Domingo 05.12.2021 | Whatsapp: (221) 5710138
13 de agosto de 2021 | Séptimo Arte

Cobertura REALPOLITIK

“'El Orfanato' fue de las primeras películas españolas que se acercaban a esa potencia americana”

En 2007, España y J.A. Bayona sorprendieron al mundo con un film de terror que se coló entre lo mejor del género de los últimos años. El actor le dio vida al pequeño Simón, el niño que desencadenó las apariciones en el film.

HORACIO DELGUY

por:
Federico Carestia

El cine español ha regalado títulos de todos los géneros, con referentes de la talla de Pedro Almodóvar o Alejandro Amenábar, por mencionar algunos de los casos más recientes. Entre ellos también estuvo J.A. Bayona, que con tan solo un puñado de películas dio el salto a Hollywood y estuvo a cargo de una de las cintas del resurgimiento de "Jurassic Park", cuyo nombre fue "Jurassic World", y el año que viene será responsable de volver a traer el universo de J.R.R. Tolkien a la pantalla con la serie de "El Señor de los Anillos" que prepara Amazon Prime Video.

La primera película en la carrera de Bayona fue "El Orfanato", la historia de una madre (Belén Rueda) que se muda a una antigua casa que supo ser un hogar para niños huérfanos, donde ella se crió, para transformarla en un centro para atender a niños con capacidades diferentes. En ese lugar, Simón (Roger Príncep), su hijo, entablará una relación con Tomás (Oscar Casas), un pequeño que perdió la vida en circunstancias trágicas, cuya alma vaga por allí, en busca de amigos.

Aunque se encaja dentro del género del terror, para la productora Elena Manrique en realidad es un melodrama con elementos de terror. Princep, por su parte, destacó el peso del film de Bayona y aseguró: "Creo que 'El Orfanato' fue de las primeras películas españolas que se acercaban a esa potencia americana a nivel cinematográfico". En diálogo con REALPOLITIK, el protagonista de la cinta contó cómo fue ser parte del proyecto, qué recuerdos tiene, y habló de sus ganas de volver a retomar la actuación. "Hicimos un encuentro hace poco y pude volver a verlos (a los actores). Fue fantástico remover esos recuerdos, me salieron cosas que no recordaba", contó el actor, que hasta dijo que la sangre falsa que utilizaban estaba hecha con caramelo y él se la comía.

RP.- ¿Qué es lo primero en lo que piensas al hablar de "El Orfanato"?

El recuerdo que tengo es muy bonito. Bayona sabía pasárselo bien, se notaba que era joven y aunque había diferencia de edad conmigo, sabía cómo tratar a un niño, cómo pasarla bien, estar bien tanto anímicamente como a la vez tener una buena ética de trabajo.

RP.- ¿Cómo llegó al film?

Un día hice el casting y salió la película. Al principio no lo creíamos. Me acuerdo que los primeros ensayos la pasaba súper bien. Belén Rueda es una amor de persona, la quiero muchísimo, es fantástica como actriz y como persona. Me dio uno de los consejos muy buenos que he intentado utilizar. Yo me la pasaba diciendo: "Quiero ser famoso", y ella me dijo, "no quieras ser famoso, siempre un buen actor".

RP.- ¿Le dejó secuelas el "convivir" con Tomás?

Estuve durmiendo creo que dos meses con mi madre, tenía que tener la luz del pasillo encendida porque apagaba la luz y se me aparecía la careta de Tomás, que me iba a matar o algo. Fue traumático. Es más, "El Orfanato" la vi una vez en mi vida y nunca más. A lo mejor al día de hoy no me daría miedo, pero tengo esa espinilla, ese rencor.

RP.- ¿En qué momento se dio ese cambio en el que se alejó un poco de la actuación?

Siempre pensé que fue a partir de los 14, empecé con castings que me decían: "Eres muy pequeño para este", "eres muy grande para este". Estabas como en un limbo de edad que no encajabas. Luego vino una paranoia mía y con 17 años se me fue un poco la cabeza y dije estoy agobiado me quiero ir de casa, y me fui. Me fui con un amigo a vivir a Madrid, estuve seis meses, salieron algunas cosas pero nada importante.

Después me fui a Málaga, estuve en Granada viviendo también. Llegó un punto en que no tenía dinero para pagarme el autobús e ir a los castings. Dije bueno, lo paramos. Con 18, 19, más o menos, volví. Entonces me puse a trabajar de lo que encontraba porque había que comer. Hice un par de cosas pero no estaba metido dentro. Hasta el año pasado que fue como, un día en mi casa, un momento de revelación que me dije: "Quiero ser actor, y lo tengo tan claro desde que soy pequeño, entonces basta de trabajar en tonterías". No es lo que te apetece, pero necesitás el dinero. Dije voy a trabajar y todo el dinero que tenga, lo voy a invertir en mí. Con los 19, 20 fue cuando tomé la decisión. Y estos dos años de los 21 a los 22, dije, listo, es el momento.

RP.- ¿Quedó en contacto con Bayona? Ahora que está en Estados Unidos, ¿se imagina siendo contactado por él?

Con J.A. Bayona sigo hablando, quería venir a ver mi obra de teatro pero no pudo. Con el inglés estoy muy bien. Siempre he dicho que no tengo muy buen vocabulario para ningún idioma. A ver, español y catalán son mis dos lenguas, pero sí que siempre me ha gustado el tema acentos y se me da muy bien. Hace poco he hecho una prueba para Disney, estoy muy contento y esperando a ver cómo va.

Si me das un guion te lo puedo hacer en acento perfecto americano, británico, lo que quieras. Ahora, me das una conversación de media hora y a los 20 minutos me voy a quedar sin vocabulario. Siempre he dicho, al fin y al cabo, es tomar las frases, memorizarlas y ponerles la intención. Es algo que en este momento de cambio estoy intentando. Hablo francés, inglés, italiano, entonces me encantaría hacer cine francés, probar cine italiano en algún momento. Obviamente, me encantaría ir a Hollywood o hacer algo americano, y tocar el factor Latinoamérica. Sin más, viajar. Viajar y trabajar. (www.REALPOLITIK.com.ar) 


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!