Lunes 01.03.2021 | Whatsapp: (221) 5710138
10 de febrero de 2021 | Interior

“¡Que le busquen un lugar a Carlos Caserio!”

En Córdoba, la discusión electoral promete conflicto en el oficialismo

La anulación de las PASO es una decisión que a todos quienes desempeñan una función ejecutiva parece cerrarles, tanto del oficialismo como de la oposición.

En el Frente de Todos se acepta esta alternativa y sólo los sectores que han quedado fuera del reparto de cargos se oponen, o bien aquellos que aspiran a avanzar sobre nuevos territorios. El problema no es menor, ya que el más interesado es nada menos que Máximo Kirchner.

En la oposición la situación es distinta, ya que quienes tienen a su cargo la gobernación de provincias o de la CABA deben afrontar la interna sangrienta que les plantearon los denominados “halcones” –con Patricia Bullrich y Mauricio Macri a la cabeza- y no quieren aparecer pegados a las posiciones del oficialismo para no debilitar su situación interna. Algo similar a lo que pasó con la vacuna Sputnik, que no salieron a bombardear en su momento como sí lo hicieron los más radicalizados. Los mismos que ahora claman por el retraso en la llegada de las dosis.

En el caso cordobés, la relación entre Juan Schiaretti y Alberto Fernández transita una situación de armonía. Schiaretti avala la supresión de las PASO y ha puesto a disposición del presidente sus cuatro diputados para el caso en que la iniciativa se discuta en el Congreso Nacional. Pero ahí aparece el elemento distorsivo, Máximo Kirchner, que, a diferencia de Cristina, no quiere ni oír hablar del tema. Sobre todo porque su proyecto apunta a mantener inalterable la ley provincial que limita a dos períodos consecutivos los mandatos de los intendentes, y el jefe de La Cámpora está interesado en salir a “comerles el territorio” ya en las primarias de este año.

El jueves pasado, en el regreso de los almuerzos que comparten Alberto Fernández, Sergio Massa, Santiago Cafiero, Wado de Pedro y el propio Máximo, hubo un cierto acercamiento de posiciones, ya que se consideraron las alternativas de postergar las PASO para la última semana de setiembre o primera de octubre y la general de octubre a fin de noviembre, o bien unificar las PASO con las elecciones generales. Curiosamente la primera de estas opciones fue propuesta por dos diputados radicales porteños -Carla Carrizo y Emiliano Yacobitti-, utilizando el argumento de la pandemia.

Para el gobierno nacional esa iniciativa de la UCR porteña sonó como música para sus oídos, ya que esperan que para la primavera se estabilice el leve repunte que comenzó a aflorar en algunos segmentos de la economía y que se encuentre en estado avanzado el proceso de vacunación.

Poroteo mediante, queda en claro que la única traba que podría encontrar la iniciativa de postergación o de supresión de las PASO estaría en la Cámara de Diputados, ya que en el Senado pasaría sin complicaciones, con el aval de Cristina y de los gobernadores. Pero aquí aparece, justamente, la piedra en el zapato en la relación con Schiaretti, ya que si bien se están negociando las listas cordobesas del Frente de Todos entre schiarettistas, cristinistas y albertistas, hay un puesto clave que pone en riesgo el cierre definitivo: ¿Quién encabezará la lista de senadores nacionales de la coalición oficial?

Cristina exige que el primer lugar de la lista mediterránea de senadores esté ocupado por Carlos Caserio, quien culmina su período este año. Schiaretti ni siquiera piensa en considerar esa opción.  “¡Que le busquen un lugar a Carlos Caserio!”, exigió. El gobernador cordobés tiene una candidata que no piensa resignar: Alejandra Vigo.

El segundo requisito que ha impuesto Schiaretti para cerrar el acuerdo electoral consiste en que la Nación le asegure el financiamiento para completar el plan de obras públicas que prometió para este tercer mandato.

Tanto los schiarettistas como los cristinistas y albertistas involucrados juegan sus cartas en silencio, y aseguran que el acuerdo llegará. Sin embargo, en tanto los primeros consideran la alternativa de presentar listas propias, con Alejandra Vigo como primera candidata al Senado y el vicegobernador Manuel Calvo encabezando la lista de diputados, los más próximos al gobierno nacional imaginan una lista con Caserio a la cabeza para la cámara alta, y Martín Fresneda en la de diputados.

Por ahora solo son movimientos tácticos, sin fuegos de artificio ni declaraciones incendiarias. Pero nadie apuesta a que la situación continúe así a medida que el calendario siga corriendo. (www.REALPOLITIK.com.ar)

Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a seguir ejerciendo nuestra tarea periodística con la mayor independencia y objetividad posible.

Te invitamos a colaborar con realpolitik

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS