Lunes 01.03.2021 | Whatsapp: (221) 5710138
28 de enero de 2021 | Interior

Elecciones 2023

Neuquén: Por un furcio, Larreta cometió su primer traspié en la carrera presidencial

Horacio Rodríguez Larreta se ha distinguido siempre por su perfil dialoguista y su habilidad para amoldarse a las relaciones de fuerza y así aprovechar los nichos que dejaban vacantes sus adversarios.

Por esta razón sorprende, y mucho, el gravísimo error cometido por uno de sus principales armadores, el secretario de Ambiente de la CABA, Eduardo Macchiavelli, quien fue por lana a Neuquén y volvió esquilado.

Desde hace décadas, el Movimiento Popular Neuquino es una fuerza política caracterizada por su oficialismo a ultranza a nivel nacional, más allá de quien gobierne. Durante la presidencia de Mauricio Macri esta estrategia se mantuvo inalterable, estableciéndose una convivencia armónica con el gobernador Omar Gutiérrez.

Hoy Gutiérrez sigue siendo gobernador, pero Macri ya no es presidente, ni gobierna Cambiemos. Por esta razón, la relación de favores y apoyos cruzados se estableció con Alberto Fernández. El MPN hace su negocio: nunca es del todo oficialista y, sin lugar a dudas, nunca es opositor.

El jefe de Gobierno porteño -cuentan sus allegados- está obsesionado con llegar a la presidencia de la Nación en 2023. Esto lo ha puesto extrañamente ansioso e irritable. Y también le hace incurrir en algunos errores desacostumbrados en un sujeto cuyo cerebro parece funcionar como una caja registradora.

De este modo, aunque falten casi tres años para las elecciones presidenciales y con unas legislativas a las puertas, Rodríguez Larreta comenzó desde hace unos meses a desplegar una estrategia nacional, para generar alianzas y fortalecer su imagen en todo el país. Pero para llegar bien posicionado a ese momento, le resulta esencial que el Pro tenga un buen desempeño en las elecciones de este año. En ese plan, envió a uno de sus hombres más cercanos, el secretario de Ambiente porteño, Eduardo Macchiavelli, a la provincia de Neuquén. Sin embargo, la experiencia fue francamente desafortunada y terminó beneficiando al gobierno de Alberto Fernández.

Y es que Macchiavelli, en plena provincia de Neuquén, no tuvo mejor idea que mojarle la oreja al gobernador y al movimiento gobernante, instando a "terminar con la hegemonía del MPN". Anoticiado Gutiérrez de lo sucedido, definió al enviado de Rodríguez Larreta como "paracaidista de Buenos Aires".

El MPN es una fuerza política provincial nacida en 1963 –durante la extensa prohibición del peronismo-, que participó de la iniciativa de construir un “peronismo sin Perón”. A diferencia de otras iniciativas similares, el MPN consiguió construir una sólida hegemonía política en la provincia, que le permitió comandarla sin interrupciones hasta el presente, a excepción de los períodos de dictaduras.

Macchiavelli viajó el fin de semana pasado a Neuquén y Río Negro para definir la estrategia electoral de este año, y muy suelto de cuerpo definió que "nuestro desafío es poder representar las ganas de terminar con la hegemonía del MPN en la provincia". Tal vez por su exceso de soberbia, chocó la calesita.

Gutiérrez es uno de los pocos gobernadores “independientes”, que cambia favores y acciones por contraprestaciones. Junto con Juan Schiaretti (Córdoba), fueron los dos mandatarios provinciales que sin ser formalmente de Cambiemos, más cerca estaban del gobierno nacional de Mauricio Macri. Por esta razón, para Juntos por el Cambio resultaba ahora uno de los objetivos a tratar de seducir, tanto de cara a las elecciones de 2021 como las de 2023, por lo que no se explica su actitud. Durante su gobierno, Macri nunca intentó “comerle el territorio” ni destruir su armado político. Rodríguez Larreta parece pensar diferente.

La respuesta de Gutiérrez fue fulminante: "No estoy de acuerdo con que un paracaidista de Buenos Aires venga a decir que va a romper con la hegemonía del Movimiento Popular Neuquino".

Desde el gobierno nacional celebraron la novedad y no faltó quien augurase un mayor acercamiento con el gobernador neuquino. Las próximas semanas serán determinantes.

Curiosa política la argentina. Las iniciativas del oficialismo y de la oposición, en lugar de ser exitosas y beneficiarlos, terminan llevando agua al molino ajeno.

¿Macchiavelli habrá actuado por su cuenta o siguiendo indicaciones del mandamás porteño? Ninguna de las dos opciones, por el momento, cierra demasiado. El secretario de Ambiente no es un improvisado, y mucho menos el jefe de Gobierno de la CABA. Lo que sí es seguro es que, si este es el modo en que Larreta imagina llegar a la presidencia de la Nación en 2023, estaría necesitando de alguien que le acerque urgente un GPS. (www.REALPOLITIK.com.ar)

Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a seguir ejerciendo nuestra tarea periodística con la mayor independencia y objetividad posible.

Te invitamos a colaborar con realpolitik

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS