Jueves 28.10.2021 | Whatsapp: (221) 5710138
5 de febrero de 2021 | Cultura

El ex Manal

Ritmo y resistencia: Los récords mundiales de Javier Martínez

El ex Manal tocó la batería durante 41 horas consecutivas en un castillo de Francia y trece años después quebró su propia marca en Buenos Aires.

HORACIO DELGUY

por:
Juan Provéndola

“Lo hice porque en Francia no me conocía nadie y quería hacerme ver”, explica Javier Martínez. Después de una reunión de Manal, el baterista se mudó al país galo, donde ya había vivido en la década del ’70. Pero esta vez, a diferencia de la anterior, no estaba en París, sino en Saint-Mandrier-sur-Mer, un pueblo de cinco mil habitantes sobre la Costa Azul, cerca de Toulon.

Corría el año 1985 y a Martínez se le ocurrió una idea: establecer el récord mundial de resistencia en batería. Se lo comentó a Philippe Bali, su amigo y manager, y este le dijo: “Me parece bien, los franceses no se sorprenden de nada. Ya tuvieron dos guerras mundiales, ¿qué les puede llamar la atención? Quizás esta sea una posibilidad”. En efecto, fueron a presentar el proyecto a la Municipalidad de Toulon, donde Bali tenía un conocido, quien les contestó: “Está bien, es original. Nunca se le ocurrió a nadie”.

El Municipio propuso un lugar alucinante: el Fort Faron, montado encima del monte del mismo nombre. Javier Martínez se entrenó especialmente y preparó una dieta en base a “bebidas sanas, nada de alcohol, y frutas secas para aumentar la resistencia con mucha vitamina E”. Al mismo tiempo, convocó a músicos de todos lados para que fueran rotando en el acompañamiento. 

Para sorpresa de muchos, “los rockeros solo vinieron a mostrarse en público”. En cambio, los que más se aguantaron el trajín “fueron los jazzeros, que vinieron por la música, y además se animaban a tocar brasileño, que yo lo hago muy bien, y ritmos del caribe como la rumba, el cha cha cha o la sombra brasileña. ¡Les gustaba eso más que el swing!”, recuerda Martínez.

Durante 41 horas y media, Javier Martínez tocó rock, blues, jazz, canciones francesas. El repertorio era amplio y ecléctico. “¡Había un montón de gente! A la noche se iban todos, obvio, pero yo seguía solo, jaja. Obviamente con los músicos. Los que más aguantaron mas fueron los tecladistas”, especifica. “Lo hicimos y fue un éxito. Vino la televisión de Mónaco y todavía tengo los recortes de los diarios que publicaron la noticia”. ¿Y cómo hacía para ir al baño? “Paraba diez minutos por hora para tomar algo, descansar o, claro ir al baño. ¡Las reglas las puse yo, si era un invento mío, jaja! Eso sí: no dormí, eh”. 

A diferencia de lo que se podría suponer, el más complicado de los dos días fue el primero. “Para el segundo ya tenés una adrenalina del carajo, la musculatura caliente y querés seguir, no te para nadie”, dice. Aunque en la primera noche casi se aborta el plan: “Estábamos en la parte de arriba de la fortaleza y yo tenía un techito. Pero en un momento se largó un viento de la San Puta y tuvimos que clavar los pies de la bata al piso para que no se volaran, porque la tormenta podía embolsar los platos”. 

Además de la necesidad de hacerse ver, Javier Martínez encontró inspiración en otro hecho que le produjo irritación: “Había surgido la caja de ritmo, la batería electrónica, y yo, como baterista, me sentía agredido por eso. Me pareció horrible. Lo odié. ¡Me indignaba!”, barrunta. “¿Cómo vas a hacer que una batería suene sola tocando un botón?” Nunca una máquina puede reemplazar a un ser humano. Me pareció una monstruosidad, una cosa de mal gusto…¡una cagada!”, insiste. “Por eso también es que decidí hacer esa prueba de resistencia”. 

Once mil kilómetros al sur y trece años después, Martínez volvió sobre su propio récord… para superarlo. Esta vez, la excusa fue la presentación de su disco “Swing” (años después rebautizado “Basta de boludos”). Lo hizo en el quincho del Vilas Raquet, club que el tenista supo tener en los Bosques de Palermo. 

Para esa ocasión contó con invitados conocidos de la cultura rock argentina como Oscar MoroRodolfo GarcíaWilly CrookPatán VidalJuanse y Fabiana Cantilo. “¡Hasta Guillermo Vilas tocó! Vino a mirar, le dije que subiera y no quería, pero hizo un par de temas y demostró que se la bancaba”, reivindica Martínez. “Ahí toqué 48 horas, llegué a los dos días consecutivos. ¡Batí mi propio récord!”, dice. Y aporta un dato para coleccionistas y buscadores de tesoros: “Se grabaron de ese evento 16 horas que algún día me gustaría editar”. (www.REALPOLITIK.com.ar)

Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a seguir ejerciendo nuestra tarea periodística con la mayor independencia y objetividad posible.

Te invitamos a colaborar con realpolitik

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!