Domingo 16.05.2021 | Whatsapp: (221) 5710138
15 de abril de 2021 | Interior

En medio de la suba de casos

Entre Ríos: Siga el baile en Paraná, en medio de la segunda ola

Políticos, jueces y fiscales celebraron una fiesta de casamiento con más de 200 invitados que habría contado con autorización municipal.

Los números de las víctimas del COVID no dejan de incrementarse de manera exponencial. La magnitud de su reproducción y de su impacto es tal, que el presidente, Alberto Fernández, se vio obligado a incrementar las restricciones, aún con el costo político que eso significa. La voluntad de colaboración de gobernadores e intendentes tiende a cero, como si el combate contra el virus no fuera de su incumbencia. Más aún, tal como sucedió el fin de semana pasado en Paraná, los propios encargados de hacer cumplir las normas se dedican a violarlas de manera sistemática y a promover los contagios. Nada, ni siquiera la segunda ola, interrumpe su celebración permanente.

Violando expresamente la normativa vigente, el sábado pasado se realizó en Paraná una fastuosa fiesta de casamiento con más de 200 asistentes, en una lujosa propiedad privada en la calle Almafuerte. La residencia ocupa casi toda la manzana y hasta tiene su propio salón de fiestas, y su propietario es Leónidas Jorge Anadón, un conocido empresario que fabrica réplicas de los autos Bugatti.

La Mansión Villa Lola fue el ámbito de festejo del casamiento de Sofia Bahler y Pedro Fontaneto, quienes venían postergando la celebración de su matrimonio. Según participantes y miembros de la familia, el intendente Adán Bahl habría autorizado el evento a través de Pablo Testa.

Buena parte de la alta sociedad entrerriana estuvo presente. Como nos tiene acostumbrados la provincia de Entre Ríos, el poder social generalmente se impone a las leyes. Políticos, funcionarios provinciales y judiciales fueron de la partida, sin que se respetara límite de asistentes, distanciamiento ni utilización de barbijos. Entre los presentes se contaron el fiscal Juan Malvasio, y el ex diputado Alejandro Bahler, padre de la novia.

La atención de los destacados asistentes estuvo a cargo de alrededor de unas 150 personas que realizaron tareas de seguridad, servicios y catering.

Dada la magnitud de la celebración, no se contentaron con escuchar música. También hubo shows en vivo. Entre los grupos que alegraron a los presentes se contó la banda de cumbia Los Totora, que se trasladó desde La Plata para hacer su aporte.

Lo más polémico del caso fue que la fiesta tuvo lugar cuando sólo quedaban disponibles tres camas de terapia intensiva en los hospitales de Paraná.

Entre Ríos sigue siendo una sociedad feudal, donde no existe empatía alguna entre los poderosos y el resto de la sociedad. Para ellos la vida, aun en la segunda ola, sigue siendo una fiesta. (www.REALPOLITIK.com.ar)

Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a seguir ejerciendo nuestra tarea periodística con la mayor independencia y objetividad posible.

Te invitamos a colaborar con realpolitik

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS