Domingo 05.12.2021 | Whatsapp: (221) 5710138
19 de agosto de 2021 | Provincia

Otra polémica en puerta

Preocupación por el uso político de la vacunación casa por casa

El ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, Nicolás Kreplak, anunció que se empezará a usar la vacunación casa por casa en aquellos lugares del territorio donde se detectó menor porcentaje de inoculación contra el COVID-19. Dudas sobre la utilización de los datos y el avasallamiento de los derechos civiles.

"Hemos trabajado para poder tener colectivos que funcionen como vacunatorios móviles y poder adentrarnos en territorios donde estemos detectando menor porcentaje de vacunación y vacunar casa por casa", informó Kreplak durante una conferencia de prensa en la casa de gobierno de la provincia de Buenos Aires.

El funcionario formuló estas declaraciones en La Plata junto al jefe de Gabinete, Carlos Bianco, y adelantó que el miércoles los móviles del ejecutivo provincial estarán en los partidos de Tres de Febrero, San Miguel, La Matanza, Lanús y San Isidro. También se desplazarán por parajes rurales del distrito y a ello se le suma el tren sanitario bonaerense, que fue puesto en marcha junto al ministerio de Transporte de la Nación para recorrer ciudades de la provincia con servicios sanitarios.

"El objetivo que teníamos era lograr alcanzar en personas mayores de cincuenta años el 60 por ciento de cobertura de esquema completo. Ya lo hemos superado y seguimos vacunando a máxima velocidad", expresó el funcionario en el marco de la campaña electoral.

La práctica de la vacunación casa por casa ya fue implementada en la provincia de Corrientes, y otras, como Jujuy, impiden el uso de transportes públicos o concurrencia a lugares cerrados, bares, etcétera, a quienes no estén vacunados. Para el gobierno de Axel Kicillof no se trata de una cuestión de partido entre oficialismo y oposición, sino una lógica estatal que privilegia la salud pública por sobre las objeciones individuales.

Del otro lado, como era de esperar, quienes privilegian la libertad de decisión individual, han puesto su grito en el cielo, recordando aquel episodio bíblico de La Torá (Éxodo 12:6-7) que describe cómo cada familia judía eligió un cordero y lo separó. En la noche de la liberación de la esclavitud en Egipto, mataron al cordero, lo asaron y lo comieron. Con su sangre pintaron el marco de sus puertas como señal de que allí vivían judíos. El nombre Pesaj surgió de esta ofrenda,uando Dios mató, a través de las diez plagas, a los primogénitos egipcios pero salteó los hogares cuyos marcos estaban pintados con sangre. 

La intención de la gestión de Axel Kicillof de realizar una recorrida casa por casa en toda la provincia de Buenos Aires genera preocupación por la eventual utilización que el gobierno pudiera hacer de esta información en el marco de un año electoral. Pues vale recordar que, históricamente, el trazado de cuadrillas, para distribuir la actividad militante según diversos intereses, es una práctica habitual dentro del peronismo al momento de plantear el despligue territorial partidario.

La posibilidad de mapear las preferencias individuales de los bonaerenses golpeando directamente las puertas de los hogares, constituye para muchos defensores de los derechos civiles una señal de alarma. No solo por la falta de transparencia de esta iniciativa y el uso electoral que pueda realizarse a partir de los datos racabados, sino también por la invasión a la privacidad y el miedo a ser víctimas de la profundización de un conflicto de intereses entre quienes eligieron vacunarse y quienes no. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!