Jueves 28.10.2021 | Whatsapp: (221) 5710138
24 de marzo de 2021 | Interior

Revisarán las actas

UCR: El fantasma del fraude acecha la elección cordobesa

La UCR siempre autocelebró la transparencia de sus prácticas electorales. El fin de semana pasado votaron más de 100 mil afiliados en la provincia de Buenos Aires y de 110 mil en la CABA, y todo concluyó en perfecta normalidad.

Pero las cosas no parecen haber sido del mismo modo en Córdoba, donde están aún a la orden del día las denuncias sobre un supuesto fraude que habría practicado el oficialismo provincial para concretar una escueta victoria que sigue siendo puesta en duda.

Es que en la interna radical se juega mucho y ha dado la oportunidad para poner sobre la mesa la insatisfacción que buena parte de los afiliados y simpatizantes experimentan al sentir que el partido marcha a la rastra de la locomotora del Pro desde 2015. No es que los sectores en pugna objeten la participación en la coalición Juntos por el Cambio. Lo que no aceptan es el papel marginal que el histórico partido ha aceptado dentro de esa alianza.

De todas partes llegan señales de una rebelión al interior de la UCR que se extiende a lo largo de toda la Argentina. El propio Alfredo Cornejo, presidente del partido, debió salir a marcarle la cancha a las pretensiones del ex presidente Mauricio Macri, advirtiéndole que “si hay segundo tiempo debe ser con otros jugadores”. Lo mismo hizo Gerardo Morales, gobernador jujeño. Y en Santa Fe el radicalismo se encuentra en un avanzado proceso de diálogo para desafiar al Pro en las PASO, exigiendo encabezar las listas.

A la luz del avance que experimenta Evolución, la corriente liderada por Martín Lousteau y “Coti” Nosiglia, el radicalismo parece decidido a recuperar la rebeldía y a hacer valer la importancia de sus votos a lo largo de la Argentina. Esta es una pésima noticia para Mario Negri y los sectores de la UCR más próximos a Mauricio Macri, quienes son objeto de cuestionamiento. Y Córdoba, la capital del macrismo, constituye un punto neurálgico de la resistencia del radicalismo Pro. A toda costa se trató de impedir que pudiera presentarse una lista de renovación. Cuando finalmente se la habilitó, a pocos días de la elección, los resultados fueron sorprendentes, ya que los cómputos oficiales arrojaron una ventaja muy estrecha en favor del oficialismo. Pero a diez días de esos comicios los resultados están puestos en duda.   

Apenas hace 48 horas, Marcos Carasso se proclamó presidente del partido y tomo posesión de la Casa Radical cordobesa, tras afirmar que se había impuesto por “más de 2.500 votos”. Inmediatamente Rodrigo De Loredo, su contrincante, emitió un comunicado en el que aseguraba que tenía una diferencia a su favor "importante en el interior", que ponía los cómputos en un escenario de menos de 1 por ciento de diferencia y exigió que la Junta Electoral revise las 760 actas electorales.

El pasado domingo por la noche, cuando Carasso se instaló en la Casa Radical, su referente Mario Negri y su aliado Ramón Mestre, estaban exultantes. Allí Carasso afirmó: "Ganamos claramente el comité provincia, con un importante apoyo del interior, ganamos el comité capital y ganamos el comité de la Juventud Radical; es un triunfo claro con la opinión de más de 30 mil afiliados".

No compartía esa opinión el Espacio Sumar, cuyo candidato, De Loredo, emitió un comunicado en el que afirma: "Nuestros cómputos arrojan una diferencia a nuestro favor importante en el interior. Todavía seguimos recibiendo actas que pueden ser finalmente dirimentes en la diferencia. Mestre y Negri pretendían un resultado aplastante, por el manejo durante décadas de las estructuras del partido. Es absolutamente irresponsable (que se autoproclamen) cuando sus propios cómputos arrojan diferencias de más menos el 1 por ciento de los votos".

El candidato Javier Bee Sellares, que formaba parte de la lista de De Loredo, admitió su derrota en el comité capital frente a Diego Mestre, pero aclaró que la elección en su distrito había sido mucho más reñida de lo que sostenían quienes se adjudicaban la victoria. E inmediatamente aseguró que la lista Sumar era, en verdad, la vencedora, más allá de la puesta en escena de Negri y cía. "En principio, ganó Diego por trescientos y pico de votos, pero la diferencia es tan pequeña que me gustaría revisar las actas", adelantó.

La elección cordobesa amenaza con reabrir las heridas preexistentes entre las dos grandes líneas que componen al radicalismo a nivel nacional. Llama la atención la cantidad de empates registrados en varios distritos, sobre todo en el norte y el oeste de la provincia, y no son pocos los que entrevén tras ellos una “mano” negra del oficialismo cordobés. (www.REALPOLITIK.com.ar)

Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a seguir ejerciendo nuestra tarea periodística con la mayor independencia y objetividad posible.

Te invitamos a colaborar con realpolitik

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!