Jueves 02.12.2021 | Whatsapp: (221) 5710138
5 de septiembre de 2021 | Nacionales

Hipocresía sin fin

Alberto, un peronista con el agua al cuello

Alberto Fernández trata desesperadamente de garantizar su continuidad después de las PASO. No sólo Mauricio Macri puso en duda su continuidad en caso de que el resultado electoral no lo acompañe, sino que también se multiplican los rumores en ese sentido al interior del Frente de Todos.

Por esta razón rompió el pacto que le permitía hacer proselitismo en las provincias –donde su imagen está menos desgastada- para retornar al Conurbano, el área de competencia cristinista.

En su visita al laboratorio Bina Pharma, ubicado en el Parque Industrial Hudson, el presidente Alberto Fernández se refirió a la generación de empleo, al desarrollo de la industria y a la reactivación económica como las claves para el relanzamiento de su gobierno.

Fernández nunca se ha caracterizado por la consistencia de sus expresiones, que se acomodan al sentido que adoptan los vientos de la política. En vista de su desplome entre los indecisos y moderados que fueron –paradójicamente- el segmento de la población que motivó su elección como candidato a presidente por parte de Cristina Fernández de Kirchner, el mandamás ha decidido “olvidar” su identidad “socialdemócrata o liberal de izquierda”, para reivindicar de manera frontal y explícita al peronismo.

"Si quieren saber cómo nació la clase media, nació con las políticas de Perón y Evita. Nadie defiende más a la clase media argentina que nuestras políticas. Cuando defendemos al empleo, defendemos a la clase media”, sentenció.

“Cuando defendemos a la pyme, defendemos a la clase media. Cuando defendemos al pequeño comerciante, defendemos a la clase media. Y lo vamos a seguir haciendo, porque estamos convencidos que es lo que la Argentina necesita para poder vivir la vida que queremos”, enfatizó, interpelando a la clase media empobrecida, la destinataria casi excluyente de los discursos de las dos coaliciones mayoritarias.

Sin inmutarse, Alberto ya no se siente “más próximo a Bob Dylan que a las Veinte Verdades”.

“Nosotros de Perón y Evita recibimos el legado de la justicia social, y el desarrollo de la industria es la forma de lograr soberanía y autonomía. Los peronistas todos los días celebramos la industria, nosotros creemos en la industria y entendemos que hay un principio de arraigo de muchas familias que encuentran ahí la vida y el desarrollo”, aseguró.
 
Cuando el agua le llegó al cuello, Alberto Fernández recurrió a los siempre redituables Perón y Evita, archivando a su admirado Raúl Alfonsín y al cantautor norteamericano.

Ya no se siente mas “hippie”. Ahora es “orgullosamente peronista”. Ni María Eugenia Vidal se animó a tanto. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!