Miércoles 04.08.2021 | Whatsapp: (221) 5710138
3 de junio de 2021 | Séptimo Arte

Entrevista REALPOLITIK

“El alucinante viaje de Bill y Ted”: El cine de Keanu Reeves antes de ser una estrella de acción

A dos décadas del estreno de la segunda película de la saga, David L. Snyder, su diseñador de producción, recordó cómo fue trabajar en este proyecto.

HORACIO DELGUY

por:
Federico Carestia

Hoy en día, resulta imposible no asociar a Keanu Reeves al género de acción. Películas como "Matrix", o la reciente trilogía de "John Wick" (que tiene dos historias más en camino) lo pusieron en el centro de la escena para los amantes de estas producciones. Sin embargo, su carrera comenzó en otros espacios, con películas bastante más pequeñas pero igual de efectivas, como "Mi mundo privado", de Gus Van Sant, o la dos películas de "Bill y Ted". Fue la saga de "Bill y Ted" la que casi lo deja fuera de "Punto límite" ya que, según contó su guionista, Peter Iliff, nadie lo veía como una estrella de acción. 

Uno de los responsables de esta franquicia, que en 2020 estrenó su tercera parte, fue David L. Snyder. El diseñador de producción había sido convocado para la primera parte, incluso con "Blade Runner" en su currículum, pero decidió rechazarla. Años más tarde, fue llamado nuevamente y fue así como se sumó a "El alucinante viaje de Bill y Ted", film que este año celebra sus dos décadas de vida y está considerada como la mejor de la saga.

Snyder recordó cómo fue la historia detrás de este rodaje que, no solo lo llena de orgullo porque "fue un éxito", sino que también le permitió conocer a uno de los comediantes más importantes de la historia, George Carlin. En diálogo con REALPOLITIK, contó cómo fue el proceso para realizar esta cinta, y habló de lo que fue la tercera película, en la que no trabajó pero que sí quiso ver.

RP.- ¿Cómo llegó a la segunda película de "Bill y Ted"?

Tuve la reunión y leí el guion (de la primera "Bill y Ted") con el castillo inglés y todo eso. Les pregunté de cuánto era el presupuesto, y lo rechacé porque me pareció que no tenían suficiente dinero para que yo pudiera hacer un buen trabajo. La razón por la que me dieron la siguiente película fue porque el productor, Scott Kroopf, me llamó y me dijo: "Queremos que hagas 'Bill y Ted 2'". Por cierto, me gustó la primera, me pareció muy divertida. Me dijo: "Esta vez tenemos dinero, vení y hacé la película".

RP.- ¿Cómo fue la construcción de los sets?

Construimos muchos sets en el estudio, pero los estudios que eligieron no eran los adecuados para lo que hacían. Entonces, armé la mitad del set, y el resto es una extensión que se hizo con animación por computadora. Para esa época comenzaron a tener la posibilidad de hacer eso. Armaron una empresa de efectos visuales de cero para esta película, así teníamos lo mejor de lo mejor. Era toda gente que conocía de "Blade Runner".

RP.- ¿Qué recuerda de las escenografías del infierno?

Todos los sets de las pesadillas estaban construidos con perspectiva forzada. Cuando hay algo escrito, para mí es fácil transformar las palabras en imágenes. Entonces me dijeron: "Ok, van al infierno". Pero nunca dijeron nada de perspectiva forzada. Esa decisión fue mía. Es muy difícil construir esos sets, porque a medida que disminuís la perspectiva, el suelo tiene que subir y el techo tiene que bajar. Fue mucho trabajo para el departamento de construcción. Me acuerdo el día que trajeron una empresa para que haga el alfombrado y las escaleras, era una empresa privada, que no era del estudio. Estaban muy confundidos.

RP.- ¿Qué piensa del trabajo de William Sadler como La Muerte?

Es magnífico. Somos del mismo pueblo en Nueva York. Me contó y ahora supongo que todos lo saben, que cuando se presentó a la audición para el papel, hizo un acento de Europa del Este que nadie le había pedido hacer. Creo que eso le hizo conseguir el papel. Me pareció fantástico.

Cuando Bill y Ted mueren, que están en la parte baja, hicimos todo lo blanco y negro en cámara. El maquillaje, el vestuario. Fue todo blanco y negro, real. Después se hicieron efectos visuales para mejorarlo, pero empezamos con imágenes reales. Eso fue muy divertido.

RP.- Las máquinas para viajar en el tiempo son cabinas telefónicas. ¿Pensaron en cambiarlas para esta secuela?

Estaba escrito en el guion, nunca lo cambiamos, pero sí construimos las cabinas telefónicas. No usamos una de la primera película porque había pasado mucho tiempo. Construimos una y le agregamos algunas cosas que son diferentes. En definitiva, teníamos más dinero y es una película que se ve mejor. No gracias a mí u otra persona, sino porque había mucho dinero.

RP.- ¿Qué le pareció la secuela?

Me pareció linda, sí. La pagué, la compré. Quería darles dinero. Me pareció bien, es genial. Es un poco diferente a la nuestra, porque las imágenes están todas hechas por computadora. En la mía, usamos la animación para que los sets fueran más grandes, para ampliarlos. Hacen eso desde las películas mudas. Pintan fondos, vidrios. Cuelgan miniaturas en primer plano... Esas técnicas. Eso fue todo animación. Me parece que estuvo bien, me pone feliz que la hayan hecho. Estoy seguro que ahora va a haber una versión de colección de las tres películas, pero está bien porque es bueno para todos. A los actores les van a pagar regalías. (www.REALPOLITIK.com.ar)

Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a seguir ejerciendo nuestra tarea periodística con la mayor independencia y objetividad posible.

Te invitamos a colaborar con realpolitik

ETIQUETAS DE ESTA NOTA

Keanu Reeves, David L. Snyder

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!