Lunes 27.09.2021 | Whatsapp: (221) 5710138
2 de abril de 2021 | Nacionales

Pozo sin fondo

El kirchnerismo llevó a casi la mitad del país a la pobreza

Argentina está estallada. El 2020 terminó con un 42 por ciento de pobreza. Son 19,4 millones los compatriotas pobres y 3 millones los indigentes según el INDEC. Eligieron la salud por sobre la economía, y destruyeron ambas.

En un ya célebre reportaje concedido en los tramos iniciales de la cuarentena, Alberto Fernández aseguró que prefería tener un alza del 10 por ciento en el universo de pobres antes que permitir que el COVID causara 100 mil muertes. El 2020 terminó con un 42 por ciento de pobreza, equivalentes a 19,4 millones de personas, y hoy los muertos ya rozan los 56 mil.

Con la indigencia no le fue mucho mejor: 10,5 por ciento de los argentinos se encuentran en esa calamitosa situación, lo que equivale a unos 3 millones de personas. Con tarjetas alimentarias, bonos, incrementos en las asignaciones, ayuda a las empresas, IFE y planes varios, el colapso no pudo contenerse.    

Claro está que el colapso no debe atribuírsele sólo al gobierno actual. Ya desde 2014 los indicadores vienen incrementándose, con un salto exponencial durante los dos últimos años del gobierno de Mauricio Macri. En los últimos tres años, la crisis económica permanente hundió en la pobreza a 7,7 millones de personas. Antes de esto, para 2017 –segundo año del gobierno de Cambiemos-, los pobres eran “apenas” 11,3 millones, equivalentes a un 25,7 por ciento de la población.

Para fines de 2020, el 31,6 por ciento de los hogares argentinos están por debajo de la línea de la pobreza. Allí habita el 42 por ciento de las personas. Dentro de estos indicadores se registra un 7,8 por ciento de hogares y sin techo por debajo de la línea de indigencia, que equivalen al 10,5 por ciento de las personas, según cifras oficiales del INDEC.

Lo más grave es que el crecimiento exponencial de la pobreza se incrementó a pesar de que la inflación de 2020 fue muy inferior a la de 2019, y el gobierno aplicó medidas protectoras como el IFE, el ATP, tarjetas de alimentos, incremento en diversos planes de asistencia y el congelamiento de tarifas. 

Según las estadísticas oficiales, la canasta básica para una familia de cuatro personas –dos adultos con dos hijos menores- se ubica en 57.997 pesos mensuales. La línea de indigencia para una estructura familiar similar sitúa en 24.575 el corte para los indigentes.

Un informe elaborado por Claudio Lozano –quien además se desempeña como director del Banco Nación-, Agustina Haimovich y Samantha Horwikz del Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas (IPyPP) que coordina Ana Rameri, ofrece una imagen apocalíptica de la Argentina actual. En el mismo se asevera que “parece imprescindible cambiar la lógica de una reactivación que se traduce en aumento de los márgenes de beneficio de las principales empresas y no en mejora de las condiciones de vida de la población”.

“Los datos del INDEC para el segundo semestre del 2020 revelan un aumento del 18,3 por ciento de la pobreza (del 35,5 al 42) respecto del mismo semestre del año pasado. A la vez la indigencia crece un 31,2 (del 8 al 10,5) en el mismo período”, corrobora el citado informe.

Sus conclusiones no son menos preocupantes: “La primera conclusión que surge al observar el mayor incremento de la indigencia es que se sigue profundizando la intensificación de la pobreza. Hecho este que en esta medición se constata también al observar que la brecha entre el ingreso que tienen quienes están en situación de pobreza y el que necesitarían para salir de dicha condición, aumentó”.

“Por otra parte –continúa-, al hacer una evaluación del comportamiento trimestral de la pobreza (el dato semestral del INDEC es el promedio de dos datos trimestrales), surge que el segundo semestre del 2020 se compone de un tercer trimestre donde la pobreza se ubicó en el 38,7 por ciento y un cuarto donde esta trepa al 45,3. Comparando lo expuesto con los niveles de pobreza del segundo trimestre del 2020 (47 por ciento, en el momento de máximas restricciones por la pandemia y mayor caída de la actividad), se observa una caída de la pobreza en el tercer trimestre al 38,7 para luego volver a escalar en el cuarto a niveles prácticamente similares al segundo. Es más, si se corrige la serie trimestral y se le saca al tercer trimestre el efecto del medio aguinaldo, el tercero sin medio aguinaldo llega a 44 de pobreza”.

De lo cual se extrae que “el importante efecto del medio aguinaldo en la baja de la pobreza del tercer trimestre está indicando una mayor presencia de trabajadores asalariados formales en el conjunto de personas en situación de pobreza”.

“Por otra parte, los datos de 47 por ciento en el segundo, 44 en el tercero y 45,3 en el cuarto está señalando con toda claridad que el tipo de recuperación económica que se va dando al eliminarse las restricciones pandémicas no tiene efecto sobre la pobreza por ingresos”, concluye.

En síntesis, el privilegio de la vida por sobre la economía por parte de Alberto Fernández no produjo un incremento de pobres de un 10 por ciento, sino del 18,3. Y, si bien los muertos no llegaron a 100 mil, ya alcanzan los 56 mil y la curva no parece detenerse. (www.REALPOLITIK.com.ar)

Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a seguir ejerciendo nuestra tarea periodística con la mayor independencia y objetividad posible.

Te invitamos a colaborar con realpolitik

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!