Viernes 05.03.2021 | Whatsapp: (221) 5710138
6 de febrero de 2021 | Judiciales

Caso Buzali

Otro punto para Píparo: La pericia accidentológica demostró que no hubo intento de homicidio

El documento, confeccionado por el gabinete de medios tecnológicos de la DDI de La Plata, demostró que el vehículo en el que se trasladaba Carolina Píparo junto a su marido iba entre 25 y 30 kilómetros por hora al momento de chocar con la motocicleta.

En la noche en la que se celebraba el año nuevo, la diputada provincial Carolina Píparo fue víctima de un robo a mano armada. Minutos después, cuando se dirigía con su marido, Juan Ignacio Buzali, a hacer la denuncia, visualizaron a los presuntos motochorros y comenzaron a seguirlos en su vehículo Fiat 500 mientras llamaban al 911.

Lo que sucedió después es un hecho que se mantiene en disputa entre los pasillos de la Justicia. El vehículo de Buzali golpeó a una de las motos y los presuntos asaltantes lo denunciaron por intento de homicidio. Sin embargo, la pericia accidentológica que pidió confeccionar el juzgado demostraría por fuera de cualquier duda que no hubo intención de matar a nadie.

En efecto, el documento es llamativo al respecto. En primer lugar, especifica que la motocicleta Honda XR 250 no tenía patente colocada y le faltaban las luces posteriores. Además, aclara que ninguno de los dos rodados posee deformaciones estructurales que denoten un impacto de consideración.

Sólo existe un video de cámara de seguridad de una vivienda de la calle 21 que registra el trayecto previo e inmediato al accidente. Un análisis llevado adelante a través del gabinete de medios tecnológicos de la DDI de La Plata dejó registrado que la primeras dos motocicletas que pasan llevaban una velocidad de 54 kilómetros por hora, mientras que la tercera avanzaba a 32 kilómetros por hora. Finalmente, la velocidad del Fiat 500 que manejaba Juan Ignacio Buzali, marido de Carolina Píparo, quien lo acompañaba en el momento, era de 46 kilómetros por hora, por lo que se descarta que haya ido a una velocidad considerable con el objetivo de matar a alguien.

No sólo ello, sino que además el análisis tecnológico demostró que la colisión se produjo unos 70 u 80 metros después del punto establecido en el video y que el Fiat de Buzali disminuyó “considerablemente” su velocidad para que la colisión haya ocurrido donde finalmente ocurre.

El documento especifica que “teniendo en cuenta que el acompañante de la motocicleta es desplazado sobre el capot del automóvil sin que se proyecte contra el parabrisas o techo del mismo, se estima que la velocidad del impacto no puede ser mayor a 30 kilómetros por hora”.

Como prueba conclusiva, el Fiat 500 activó el sistema “City Brake Control”, que es capaz de detectar la presencia de vehículos por delante a una distancia próxima y en caso de colisión inminente interviene frenando automáticamente el vehículo. Este sistema sólo funciona cuando el auto viaja entre los 25 y los 30 kilómetros por hora, por lo que el hecho de que se haya activado corrobora que el automóvil iba a una velocidad muy baja.

Los argumentos de los presuntos motochorros parecieran derrumbarse con cada paso de la investigación judicial. (www.REALPOLITIK.com.ar)

Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a seguir ejerciendo nuestra tarea periodística con la mayor independencia y objetividad posible.

Te invitamos a colaborar con realpolitik

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS