Miércoles 04.08.2021 | Whatsapp: (221) 5710138
15 de junio de 2021 | Nacionales

Interna en el Pro

Vidal se arrima a la Ciudad y comienza la danza de nombres en provincia

Cada día que pasa, el cortocircuito interno de Juntos por el Cambio levanta los decibeles llevando a situaciones de verdadera desesperación.

La semana pasada María Eugenia Vidal, antes de viajar a los Estados Unidos, comunicó que había tomado su decisión de no participar en la provincia de Buenos Aires. ¿Lo hará en la CABA? Todo parece indicar que sí. Al menos es parte del proyecto de continuidad del Pro en la Ciudad que imaginan ella y Horacio Rodríguez Larreta.

Rendido ante lo que parece ser irreversible, Mauricio Macri preguntó si Patricia Bullrich tenía algún domicilio en la provincia de Buenos Aires para hacer el enroque. El ex presidente quiere evitar la competencia entre ambas damas, ya que sabe que, con los recursos de la CABA y el proyecto presidencial de Rodríguez Larreta en constante crecimiento, las posibilidades de la ex ministra de Seguridad son mínimas. Y una derrota de la “piba” lo arrastraría a él mismo directamente al abismo.

La única que está en desacuerdo con este escenario de alternativa es la propia Bullrich, quien salió a marcar la cancha una vez más. “Es natural que quien fuera gobernadora de la provincia de Buenos Aires, compita allí. Mudarse de distrito y generar un movimiento que tiene que ver más con el 2023 que con el presente, no ayuda a lo que nosotros necesitamos”. 

“Hace un año que estamos discutiendo si Vidal va a ser candidata o no, a esta altura no quiero seguir con ese debate. No ayuda a Juntos por el Cambio. Ella tendrá su decisión, pero nosotros tenemos que avanzar”, continuó.

Finalmente, sentenció que las conductas de Vidal no le mueven el amperímetro: “Acá hay una decisión de Juntos por el Cambio de que queremos ser protagonistas de la historia y volver a ser gobierno. No podemos estar a la espera de si alguien se decide o no. Nosotros estamos en marcha. Yo voy a ocupar el lugar que tengo que ocupar y mi lugar es la Ciudad de Buenos Aires”.

La actitud diletante de Vidal no sólo molestó a Macri y a Bullrich, sino también a su aliada "Lilita" Carrió, quien se aisló en su residencia del Cruz del Eje, cansada de que los intereses personales y facciosos de la dirigencia del Pro se privilegien por sobre los de la coalición en su conjunto. Cree que es una pésima señal a la sociedad, sobre todo en un momento en que muchos independientes que votaron al Frente de Todos en 2019 están reconsiderando su sufragio de este año. Hastiada, desconectó el teléfono, no sin antes lanzar duras advertencias.

El plan de Larreta y Vidal incluye, además, el desembarco de Diego Santilli -quien no puede aspirar a la sucesión en la CABA– en la provincia de Buenos Aires. Hasta hace unos días era un rumor con bastante entidad, pero ahora el vicejefe de Gobierno porteño salió a blanquearlo en los medios, y provocó inmediatamente un vendaval en los intendentes del Pro que, en ausencia de Vidal, aspiran a la gobernación en 2023.

Larreta interpretó inmediatamente el daño que podría sufrir la construcción de su liderazgo interno, e inmediatamente salió a poner paños fríos, sosteniendo que cinco intendentes y cuatro dirigentes del Pro estarían en condiciones de ser candidatos a gobernador de la provincia de Buenos Aires en 2023. “Además de Diego, que es un dirigente que ha crecido muchísimo y que tendría todo el potencial para hacerlo, creo que lo bueno en Juntos por el Cambio es que tenemos muchos dirigentes de esas características”, afirmó en un acto el jefe de Gobierno porteño.

Entre los intendentes candidateables, Rodríguez Larreta identificó a Néstor Grindetti (Lanús), Julio Garro (La Plata), Diego Valenzuela (Tres de Febrero), Jorge Macri (Vicente López) y Guillermo Montenegro (Mar del Plata). A ese listado agregó al presidente del bloque del Pro en la Cámara de Diputados, Cristian Ritondo; al ex presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó; y al ex intendente de San Miguel y ex ministro provincial, Joaquín de la Torre.

“Lo bueno es que hay muchos que están en condiciones de crecer y asumir muchas responsabilidades y eso para nosotros es un orgullo como espacio político”, destacó. Pero la magnitud de las reacciones y la variedad de candidateables sólo demuestra una cosa: Larreta aún no pisa fuerte en la provincia determinante para la competencia presidencial.

El jefe de Gobierno porteño sabe que, con Vidal en provincia, todo se solucionaría. Pero el costo a pagar sería muy alto, ya que quedaría la CABA prácticamente servida para que el radical Martín Lousteau lo suceda. Algo que también podría suceder en provincia con Facundo Manes, si el Pro insiste con su tradicional actitud de ninguneo de la UCR. (www.REALPOLITIK.com.ar)

Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a seguir ejerciendo nuestra tarea periodística con la mayor independencia y objetividad posible.

Te invitamos a colaborar con realpolitik

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!