Domingo 17.10.2021 | Whatsapp: (221) 5710138
20 de septiembre de 2021 | Cultura

Música

God Damn, un gran grupo desconocido para el gran público

Grupos como The Foo Fighters, The Cribs o Wolf Alice los contrataron como teloneros en sus giras, lo que permitió a la banda tocar en escenarios tan grandes como Old Trafford (Mánchester) y en festivales tan famosos como el de Reading & Leeds o el legendario SXSW en los Estados Unidos.

Si alguna vez te has preguntado cuál sería el equivalente británico de la escena de heavy metal clásico surgida en Detroit, la respuesta parece bastante obvia. Y es que grupos como Black Sabbath, Led Zeppelin, Napalm Death o Judas Priest proceden todos de las Tierras Medias Occidentales, el corazón metalero del país, y no es ninguna coincidencia que tanto esta región como Detroit tengan ambas un pasado industrial que se prestara al sonido roquero que emergió en ellas.

Uno de los últimos conjuntos de las Tierras Medias Occidentales en darse a conocer es God Damn, un conjunto burdo e irrespetuoso que en seguida llama la atención. Tanto sus videos como su comportamiento encima del escenario son escandalosos, pero su música, que es lo que verdaderamente importa, no te dejará indiferente.

En este artículo te presentamos esta banda que la revista NME describió como "un cruce entre Black Sabbath y Nirvana".

FORMACIÓN Y PRIMEROS AÑOS

La región de las Tierras Medias Occidentales no suele acaparar muchos titulares. Carente de atractivo y ridiculizada por su acento marcado, tiene poco de lo que presumir: un par de equipos de fútbol famosos y el reconocimiento a la región con más suerte del Reino Unido por haber conseguido más de un bote en la lotería. Sin embargo, la escena roquera de la región ha ido produciendo estrellas mundiales con regularidad, una lista a la que quiso unirse God Damn cuando se creó en 2010.

Los primeros años fueron difíciles. Perdieron al guitarrista Dave Copson debido a las lesiones sufridas en un accidente y apenas lograron sacar un par de EP caóticos. Eso sí, ya apuntaban maneras, como demuestra la excelente Heavy Money, de la que hicieron un fantástico videoclip.

Sin embargo, tras una serie de conciertos por el país, las cosas empezaron a enderezarse. Su sonido imponente, realzado gracias a las excepcionales maneras del baterista Ash Weaver, comenzó a llamar la atención del público. Su álbum de debut se vislumbraba en el horizonte.

VULTURES Y EVERYTHING EVER

Lo fácil sería decir que Vultures, el primer disco del grupo, publicado en 2015, son 50 minutos explosivos que combinan grunge, goth y death metal, pero eso sería quedarse muy corto.

Aunque gran parte del álbum es un buen ejemplo de cómo sonarían los descendientes de los primeros Nirvana y Jesus Lizard, temas como Skeleton o Sullen Fun muestran la vertiente más suave y encantadora del grupo, con dulces riffs acústicos y armonías delicadas.

Este sonido se compensa con los palpitantes When the Wind Blows y We Don’t Like You, dos temas que quitan la modorra del lunes por la mañana en un abrir y cerrar de ojos. Que dos personas puedan hacer tanto ruido es un misterio que ya han planteado otros grupos actuales, como Royal Blood o Black Keys, pero God Damn lo lleva al extremo.

El reconocimiento a su talento no solo llegó por parte de los fans que acudían a sus conciertos. Grupos como The Foo Fighters, The Cribs o Wolf Alice los contrataron como teloneros en sus giras, lo que permitió a la banda tocar en escenarios tan grandes como Old Trafford (Mánchester) y en festivales tan famosos como el de Reading & Leeds o el legendario SXSW en los Estados Unidos.

Alentados por el éxito, y tras sumar a la causa al guitarrista y segunda voz James Brown al año siguiente, God Damn lanzó su segundo LP, Everything Ever. El nuevo disco, del que Rough Trade dijo que contenía "canciones alegres, pero horriblemente asquerosas", va más allá que el anterior, con temas tan caóticos como Again destacando entre la cacofonía sonora que representa.

GOD DAMN, UN ÁLBUM TITULADO COMO LA BANDA PARA LA NUEVA DÉCADA

Extrañamente para God Damn y para su sonido violento, las cosas se calmaron durante un tiempo. El grupo se tomó un período de descanso de varios años para decidir su nuevo rumbo.

A finales de 2019, la banda anunció a través de las redes sociales que iba a incorporar a Hannah Al Shemmeri como tecladista y a Rob Graham como guitarrista y que iba a publicar un nuevo disco. Los seguidores de God Damn estaban de enhorabuena.

El álbum empieza a lo grande con Dreamers, un tema que recuerda a lo mejor de los Melvins y que en apenas tres minutos consigue dejar al oyente sin aliento. Tras ello, el disco fluye con naturalidad con canciones deliciosas como Whip Goes The Crack y We Are One, y acaba con la épica Satellite Prongs, un tema de rock clásico de 9 minutos que incluye de todo.

Si sus cuatro discos y varios EP no son suficientes para convencerte, todavía hay más: la banda ha anunciado recientemente la publicación de un quinto álbum, Raw Coward, que saldrá a la venta en septiembre de 2021. Con títulos como Radiation Acid Queen y Dog Sh*t in the Autumn Leaves, el disco promete ser de todo menos aburrido.

 

 

(*) Fotografía de Sam Moqadam en Unsplash.

Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a seguir ejerciendo nuestra tarea periodística con la mayor independencia y objetividad posible.

Te invitamos a colaborar con realpolitik

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!