Viernes 24.09.2021 | Whatsapp: (221) 5710138
19 de marzo de 2021 | Nacionales

Cadena nacional

La segunda ola y “el que avisa no traiciona”

En la noche del jueves, de manera sorpresiva, el presidente Alberto Fernández decidió utilizar por primera vez la cadena nacional. No hubo filtraciones ni aviso a los medios sino hasta unos pocos minutos antes.

La decisión había sido tomada a último momento. Se grabó el mensaje después de las 20.00 y se emitió a las 21.00. No había anuncios optimistas para realizar, por lo que sorprendió que inaugurara esta herramienta para comunicarse con la población. Inmediatamente se instaló el interrogante: ¿Por y para qué habló Alberto Fernández?

Desde su entorno se filtró que fueron cuatro las razones que habrían influido en esta decisión. La primera remite a la necesidad que sintió el presidente de invisibilizar lo que se interpretó como el lanzamiento de la candidatura presidencial de Mauricio Macri para 2023. Si bien pocos fueron los asistentes al lanzamiento formal de su libro “Primer Tiempo”, los medios –propios y ajenos- desplegaron una fabulosa cobertura, ya que lo que todos tenían en claro era que lo que estaba haciendo el ex presidente no era sino instalar su pretensión de jugar un “Segundo Tiempo”, tras la presidencia de Alberto.  

La segunda razón se relaciona con la necesidad de invisibilizar el episodio final del secuestro de la niña M. Después de varios días de centralidad en todas las señales, su recuperación fue coronada con un conflictivo episodio entre el ministro de Seguridad provincial, Sergio Berni, y funcionarios del ministerio de Seguridad de la Nación. La ministra Sabina Frederic exigió la cabeza de Berni mientras que Alberto presidía la reunión con los gobernadores de las 24 provincias por el incremento de la curva del COVID. Inmediatamente el presidente le indicó que se apersonara a la Casa Rosada y le indicó a Santiago Cafiero que la recibiera. Más tarde Alberto habló con Axel y con Cristina exigiéndoles la renuncia de Berni. Pero se quedó con las manos vacías, ya que ambos reafirmaron su respaldo al ministro provincial. En cambio, se le recordó que Frederic era uno de los “funcionarios que no funcionan” y Alberto tuvo que terminar sosteniendo a su propia ministra. Hasta habría vuelto a ofrecer la renuncia de Frederic si Berni era desplazado, pero otra vez no tuvo éxito.

La tercera razón está relacionada con la reunión virtual con los gobernadores. El presidente habría comunicado que los datos que maneja el ministerio de Salud permiten prever una próxima explosión de la curva de COVID, y que no sería extraño que para semana santa los casos diarios superaran los 15 mil. En lugar de encontrar apoyo para implementar nuevas restricciones, se encontró con que la única medida propuesta por la mayoría de los participantes consistía en eliminar las PASO. “Les hablé con el corazón y me contestaron con el bolsillo”, podría ser la descripción de la decepción presidencial, en sintonía con uno de los ministros de su admirado Raúl Alfonsín, Antonio Tróccoli.

El último elemento que habría incidido en la determinación presidencial fue la lectura de nuevas encuestas que no sólo confirman que su popularidad va descendiendo del piso al subsuelo y que la mayoría de la población no tiene ninguna clase de expectativa optimista sobre el porvenir de su gobierno.    

De este modo, tras una jornada plena de desazón, Alberto habría optado por abrir el paraguas y blanquear la situación ante la sociedad. No hay vacunas, ya que sólo nos entregaron menos del 10 por ciento de las que contratamos. Es un problema que aqueja a la mayoría de los países, no sólo a la Argentina. La segunda ola es inevitable y está muy cercana, y nos encontrará sin un aumento significativo del proceso de vacunación. En conclusión, la única solución consiste en extremar los cuidados personales, utilizar el barbijo y las medidas de prevención, ya que será prácticamente imposible volver a cerrar las actividades económicas y no podemos seguir emitiendo como el año pasado para distribuir IFE y ayudas a las empresas.

¿Qué se puede esperar del estado frente a la segunda ola? Alberto fue muy claro: nada. El combate contra la pandemia ha de ser exclusivamente privado y personal.

El que avisa no traiciona. (www.REALPOLITIK.com.ar)

Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a seguir ejerciendo nuestra tarea periodística con la mayor independencia y objetividad posible.

Te invitamos a colaborar con realpolitik

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!