Lunes 18.10.2021 | Whatsapp: (221) 5710138
16 de septiembre de 2021 | Nacionales

Crisis institucional

¿Fumata blanca? ¿Alberto quiso pero no pudo o pudo pero no quiso?

El miércoles Cristina intentó dar un golpe palaciego para intervenir el gobierno de Alberto Fernández. Ahora, asoman versiones sobre un posible acuerdo, aunque se ignora si durará.

Primero ordenó a sus ministros que renunciaran y a otros funcionarios de primera y segunda línea para obligar al presidente a adoptar una política más agresiva y redistributiva para tratar de recomponerse de la paliza electoral. También le exigió señales claras para la sociedad. En castellano liso y llano, reemplazar a los “funcionarios que no funcionan”.

Alberto Fernández se hizo el desentendido y siguió adelante. Se mostró con Martín Guzmán –ya lo había hecho los días anteriores con Matías Kulfas y Santiago Cafiero, otros de los cuestionados- e insistió en su plan económico subordinado a las directivas del FMI. Para la tarde quedaba en claro que la asonada había fracasado, y la vicepresidenta, pragmática, se comunicó con el ministro de Economía para aclararle que nunca había pedido su cabeza.

Durante esas horas parecía que, gracias a Cristina Fernández de Kirchner, finalmente nacería el “albertismo”. Todos los “funcionarios que no funcionan” se reunieron con el presidente y publicaron su apoyo incondicional. Varios gobernadores, la CGT, el Evita y Barrios de Pie y numerosos intendentes dieron su respaldo a la continuidad de la institucionalidad.

Pero cuando Alberto les requirió que se incorporaran a su nuevo gabinete, todos recularon. Los gobernadores Juan Luis Manzur, Sergio Uñac y Gustavo Bordet desistieron de hacerse cargo de la jefatura de Gabinete o del ministerio del Interior. Sergio Massa dudaba sobre la actitud a adoptar. El apoyo no era a Alberto, era a la continuidad institucional amenazada por la vicepresidenta.

A la noche Cristina ordenó bajar el tono de la disputa y recomponer la convivencia, pero empezó a circular un audio privado de la diputada Fernanda Vallejos en el que maltrataba al presidente. Era la opinión cruda y dura del cristinismo. Alberto se vio obligado a publicar un tweet en el que reafirmaba su autoridad presidencial. Muchos pensaron que se pondría, por fin, los pantalones largos. Pero no fue así.

Si bien en principio se difundió desde el gobierno que se había aceptado la renuncia de Wado de Pedro, poco después Vilma Ibarra salió a desmentirlo. El Movimiento Evita y Barrios de Pie debieron cancelar la movilización de apoyo al presidente porque sus militantes se negaban a respaldarlo.

Alberto se encargó durante un año y medio de demostrar que era inconsecuente y escasamente confiable. Nadie quiso poner las manos en el fuego por él.

En vista de lo que sucedía, a media tarde Cristina publicó una extensa carta en la que descalificaba a Alberto, puntualizaba sus incumplimientos e inconsecuencias, censuraba a su entorno y le exigía cumplir los pactos preexistentes y relanzar su gestión. El mensaje era duro, coincidente en sus términos, pero menos agresivo que el utilizado por Fernanda Vallejos.  

Alberto tuvo su oportunidad de desplazar a Cristina, pero no quiso, no supo o no pudo hacerlo. Cristina había querido someter a Alberto, pero no tuvo punch para conseguirlo. Sergio Massa nunca terminó de definirse.

Para la noche del jueves las cosas parecieron comenzar a aclararse. El presidente y la vice resignarían igual cantidad de cuadros dentro del gabinete, Alberto definiría a los nuevos actores y Cristina las políticas a implementar. Y las cajas de PAMI y ANSES quedarían en manos de La Cámpora.

¿Conseguirá sostenerse este acuerdo? ¿Cómo reaccionarán los mercados y la oposición? ¿Cuál será el juicio de la sociedad ante la opereta que siguió a la paliza electoral?

Nada es definitivo por ahora. Sólo la confirmación de que a Alberto la presidencia le queda demasiado grande. (www.REALPOLITIK.com.ar)

Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a seguir ejerciendo nuestra tarea periodística con la mayor independencia y objetividad posible.

Te invitamos a colaborar con realpolitik

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!