Jueves 02.12.2021 | Whatsapp: (221) 5710138
27 de septiembre de 2021 | Nacionales

Elecciones 2021

La UCR y la definición sobre los roles para la campaña

En la cuenta regresiva a la campaña de elecciones generales, las que realmente cuentan y se hacen “por los puntos”, se sigue tomando nota y se hacen los últimos ajustes para un camino que demandará esfuerzo y mucha atención en el día a día electoral.

Mientras Diego Santilli no para de recorrer el Gran Buenos Aires, se analizan más detalles sobre el capital activo del radicalismo bonaerense actual. En ambientes vinculados al partido de Alem e Yrigoyen se ufanan con que el espacio Juntos no solo cuenta con una estructura para nada despreciable, fiscales experimentados y militantes, sino que ya puede contar con un candidato de volumen político trascendente, consolidado y revalidado por su reciente examen electoral.

Con los ecos festivos de un auspicioso resultado en las PASO, algún dirigente aseguró que Facundo Manes “demostró que puede atraer voto independiente y con un mensaje centrado exclusivamente en la educación”. Es decir, sin sucumbir a los cánticos de sirena de la agenda inmediata de problemáticas, algo que sí hizo Santilli por caso, con impuestos, economía e inseguridad.

Manes logró un porcentaje para nada despreciable del 15 por ciento en su cosecha personal, logró instalarse con una campaña de menos de cincuenta días y en el contexto de un bloqueo mediático que le impidió un mayor alcance”, sintetizó el exultante portavoz.

Sobre todo remarcó la inmejorable condición de negociación interna con el Pro que también dejaron las recientes primarias. No sólo por la lectura fina de los resultados de la interna, algo que ya se ha señalado, sino por dos cuestiones de obligatoria interpretación.

Una de ellas tiene mérito compartido y fue la decisión del radicalismo y de Manes de haber ido a una confrontación porque permitió ampliar el abanico de la oferta en cuanto a propuestas. Tan eficaz parece haber sido la experiencia que esto hasta fue admitido desde otros ámbitos como el oficialista Frente de Todos. En declaraciones públicas o en off, algunos funcionarios y dirigentes se arrepienten de no haber promovido una PASO entre ellos.

En segundo lugar, el discurso del médico permitió captar cierto “voto bronca” con riesgo de inclinarse al ausentismo o de sucumbir a propuestas de discurso antisistema. “(Manes) reforzó la esperanza con un mensaje centrado en la educación ¿díganme en qué campaña un partido y un candidato puede sacar el porcentaje que se sacó sólo con ese discurso?”, preguntaba el portavoz partidario.

Ahora, hay algo que preocupa entre tantos apuntes positivos y es la debilidad que ofrece un contexto de alta volatilidad en los gustos electorales y en el famoso porcentaje que puede inclinar la balanza hacia el oficialismo o hacia Juntos.  El voto liberal evitó una mayor fluidez de votos hacia la coalición y es donde se supone que estaba gran parte de los votos independientes que se inclinaron por Alberto Fernández en 2019.

A la hora de buscar una recuperación de ese electorado, las miradas se enfocan hacia Manes para que lidere un proceso de captación sostenido en el tiempo.

Otra misión del facultativo y muy relacionada con la anterior es la retención del voto no tradicional de la alianza y que puede estar abierto a revisar otras propuestas. Es cierto que la coalición adquirió el certificado de “voto útil” para frenar al oficialismo. No obstante, analizan en los bunkers de Manes y de Santilli que habrá una pulseada importante para captar cerca de un 6 a 10 por ciento de voto que apostó a candidatos liberales y conservadores.  Allí están, entre otros, los votos de José Luis Espert y Cynthia Hotton entre otras agrupaciones.

Muy cerca del galeno piensan y meditan sobre cuál es la mejor modalidad para complementar a Santilli. Hay una primera apuesta de mostrar al binomio con mucha fuerza en aquellos distritos del interior altamente poblados y en donde los números fueron favorables. Allí quieren ensanchar las diferencias para amortiguar posibles diferencias que obtenga el Frente de Todos en el conurbano y, sobre todo, en la poderosa tercera sección.

Por eso ya se piensa una logística de desembarque en populosas ciudades como Bahía Blanca, Junín, Mar del Plata, Pergamino, Tandil y Olavarría. En esos distritos, las diferencias fueron de 25 a 30 puntos por sobre el oficialismo y creen que hay muchas más adhesiones para lograr. Estos municipios representan, además, importantes porcentajes de los padrones seccionales, dato clave a la hora de elegir representantes en Legislatura.

Al volver sobre la tercera sección, Manes también se hace acreedor de un papel más que clave y tiene que ver con la fuerte disputa sobre el universo de votantes que no concurrió a las urnas el 12 de setiembre. Allí hay muchas explicaciones para dar desde la clase política en general y el abstencionismo se entiende desde una acumulación de frustraciones por falta de respuestas.

Se espera que allí la figura de un candidato sin compromiso con las prácticas políticas tradicionales pueda convocar desde la esperanza y la credibilidad. Obviamente que esto ya se aplicó en ocasión de las PASO, pero la apuesta es a una nueva puesta en escena y a un ajuste discursivo que capte desde la sensibilidad y la emocionalidad, según señalan desde cercanías del neurocientífico.

Por lo pronto se van haciendo los ajustes de la estrategia, se van aceitando los engranajes de la maquinaria de campaña y, tal cual en una competencia de fórmula uno, se espera la señal de largada. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!