Lunes 28.11.2022 | Whatsapp: (221) 5710138
1 de febrero de 2021 | Nacionales

A vos no te fue tan mal, gordito…

Aumentos de hasta un 1.400 por ciento en el patrimonio de los amigos de Macri

Las operaciones mediáticas del blindaje de Juntos por el Cambio consiguieron su objetivo de asociar en la mirada pública los actos de corrupción con la denominada “Década Ganada K”.

Sin embargo, como ya lo afirmaba Mariano Grondona –a quien nadie podría adjudicarle simpatía con Néstor Kirchner o Cristina Fernández-, en nuestro (y en otros muchos países), la corrupción no es un hecho aislado, sino que tiene carácter “estructural”: la sociedad está organizada, mal que les pese a algunos, sobre la base de la corrupción.

El problema es que, en nuestro país, se ha montado un mecanismo político, empresarial y judicial que trata de manera muy diferenciada los casos, según quiénes sean los que están puestos en la mira. Las reiteradas denuncias de “lawfare” en contra del kirchnerismo - cristinismo tienen un fundamento tan evidente que han sido aceptadas por diversos tribunales internacionales, a excepción, naturalmente, de la Justicia de Comodory Py. No implica esto que no haya habido corrupción: simplemente que no se respetaron las garantías procesales ni constitucionales en la tramitación de las causas.

Por el contrario, las denuncias que cayeron del lado inverso y, muy a menudo, sobre el entorno de Mauricio Macri, fueron sobreseídas o duermen el sueño de los justos, cajoneadas hasta su caducidad. Basta con enumerar el tratamiento que recibieron las causas sobre la inteligencia practicada por el ex presidente sobre parientes, adversarios y hasta aliados, tanto durante su gestión en la CABA como en el gobierno nacional, el contrabando de autopartes, el Correo Argentino, los Panamá Papers, las transferencias de las empresas de energía, las autopistas o la fundación totalmente fuera de juego que encabezaba Gabriela Michetti, entre muchísimas otras. Difícilmente pueda funcionar una sociedad republicana en la que la Justicia funciona con un ojo destapado.

La polémica que desató la denominada "fundación Mauricio Macri" la semana pasada volvió a traer a la luz este tema. No sólo se trata de una fundación extremadamente floja de papeles, sino que el diputado Rodolfo Tailhade, convertido en una especie de Sherlock Holmes contemporáneo, encontró una serie de situaciones realmente muy preocupantes que, según anunció, darán lugar a la presentación judicial contra el legislador de Juntos por el Cambio, Fernando Iglesias, y “otros malandras Pro”, según la definición que utilizo el diputado del Frente de Todos.

Tailhade investigó que el ex secretario General de la presidencia durante la gestión de Cambiemos, Fernando De Andreis, incrementó sus bienes en un 675 por ciento durante su paso por el sector público. El caso de Fernando Iglesias es aún más grave, ya que pasó de deberle plata a Luis Majul y tener 800 mil a tener más de 12 millones, adquirir vehículos y propiedades y viajar por el mundo.

El denunciante señaló que Fernando Iglesias, caratulado como uno de los denunciadores seriales del Pro en los medios con un discurso que privilegia la “transparencia” y la defensa del republicanismo, aumentó sus acreencias en más de 1400 por ciento durante el gobierno de Mauricio Macri.  

“A otro que le fue muy bien con el macrismo es al diputado Fernando Iglesias. Ni bien asumió Macri pudo pagar 450 mil pesos que le había prestado el periodista Luis Majul”, aseguró Tailhade. Y aportó datos concretos: “De enero de 2016 a diciembre de 2019 su patrimonio pasó de 836.713,96 a 12.250.198,90 pesos (1.364 por ciento de incremento)".

Siempre refiriéndose a Iglesias, Tailhade afirmó: “En junio de 2019 compró un Peugeot 4008 Feline 4x4 y un mes después compró un loft de Barracas de 100 metros2, que vale 300 mil dólares. En 2018 y 2019 viajó a Nueva York, Roma, Madrid, Viena, Ginebra, Budapest, Bruselas, Tokio, Brasilia y Montevideo con viáticos pagados con la tuya”.

Las denuncias, realizadas a través de la cuenta de Twitter de Tailhade, concluyen con un último posteo: “No me queda otra que denunciarte penalmente Fernando Iglesias, junto a los malandras del Pro que abren fundaciones, para que le expliques a un juez por qué te enriqueciste cuando todos los argentinos se empobrecieron”.

Las irregularidades que presenta la –inexistente- fundación Mauricio Macri abrieron la caja de Pandora sobre la utilización de las fundaciones para lavar dinero cuyo origen no puede ser declarado.

"¿Quieren saber por qué De Andreis, secretario General de la presidencia Macri, creó la fundación CEPLA?”, se preguna Tailhade. “Porque necesita encubrir su notorio enriquecimiento ilícito. En tres años pasó de vivir de prestado a comprar un departamento en Barrio Parque que vale más de 2 palos verdes”, disparó. 

"(De Andreis) Entró a la Casa Rosada en 2015 declarando bienes por 2.704.880,51 de pesos y tres años después se fue con 20.998.923,92, un 675 por ciento más. A @DeAndreis lo vamos a denunciar penalmente por enriquecimiento ilícito”, advirtió. 

Llamativamente, las gravísimas declaraciones del diputado del Frente de Todos no encontraron otra respuesta más que el silencio de parte de los responsabilizados. Una actitud que llama muchísimo la atención, sobre todo en el caso de Iglesias, quien siempre está dispuesto a abrir la boca a través de los medios. (www.REALPOLITIK.com.ar)


ETIQUETAS DE ESTA NOTA

Fernando De Andreis, Rodolfo Tailhade, Luis Majul, Mauricio Macri

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!