Lunes 01.03.2021 | Whatsapp: (221) 5710138
16 de febrero de 2021 | Nacionales

“La casa está en orden”

Ya está cerrada la lista de Alberto Fernández para la presidencia del PJ

Los tiempos del cronograma electoral del PJ forzaron la definición de las candidaturas para la elección de autoridades. Finalmente, el misterio de la composición de la lista que postula a Alberto Fernández se develó.

Distribución de cargos, equidad de género y participación activa de los sectores protagónicos que forman parte del gobierno nacional y de los ejecutivos provinciales. “La casa está en orden, podría afirmar el presidente, recordando a su admirado Raúl Alfonsín.

Todo hace suponer que participará una sola lista y que las elecciones programadas para el 23 de marzo no tendrán lugar. A último momento Sergio Berni retiró a su lista Rojo Punzó de la competencia y se sumó a la lista presidencial. En cambio, Alberto Rodríguez Saá confirmó la presentación de la suya, aunque difícilmente sea aprobada por la Justicia Electoral partidaria y la Justicia Electoral.

La lista que encabeza Alberto Fernández incluye a cinco candidatos a vicepresidente, respetando el reparto de género: los gobernadores de Buenos Aires, Axel Kicillof, y de Tucumán, Juan Manzur; la vicegobernadora de Chaco, Analía Rach Quiroga y las diputadas nacionales Cristina Álvarez Rodríguez y Lucía Corpacci. La distribución, además, incluye a los tres sectores clave del Frente de todos: la liga de gobernadores, el cristinismo y el peronismo bonaerense.

La lista incluye alrededor de 75 consejeros cuidadosamente elegidos para mantener el equilibrio y la convivencia internos. Allí se anotaron intendentes bonaerenses, los sindicatos, La Cámpora, el albertismo, el cristinismo y los gobernadores provinciales.

El debate interno que generó la discusión sobre si debía darse lugar a la expresión de los afiliados o inclinarse por una lista única que privilegiara la unidad de la conducción no consiguió saldarse. Para los que sostenían esta última tesis, lanzarse a una interna en medio de la pandemia, con la economía estallada tras los años del macrismo y la cuarentena, con una coalición gobernante en la que debe negociarse cada decisión al existir puntos de vista contrapuestos y en un año electoral clave para la consolidación del gobierno nacional, equivalía a una especie de suicidio.

En la vereda de enfrente se ubicó Alberto Rodríguez Saá, quien intentó, en vano, adquirir un rol clave en la negociación de una lista única más amplia, y tuvo que experimentar el naufragio de su estrategia. La Justicia Electoral partidaria y el poder judicial decidirán si su lista competirá o no. Pero las expectativas no son optimistas: Milagro Sala –su candidata a vicepresidenta- no está afiliada al PJ, Alessandra Minnicelli –esposa de Julio de Vido- tiene domicilio legal en provincia de Buenos Aires pero está afiliada al PJ de Santa Cruz, y se objetan los avales presentados. El resto de los candidatos a la vicepresidencia, el ex vicegobernador bonaerense Gabriel Mariotto; el referente de la Corriente Federal de Trabajadores, Ghilini Horacio, y la rectora de la Universidad Nacional de Lanús (UNLA), Ana Jaramillo, no merecen mayores objeciones.

La lista de Alberto Fernández está diseñada para respaldar al gobierno nacional, replicando en su interior la distribución de poder que allí se registra. Se construyó pensando más en la gobernabilidad que en la participación interna. En un contexto tan inasible como el que caracteriza a la Argentina, y analizándolo desde la lógica de la realpolitik, no parece ser una decisión extemporánea. (www.REALPOLITIK.com.ar)

Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a seguir ejerciendo nuestra tarea periodística con la mayor independencia y objetividad posible.

Te invitamos a colaborar con realpolitik

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS