Miércoles 12.05.2021 | Whatsapp: (221) 5710138
16 de abril de 2021 | Nacionales

Impuesto a las Grandes Fortunas

Carlos Tévez, cada vez más lejos de Fuerte Apache

Meses atrás, cuando su vida entraba en su tramo final, se le preguntó a Diego Maradona su opinión sobre el proyecto de impuesto por única vez a las grandes fortunas. El diez hizo pública su respuesta por su cuenta de Instagram.

“Le pido a Dios que se apruebe la ley de Aporte Solidario de Grandes Fortunas. Porque en este momento de crisis, se necesita de la ayuda de los que más tenemos. Yo perdí a mi cuñado por COVID, y sé lo que es no poder despedir a un ser querido. Yo sé lo que es no tener para comer. Por eso estoy a su disposición, presi @AlFerdezOK. VAMOS ARGENTINA!!!”, posteó oportunamente. 

La aprobación de la ley respectiva y la cercanía de la fecha en que debería hacerse ese pago motivó, en los últimos días, una catarata de amparos y presentaciones judiciales de muchos de los más adinerados de la Argentina, cuyas fortunas son proporcionalmente inversas a su empatía social. Así fue que Héctor Magnetto, Lucio Pagliaro y José Aranda, accionistas del Grupo Clarín, Julio Saguier de La Nación, y el “amigo del alma” de Mauricio Macri, Nicolás Caputo –y también en este caso varios familiares suyos-, iniciaron expedientes judiciales para quedar eximidos del abono del gravamen.

Más allá aún fueron José Alberto Schuster, integrante del comité externo de la consultora Abeceb y director Externo del HSBC; Miguel Ángel Zarzur, CEO de Bacssa -una empresa de servicios petroleros que fundó en 1998- y Alberto Marcelo Simonian, representante de jugadores de fútbol, quienes directamente demandaron a la AFIP.

A nadie sorprende que estos empresarios hayan procedido de este modo. Más aún, era previsible que lo hicieran a la luz de sus trayectorias. Pero lo que sí provocó mucho ruido entre muchos que permanecían aún crédulos fue que en el listado de presentaciones ante la Justicia para escaparle al pago solidario se encuentra Carlos Tévez, quien en algún momento fuera definido por el relator Marcelo Araujo como “el jugador del pueblo”.

Muy lejos quedaron los tiempos en los que el grupo musical Piola Vago le dedicaba una canción en la que destacaba que el “Apache”: "Nació en un barrio muy popular/ el Fuerte Apache/ se hace llamar el pibe / siempre quiso jugar y a su familia poder ayudar”.

Carlos Tévez ha cambiado y no es de ahora. Su fortuna se ha incrementado hasta convertirlo en uno de los más ricos de la Argentina. Su nombre figura como uno de los principales beneficiarios en la causa sobre la posible estafa de los parques eólicos durante el gobierno de Mauricio Macri –junto con otros jugadores y ex jugadores de Boca Juniors, como Guillermo Barros Schelotto y Claudio Paul Caniggia- y la Justicia también lo tiene en la mira por presunto lavado de divisas en relación con su pase al Shanghái Shenhua de China, en 2017. Esa negociación fue llevada a cabo por Daniel Angelici -y varios especialistas afirman que también el propio Mauricio Macri- y le significó al “Apache” un contrato por dos años a cambio de 80 millones de dólares. Así se convirtió en el futbolista mejor pago del planeta, aunque durante el año en que estuvo en ese club marcó apenas cuatro goles y luego provocara una situación traumática para conseguir su retorno anticipado.

Entre aquella declaración de Diego Maradona, “en este momento de crisis, se necesita de la ayuda de los que más tenemos”, y estas acciones de Tévez hay un abismo. Por cierto que está en su derecho el realizar las presentaciones judiciales que se le antojen. Simplemente se trata de una cuestión de calidad humana y de respeto por los propios orígenes. Algo que D10S nunca olvidó y a los que Tévez prefiere enterrar en su pasado. (www.REALPOLITIK.com.ar)

Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a seguir ejerciendo nuestra tarea periodística con la mayor independencia y objetividad posible.

Te invitamos a colaborar con realpolitik

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS