Martes 13.04.2021 | Whatsapp: (221) 5710138
3 de abril de 2021 | Provincia

Escándalo bonaerense

El impuestazo inmobiliario impulsado por Kicillof contempla aumentos de hasta 10 mil por ciento

A pesar de haber asegurado que los incrementos rondarían el 56 por ciento, ya comenzaron a llegar boletas con cifras impactantes. Por ejemplo, el propietario de un baldío, que pagaba 2.215 pesos, mostró su nueva boleta por 234 mil.

En el mes de diciembre, el gobierno de la provincia de Buenos Aires anticipó que durante el 2021 impactaría en la región un aumento del impuesto inmobiliario. Según el anuncio oficial, rondaría en torno al 56 por ciento, a raíz del revalúo fiscal para actualizar el valor de las propiedades.

La gestión de Axel Kicillof, quien había prometido en campaña no aumentar los impuestos y luego había reasegurado esa promesa ante el flagelo económico provocado por la pandemia y su consiguiente cuarentena, aseguró que el “impuestazo” es la única manera de igualar la cotización fiscal que tienen los inmuebles a los precios de mercado.

Sin embargo, el objetivo de la gestión bonaerense no sería el revalúo inmobiliario –que poca o ninguna relevancia tiene para el día a día de la gestión Kicillof –sino el notable incremento en la recaudación que implica para una provincia de Buenos Aires financieramente fundida y en un año electoral.

A pesar de las críticas de los propietarios bonaerenses, el incremento comenzó a golpear los bolsillos de los contribuyentes en los primeros meses del año. Los aumentos fueron fijados en un 60 por ciento para las viviendas cuya valuación no supere los 2.5 millones de pesos, y del 75 por ciento para el resto.

Sin embargo, como suele ocurrir en los procesos administrativos bonaerenses, hubo situaciones difíciles de explicar, incluso para los funcionarios de la gestión. Por ejemplo, en las últimas horas trascendió una factura de la Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires, en la que un terreno baldío que pagaba 2.215 pesos de impuesto inmobiliario, pasó a pagar 234.635 pesos. Es decir, un aumento superior al 10 mil por ciento.

El caso, que no sería el único y que cuenta con la aprobación de los funcionarios de la gestión de Axel Kicillof, despertó temor entre los propietarios. Lejos del promedio del 56 por ciento que había asegurado el gobernador, que ya de por sí resultaba elevado, los aumentos en la provincia de Buenos Aires se estiran desde el 60 por ciento al 200 por ciento en numerosos casos, con algunos puntuales como el señalado, en donde la provincia se animó a un usurero aumento del 10 mil por ciento. (www.REALPOLITIK.com.ar)

Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a seguir ejerciendo nuestra tarea periodística con la mayor independencia y objetividad posible.

Te invitamos a colaborar con realpolitik

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS