Sábado 25.09.2021 | Whatsapp: (221) 5710138
12 de agosto de 2021 | Cultura

Hitos e himnos

De Beethoven versión ska a Los Redondos: La música también jugó en Tokyo 2020

La banda de sonido de unos Juegos Olímpicos en donde las canciones intentaron llenar el silencio de estadios semivacíos.

HORACIO DELGUY

por:
Juan Provéndola

Ante la falta de público, en Tokyo 2020 (así está fechado en las medallas, a pesar de que fue en 2021) tuvieron que recurrir como nunca en la historia de los Juegos Olímpicos a la música. No sólo en sus eventos de apertura y cierre —tal como se acostumbra a hacer en esa cita deportiva— sino también durante las propias competencias. 

Así lo pudo saber todo aquel que miró alguna actividad olímpica, ya sea por interés o simple curiosidad. Y en particular aquellas que involucraron a argentinos, ya que nuestro oído fue descubriendo canciones conocidas sonando desde algún estadio de Japón. 

Argentina consiguió tres medallas. La primera de ellas la ganó el equipo de Rugby seven, quien superó a Reino Unido en el partido por el bronce. Después de apoyar el segundo try que le permitió al elenco argentino remontar un marcador inicialmente adverso, se escuchó en el semivacío Estadio Ajinomoto de Tokyo el estribillo de "Y qué", de Babasónicos.

Las Leonas, quienes obtuvieron la única presea de plata para Argentina, eligieron la canción "Motivos", de Abel Pintos. Aunque con un detalle: antes de los Juegos Olímpicos, hicieron una convocatoria abierta para reversionar el tema y optaron por la de Misce, dúo compuesto por Male Pizarro y Lili Pueyrredón.

Pero el setlist que más llamó la atención fue el de la selección varonil de vóley, quién celebró el bronce obtenido ante Brasil saltando con "Jijiji". Durante la inolvidable campaña de los dirigidos por Marcelo Méndez sonaron constantemente Los Redondos entre saque y saque. "Ladrón de mi cerebro" y "Maldición, va a ser un día hermoso" fueron las canciones más repetidas del grupo.

La organización de Tokyo 2020 también le dedicó interés a su propuesta musical, buscando resaltar con algunos detalles originales. En la apertura, por ejemplo, las delegaciones iban ingresando al campo del Estadio Olímpico con canciones de distintos videojuegos legendarios. Japón es la gran potencia del desarrollo gamer y quizás por eso es que aprovecharon la cita para "homenajear" a juegos de origen nipón (como Sonic, el Final Fantasy y especialmente el Winning Eleven, quien marcó un antes y un después en la industria).

Para la ceremonia de clausura, en tanto, ejecutaron una propuesta que funcionó muy bien: el Himno de la Alegría de Beethoven (hito musical de la historia olímpica) pero hecho en versión ska y por una banda local, la Tokyo Ska Paradise Orchestra. (www.REALPOLITIK.com.ar)

Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a seguir ejerciendo nuestra tarea periodística con la mayor independencia y objetividad posible.

Te invitamos a colaborar con realpolitik

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!