Domingo 17.10.2021 | Whatsapp: (221) 5710138
1 de septiembre de 2021 | Internacionales

Otro problema de soberanía

Pro Chile

Luego de conocerse las declaraciones expansionistas del presidente de Chile, Sebastián Piñera, en las que se adjudicó la soberanía sobre parte de nuestra plataforma marítima, era de esperar que Juntos por el Cambio saliera a respaldar la posición oficial del gobierno. Pero eso no pasó.

Ya es habitual que Patricia Bullrich, Mauricio Macri y compañía oficien como gestores de los intereses británicos en Malvinas. La sorpresa es que también respaldan las pretensiones chilenas sobre nuestro territorio nacional.

Afectado por la súbita caída de su imagen y después de haber sufrido traspiés electorales, Piñera recurrió a una decisión “populista” para tratar de seducir a los chilenos: ordenó, por decreto, incorporar íntegramente a los mapas chilenos los límites reclamados por ese país, tanto en relación a la plataforma continental marítima al sur de Tierra del Fuego, como en el pequeño sector de Hielos Continentales a la altura del Monte Fitz Roy, aún pendiente de demarcación limítrofe. 

Las autoridades argentinas protestaron enérgicamente, ya que la plataforma continental reclamada por Chile se superpone en buena medida con la reclamada por Argentina. Pero el reclamo de nuestro país obtuvo el aval de la Comisión del Límite Exterior de la Plataforma Continental –un organismo creado por la Convención de la ONU sobre Derecho del Mar–, cosa que no sucedió en el caso chileno.

En 2009, durante el primer gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, la Argentina presentó su reclamación de plataforma marítima. El gobierno de Chile fue notificado, y no ensayó ninguna clase de protesta o reclamo. La negociación continuó durante los años siguientes –incluído el gobierno de Mauricio Macri–. El aval de la Comisión del Límite Exterior llegó en 2017 con un reconocimiento territorial aún mayor al presentado en 2009.

La por entonces canciller, Susana Malcorra, celebró esa determinación y solicitó incorporarla a la normativa nacional para corroborar los nuevos límites, lo que finalmente se terminó haciendo recién en 2020 con una ley que el Congreso Argentino aprobó por unanimidad.

En el comunicado oficial del Pro, firmado por Fulvio Pompeo –procesado por el contrabando agravado de armas a Bolivia para apoyar el golpe de estado a Evo Morales– y por Patricia Bullrich, se reconoce la posición chilena desacreditando los intereses nacionales, reconocidos por los organismos internacionales.
El canciller Felipe Solá denunció la posición adoptada por la fuerza opositora, que en cualquier país del mundo sería considerada como “traición a la Patria”.

"El Pro ha puesto en un plano de igualdad el reconocimiento de la ONU de los derechos argentinos sobre el mar austral con una decisión unilateral expresada en un decreto presidencial de Chile. Reniegan de nuestros derechos dejando de lado los intereses de la Patria. Sin palabras", publicó Solá en su cuenta de Twitter. (www.REALPOLITIK.com.ar) 

Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a seguir ejerciendo nuestra tarea periodística con la mayor independencia y objetividad posible.

Te invitamos a colaborar con realpolitik

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!