Martes 07.12.2021 | Whatsapp: (221) 5710138
16 de julio de 2021 | Nacionales

Vientos de cambio

Cansado de ser un ministro testimonial, Arroyo busca una salida elegante en las legislativas

Finalmente, Daniel Arroyo se hartó de ser un rehén de los movimientos sociales en el ministerio de Desarrollo Social de la Nación. Ya no soporta que le manejen la caja. Y hasta pegó el faltazo en el acto en el que Alberto Fernández anunció el bono de 5 mil pesos para quienes perciban menos de dos jubilaciones mínimas.

“Haré lo que defina el Presidente”, afirma el ministro, de manera críptica. Pero inmediatamente lanza el dardo: “Yo no soy un cuentapropista de la política, hago lo que es mejor para el Frente de Todos”. 

Su disparo tiene destinatarios precisos: las organizaciones sociales y, particularmente, Emilio Pérsico, quien se ha convertido en el ministro de hecho. Ni bien se anunció la unificación del Movimiento Evita con Barrios de Pié, dos organizaciones “cuentapropistas de la política” según la definición de Arroyo, decidió pegar el portazo.

“Es una decisión que tomará el Frente de Todos y la tomará básicamente el presidente. Yo no soy un cuentapropista de la política, hago lo que es mejor para el Frente de Todos y en ese esquema estoy para acompañar las decisiones del presidente”, lanzó Arroyo, a contrapelo de sus habituales declaraciones moderadas y componedoras.

También se refirió tácitamente a lo que sería su nuevo destino y evaluó favorablemente el panorama electoral: “Yo tengo la impresión de que nos va a ir bien electoralmente. Hasta hace unos meses en los barrios solo veía angustia. Hoy veo angustia y esperanza. En muchos casos la plata no alcanza. El tema sanitario sigue siendo un problema porque hay pibes y pibas que no tenían ninguna patología y están internados. pero junto con eso empiezo a ver gente que empieza a laburar, que empieza a poner en marcha los programas que les damos nosotros. Y tengo la impresión de que la gente distingue a los que trabajan de los que hablan”. 

“Yo claramente haré lo que defina el presidente”, reiteró. Y se mostró esperanzado respecto del futuro: “Sí creo que comienza a generarse en los barrios un clima de esperanza de empezar a generar un camino de reconstrucción y tenemos que llevarlo adelante”.

En su opinión, con el paso de las semanas comenzó a cambiar el espíritu en los diversos barrios populares del país y, aunque lamentó la crisis por los precios de los alimentos, valoró la reactivación en el trabajo, especialmente en los sectores de la construcción y el textil.

“La situación social lentamente va mejorando, es una situación social crítica, pero lentamente va mejorando especialmente por la recuperación de los sectores de la construcción y el textil. Hay más movimiento económico en los barrios, en un contexto difícil, donde el precio de los alimentos sigue siendo el problema central”. 

“Creo que hay un reconocimiento del laburo que estamos haciendo. Es una sociedad sana la Argentina, quiere laburar, que le vaya bien, y en función de eso hay un gobierno que la está llevando adelante, que está laburando la está peleando y al que hay que marcarles los problemas también”. Sin embargo, las internas y la voracidad de los movimientos sociales que vivieron una época dorada de crecimiento durante el gobierno de Mauricio Macri terminaron por agotarlo. La principal de esas agrupaciones, el Movimiento Evita, posibilitó la victoria electoral de Juntos por el Cambio en la provincia de Buenos Aires, al respaldar la candidatura de Florencio Randazzo. Si bien están disimuladas, las tensiones persisten.

También Arroyo hizo referencia a la cifra de 100 mil muertos que registra el país a causa del coronavirus, a pesar de lo que calificó como un “avance veloz” del proceso vacunatorio.

“Me da mucho dolor lo de los 100 mil muertos. Hay familiares que tienen personas que han fallecido o están internados, yo tengo personas cercanas que han fallecido. Al principio todos lo asociábamos a personas mayores que estaban padeciendo esto, pero en los últimos tiempos empezó a aparecer gente joven. En un contexto muy difícil, se ha ampliado el sistema sanitario, se ha sostenido, está avanzando el proceso de vacunación. Yo recorro tres veces por semana los vacunatorios y puedo ver el alivio, la alegría de esa gente. Realmente estamos avanzando bien con las vacunas”.

Por último, el todavía ministro de Desarrollo Social lanzó otro palazo para Pérsico, al destacar la reciente ampliación de cobertura de la Tarjeta Alimentar, que a partir de ahora también contemplará a familias con hijos de hasta catorce años y permitirá que la ayuda estatal para la compra de alimentos alcance a 4 millones de chicos nuevos que hasta el momento estaban fuera del programa.

Días atrás, el líder del Movimiento Evita destinó declaraciones incendiarias a la asistencia social, infectadas de misoginia, dejando en claro que la ayuda social sólo cuenta con su bendición siempre y cuando su distribución quede en manos de las “organizaciones sociales”.

Arroyo se hartó y decidió dar el portazo. ¿Lo avalará Alberto Fernández? (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!