Domingo 16.05.2021 | Whatsapp: (221) 5710138
23 de abril de 2021 | Legislativas

Clases presenciales

La estrategia oficialista para aprobar el DNU de Alberto, antes que se expida la Corte

El Frente de Todos definió su estrategia para dejar firme el DNU de Alberto Fernández con las nuevas restricciones. Se trata fundamentalmente de avanzar contra reloj y conseguir su revalidación antes de que la Corte Suprema se expida sobre el conflicto entre la Nación y la CABA sobre la presencialidad educativa.

El plan es sencillo y consiste en conseguir que el Senado le otorgue un dictamen favorable, para luego confirmar la aprobación en la comisión bicameral del Congreso de la Nación. Este viernes la comisión bicameral permanente de Trámite Legislativo ha sido convocada para para elegir autoridades, ya que por el sistema de rotación anual le corresponde asumir a un senador en reemplazo del diputado Marcos Cleri, del Frente de Todos, para luego tratar los DNU 235 y 241 del poder ejecutivo.

Desde el oficialismo se apunta a consolidar la vigencia de los decretos, mientras se espera la decisión de la Corte Suprema sobre la cuestión de la presencialidad educativa, cuyo contenido final es una incógnita. El Frente de Todos aspira a conseguir un dictamen de comisión favorable, para luego sancionarlo de manera definitiva en el Senado. 

Para derogar un DNU es necesario su rechazo por parte de ambas cámaras del Congreso Nacional. Ya que se descuenta que el debate será muy complicado en Diputados, donde no hay certezas de obtención de una votación favorable, se optará por presentarlo en el Senado, donde el reparto de bancas es más beneficioso para la coalición oficial. De este modo, aprobado por una de las cámaras, el DNU quedará firme. 

De este modo, la Corte Suprema debería expedirse no ya sobre la aplicabilidad obligatoria de un decreto presidencial sino de una ley nacional en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. La comisión bicameral está compuesta por nueve integrantes del Frente de Todos y siete de Juntos por el Cambio. Salvo alguna rebelión impensada de último momento, el oficialismo tendría garantizada la mayoría para poder emitir los respectivos dictámenes. 

El DNU del poder ejecutivo estableció restricciones a la educación presencial, los comercios, bares y restaurantes, el cierre de los shoppings y la suspensión de toda actividad cultural, religiosa o deportiva que se efectúe en lugares cerrados en el AMBA. Las autoridades porteñas rechazaron la competencia presidencial en lo referido a la cuestión educativa y judicializaron el tema, aunque se ha denunciado que tampoco se están haciendo cumplir el resto de las restricciones.

Para morigerar un debate que podría alcanzar altos decibeles en la cámara baja, el Frente de Todos decidió buscar la aprobación del dictamen de la bicameral inicialmente en la cámara alta. De este modo, cuando los diputados opositores levanten sus voces para apoyar la posición del gobierno porteño, sólo estarían tratando una cuestión abstracta, sin posibilidad de revertir la vigencia legal del DNU. (www.REALPOLITIK.com.ar) 

Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a seguir ejerciendo nuestra tarea periodística con la mayor independencia y objetividad posible.

Te invitamos a colaborar con realpolitik

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS