Miércoles 04.08.2021 | Whatsapp: (221) 5710138
3 de junio de 2021 | Cultura

Polémica en el punk

Los Violadores, la viralidad en las redes y la cultura de la cancelación

Una publicación de la ex exposa de Jorge Lanata sobre el nombre de la pionera banda punk y la respuesta de su cantante encendieron Twitter. Entre memes e ironías, también se instaló un debate. 

HORACIO DELGUY

por:
Juan Provéndola

El miércoles, a las 19.00, Sara Stewart Brown publicó en su cuenta de Twitter: "Hubo una banda que se llamó Los Violadores, qué enfermos de ignorancia que estábamos. El WTF más grande de la historia". No fue la primera vez que alguien malinterpretó el nombre de la histórica banda argentina. Y sería entendible, a juzgar por la -justamente- violencia de su título, salvo que el propio grupo lo explicó hace treinta años de la manera más contundente posible: con una canción. 

"Violadores de la ley" fue grabada en 1988 en Mercado Indio, su cuarto disco de estudio, y el último en el que participó quien bautizó al grupo. Cuando el guitarrista Hari B estaba haciendo el servicio militar, el baterista Sergio Gramática le propuso en una carta un nuevo nombre para el dúo que tenían en ese entonces. Se llamaban Los Testículos, pero a partir de ahí pasarían a ser Los Violadores. Corría 1980, último año del mandato de Jorge Rafael Videla según lo establecido por las Fuerzas Armadas. 

De ahí en adelante explicaron una y otra vez el motivo del nombre en varias entrevistas. Pero, por si aún no quedaba claro, en el '88 grabaron aquella canción que lo resume en su título y lo desarrolla en su letra: "Yo quiero seguir siempre fuera de sector". El tema, publicado a fines de la década, había sido compuesto varios años atrás, en plena Dictadura, e incluso tocado en vivo. "Lo tocamos en el viejo Auditorio Buenos Aires de la calle Florida, en diciembre de 1981, y también en el Teatro Del Plata", recuerda el cantante Pil Chalar. Éste último lugar guarda, además, un agregado: hicieron dos funciones el 3 y el 10 de abril de 1982, ni bien había comenzado la Guerra de Malvinas.

Así las cosas, el tweet de la ex esposa de Jorge Lanata pasó casi desapercibido recién hasta el día siguiente, cuando le comenzó a caer una catarata de respuestas. Rápidamente, "Los Violadores" se instalaron como tendencia en esa red social.

El tema fue encontrando reflujos en las diversas respuestas, varias de ellas con gran alcanza de likes y retweets, lo cuál incendió el algoritmo. Y, en el medio, apareció la propia voz de Los Violadores, quien se estrenó en Twitter respondiéndole directamente a Stewart: "Soy Pil, el cantante de esa banda. El nombre nació en 1979, plena Dictadura (violadores de la Constitución). Suena inútil contextualizarlo en 2021, carece de gracia comparativa". Y, para cerrar, remató: "Adiós. Saludos a Riñón Fijo. Uno, dos, ultragorila". 

La intervención de Chalar fue una bomba atómica que instaló en Twitter otra tendencia paralela a la que de por sí estaban teniendo Los Violadores. "Riñón Fijo" comenzó a ser citado por otros usuarios en la red social, generalmente en tono irónico. Poco después, Pil volvió a responderle a Stewart, pero para hacer una aclaración. Es que en la página de Facebook "Los Violadores Oficial" apareció descargo bastante polémico que decía "Gracias a @kiwita somos TT en Twitter. Pero no la violen, por favor. Con que la flagelen un rato, alcanza". Esa cuenta de FB la maneja exclusivamente Stuka Fossá, exguitarrista de la banda y distanciado de Chalar. El cantante se desligó de esa publicación ajena y ofensiva, y a los minutos fue borrada.  

Pero por debajo de los memes y la gracia (Twitter se sostiene también por eso: la lapidación cáustica mezclada disfraza de humor y jugando al límite de lo admitible), también se propició un debate que pone sobre la mesa este proceso contemporáneo llamado "La cultura de la cancelación". Un vector que en algunos casos tiene razón de ser, pues interpela a figuras que parecían incuestionables. 

Claro que no era este: hace décadas que Los Violadores explicaron por qué se llaman Los Violadores. Sin embargo, la discusión se vuelve a tratar de instalar cada tanto. Hace unos años, no muchos, una periodista de género publicó un tuit similar. Y, a diferencia de lo que ocurrió ahora, su moción tuvo cierto predicamento: numerosas respuestas de colegas devaneron sobre la impertinencia de tener semejante nombre, incluso cuando no remita a la violación de personas, sino a la violación de la ley. Proclama que el grupo hizo carne en sus primeros años, plena dictadura, cuando tenían que presentarse como Los Voladores a pedido de los dueños de los lugares donde tocaban, o padecían en primera persona la represión que denunciaban en la canción homónima. Su show a mediados de 1981 en el Auditorio de la Universidad de Belgrano es el ejemplo más violento: los detuvieron un día entero después pegarles piñas y patadas mientras los amenazaban con "ir a dar una vueltita en el Falcon", según recuerda Pedro Braun, aquel que tocaba la guitarra como Hari B. Pero ya lo dijo Pil en su propio tuit: "Suena inútil contextualizarlo en 2021. Carece de gracia comparativa". (www.REALPOLITIK.com.ar)

Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a seguir ejerciendo nuestra tarea periodística con la mayor independencia y objetividad posible.

Te invitamos a colaborar con realpolitik

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!