan se anotaron en la Escuela de Enseñanza Audiovisual de Ramos Mejía y siguieron yendo a cuanto recital podían. Pero, claro, había otros obstáculos: “En la entrada de los shows solía haber un cartel que decía “prohibido ingresar con cámaras y grabadores”, y como no nos conocía nadie y nos daba vergüenza acreditarnos, lo hacíamos de manera clandestina llevando la camarita escondida entre la campera y el pulóver, jaja”. 

“Era muy caro comprar los negativos y encima no teníamos laburo. Hasta que nos dimos cuenta que podíamos vivir de eso sacando fotos en los cumpleaños de quince de nuestras amigas, y con esa plata comprar películas para ir a los recitales”, explica Patrono. “¿Cómo circulamos estas fotos? Las revelábamos, hacíamos copias y tratábamos de venderlas a la salida de los shows, o incluso las intercambiábamos con otros fotógrafos que iban a los recitales en el mismo plan. Eran los mismos cuatro o cinco, porque todavía no estaba instalado ese perfil de fotógrafo profesional de manera masiva”. 

Ya con mejor tecnología y mayor conocimiento técnico, el dúo fue más allá del rock y registró imágenes de SandroMercedes Sosa, Leda Vadallares o los últimos años del Polaco Goyeneche. “Todo eso fue entre 1985 y 1992. La combinación entre la imagen y la música resumida en una foto era algo que me interesaba mucho. La música era algo natural en mi familia, mi casa y mis amigos: circulaba en nuestras vidas. Luego vino la prehistoria de La Nave de los Sueños, me metí en ese proyecto y dejé de sacar fotos, pero aquello nos produjo un primer acercamiento a un mundo que me interesaba transitar, sin saber que luego me dedicaría a eso desde otro lado: mi tío era proyector de cine, así que estaba entre las películas y los discos”.

Aquella experiencia quedó guardada en una caja, hasta que a principios del 2020 decidió abrirla y reencontrarle con muchos de esos negativos. “Una amiga me los digitalizó uno por uno en enero del año pasado con la idea de hacer una muestra en diciembre. Claro que no sabíamos lo que sucedería después con la pandemia y todas sus dificultades. También fue clave el periodista Hernán Panessi, quien me comentó que estaba haciendo un libro sobre rock en español y me pidió algunas fotos. Así que entendimos que era un muy buen momento para subirlas a internet, que sean de libre consulta y, en mi caso, poder cerrar ese círculo que había comenzado a mediados de los 80’. Muchas se las regalé a los propios músicos, quienes se sorprendían ya que jamás se habían visto a sí mismos en esas imágenes”.

Todo ese material que sobrevivió al paso del tiempo hoy compone una galería fabulosa sobre aquellos tiempos en los que, como bien define Gabriel Patrono, “el rock se estaba haciendo grande, aunque todos los rubros como los de periodistas especializados, medios del palo, agentes de prensa y fotógrafos del género recién estaban apareciendo”. 

Divididos en cuatro rollos (cada uno con dos secciones de 18 fotos, respectivamente) quedaron como recuerdo y resultado exactamente 144 imágenes que pueden ser disfrutadas en www.divagario.com/prohibido.

El stock es sencillamente impresionante. Desde Miguel Abuelo en presentaciones de “Cosas mías”, su último disco con una formación diferente a la más conocida (Kubero Díaz en lugar de Gustavo BazterricaJuan del Barrio en el de Andrés Calamaro y su sobrino Chocolate Fogo en el de Cachorro López) a Charly García hasta la época de “Filosofía barata y zapatos de goma” (como la que ilustra esta nota, tocando la batería). También Luis Alberto Spinetta en varios lados (un cine-teatro en Ramos Mejía, el CC Recoleta) o Pappo en distintas circunstancias: con Black Amaya y Alejandro Medina, en la presentación de un libro o en Villa Gesell durante la temporada 92/93. 

Aparecen varias fotos de Gabriela Parodi, la mujer pionera del rock argentino (por ejemplo presentando su disco “Altas planicies”, de 1993), Celeste Carballo en distintas etapas como solista y también en duo con Sandra MihanovichHilda LizarazuFabiana Cantilo y Patricia Sosa en la época del grupo La Torre. Una de las perlitas la protagoniza Dana (la “guía espiritual” ucraniana de Arco Iris) tocando percusiones en el Centro Cultural San Martín. 

El inventario continúa con imágenes de Moris y Pajarito Zaguri juntos (el alma de Los Beatniks, grabador del simple pionero “Rebelde”), Fito Páez, Virus, Vox Dei, Don Cornelio y la Zona, Los Enanitos Verdes, David Lebón y León Gieco. Como curiosidad, hay fotos varias de un festival en el KDT con los Ratones Paranoicos y Los Violadores, y hasta un Fidel Nadal irreconocible sin su barba tradicional en una muestra fotográfica en el SADEM. 

También hay material de músicos extranjeros que van de Jerry Lee Lewis hasta Rubén Blades, pasando por Os Paralamas o Joaquín Sabina. Y hasta el propio Patrono zapando con amigos en una sala de ensayos de San Justo.

Y, más allá de rock, hay registros fotográficos de Horacio Guaraní en el cine Ituzaingó, Mercedes Sosa con Colacho Brizuela en la Costa y varias de Roberto Goyeneche y Jorge Donn en 1992 en el Teatro Gran Rex, años después de aquella histórica aparición conjunta en el programa “Cordialmente”, de Juan Carlos Mareco, donde el Polaco hace una inolvidable versión a capella de “Naranjo en flor” rubricada con un afectuoso beso del bailarín. (www.REALPOLITIK.com.ar)

Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a seguir ejerciendo nuestra tarea periodística con la mayor independencia y objetividad posible.

Te invitamos a colaborar con realpolitik

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS