Jueves 28.10.2021 | Whatsapp: (221) 5710138
26 de agosto de 2021 | Nacionales

Encontronazos

Todo mal entre la CGT y Máximo Kirchner

Tres días antes de la elección general, la CGT elegirá nuevas autoridades. La situación no está clara, e incluso no podría descartarse alguna ruptura que daría que hablar. Pero la elección de la fecha fue consensuada para evitar que el gobierno nacional, en caso de hacer una buena elección, quiera imponerle sus candidatos.

La central obrera emitió un documento en el que enfatiza su apoyo a los "candidatos del movimiento obrero". Sin embargo, la CGT dejó fuera de su apoyo a una sindicalista de La Cámpora que va por la reelección, y que sería una de las candidatas del cristinismo para ocupar un lugar en la nueva dirección colegiada: Vanesa Siley, quien pretende renovar su banca.

"La Confederación General del Trabajo expresa su postura de cara a las elecciones de medio término que se van a desarrollar en nuestro país y la chance concreta de que compañeros que provienen del movimiento obrero ocupen una banca a partir del mes de diciembre", manifiesta la CGT, para luego aclarar quiénes son los que cuentan con su apoyo.

"Las precandidaturas de Sergio Palazzo a diputado nacional por la provincia de Buenos Aires, Alejandro Amor como legislador de la Ciudad de Buenos Aires, y Naldo Brunelli para diputado provincial por la provincia de Buenos Aires por el Frente de Todos representan la posibilidad de que el movimiento obrero sume más lugares en el ámbito legislativo", agregaron.

¿Y Vanesa Siley? Tal vez pueda interpretar que estaría incluida dentro del apoyo a "la militancia de muchos dirigentes que en diferentes espacios municipales, provinciales y nacionales renovaran la posibilidad de mantener sus lugares legislativos y aquellos que también asumen esa posibilidad como una realidad a concretar por primera vez".

Quizá -forzando al extremo la interpretación- esté incluida en el combo de candidatos militantes, pero se le niega la condición de sindicalista. 

El párrafo aclaratorio profundiza el ninguneo de Siley: "Esta Confederación General del Trabajo confía en que las bancas de nuestros compañeros y compañeras del ámbito gremial van a estar al servicio del sector trabajador y los intereses que allí se defiendan vayan en el sentido de la Argentina que soñamos".

Para la CGT resulta evidente que la sindicalista judicial no está al servicio del “sector trabajador y sus intereses”, sino de Cristina Fernández y de Máximo Kirchner

Razones no les faltan para pensar así. Siley es la presidenta de la comisión de Legislación del Trabajo y al mismo tiempo tiene un lugar en el Consejo de la Magistratura, órgano con incidencia directa en el nombramiento y remoción de magistrados. Por si fuera poco, es –junto con Palazzo- la candidata del crisinistmo para ocupar un lugar en la nueva conducción de la CGT.

También en el documento queda claro que la tensión entre la CGT y la CTA continúa vigente, ya que Hugo Yasky es ignorado del mismo modo que Siley.

Los cortocircuitos dentro del Frente de Todos se reproducen al interior del sindicalismo. Quedaron muchas heridas abiertas con la exclusión casi absoluta de candidatos de la CGT en las listas electorales, que vinieron a sumarse al descontento con las políticas económicas y sociales del gobierno y con el Proyecto del Sistema de Salud Unificado que impulsa Cristina Fernández de Kirchner.

El comunicado de la CGT significa un claro llamado de atención. Depende de la conducción del Frente de Todos interpretarlo. (www.REALPOLITIK.com.ar)

Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a seguir ejerciendo nuestra tarea periodística con la mayor independencia y objetividad posible.

Te invitamos a colaborar con realpolitik

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!