Domingo 05.12.2021 | Whatsapp: (221) 5710138
4 de octubre de 2021 | Nacionales

Hacia noviembre

Especulaciones en torno al rol de Manes, en la cuenta regresiva

Tras el resultado menos deseado del escrutinio definitivo, con una votación inferior al 40 por ciento en las PASO, los radicales bonaerenses con su candidato Facundo Manes y con el titular del comité provincia, Maxi Abad, a la cabeza, planifican acciones con vista a la campaña más importante de los últimos años.

En los pasillos políticos, los correligionarios de la boina blanca apuntan que -salvando las distancias- desde las épocas de Raúl Alfonsín no se percibía el ambiente de una sinergia tan profunda entre una estructura partidaria sustentable y un candidato que suma más allá de toda previsión histórica respecto del voto tradicional.

Fue un 39,66 por ciento el porcentaje que recibió Manes en su competencia de “David contra Goliat” o, en buen romance, contra el Pro de Diego Santilli. Más allá de una derrota, los radicales miran la copa medio llena en función del escaso tiempo para instalar a su candidato y los insuficientes recursos con que se contaron para la campaña. No obstante, el haber dado el paso para adquirir la categoría de socio pleno de la coalición no tiene precio para los seguidores de Yrigoyen y Alem

Desde la perspectiva radical se impone, ahora sí, la modalidad de trabajar Juntos en el sentido más literal de la palabra, con al candidato ganador del Pro, Diego Santilli.

Para la UCR, se trata de una experiencia renovada después de unas PASO novedosas y de mayor roce con la realidad que aquellas PASO por la presidencia de 2015. Hace seis años, el radical Ernesto Sanz competía con Mauricio Macri, pero había consensuado una lista para cargos legislativos nacionales y provinciales.

En las PASO de setiembre hubo una medición de fuerzas con más riesgo y nadie deberá calcular a ojo de buen cubero cuánto cotiza el otro en términos de potencial electoral porque ya lo hicieron las urnas.

En el análisis de muchos sociólogos, consultores y hasta de otros operadores políticos circula ahora la presunta configuración del voto de Facundo Manes como el más difícil de retener en una elección general. Señalan al respecto que en ese apoyo hubo un arma de doble filo porque hubo un voto a la figura del galeno y no al espacio. Que muchos votantes quisieron seguir a Manes porque representaba una opción nueva y divorciada de la política tradicional, entre otros atractivos que se tuvieron en cuenta a la hora de introducir el sobre en la urna.

Desde los pasillos radicales contestan que “Manes se constituyó en un fenómeno incipiente que no mostró todo su potencial, sino que solo nos está mostrando su piso y es obvio que tendrá que apelar a toda su habilidad para saber complementarse en equipo compartiendo cartel con los amigos del Pro”.

“Estamos convencidos de que vamos a consolidar el voto en conjunto de las PASO para noviembre y no sólo no habrá fugas, sino que subiremos aún más el apoyo porque somos el voto útil para derrotar al kirchnerismo que permita dar una vuelta de página en toda esta historia”, sintetizaba uno de los dirigentes consultados.

Afirman distintos voceros partidarios que alcanzaría con un par de ejemplos para explicar que Manes es inescindible de un espacio como el de Juntos. En primer lugar, y al decir de centenares de fiscales partidarios, hubo una interesante cantidad de votos nulos del espacio donde aparecían dentro del sobre boletas tanto de Santilli como de Manes. Lógicamente no hay una estadística al respecto pero los comentarios vinieron de distintos distritos, específicamente del conurbano.

“En segundo lugar -añaden- no hubo duda que todas las propuestas que hizo Manes tienen como condición necesaria la exclusión de todo condimento populista o kirchnerista y eso lo hizo saber en la campaña de las primarias, es conveniente repasar sus discursos”.

COMANDO COMPARTIDO

Otro asunto tiene que ver con el futuro inmediato. En los días que corren viene asomando la presunción de un binomio SantilliManes o trinomio (si se agrega a Graciela Ocaña) con una autonomía superlativa en la cual difícilmente se acepte un comando de campaña compartido con las cúpulas partidarias de Juntos.

Difícilmente se concrete ese modelo autónomo de trabajo, apuntan al menos desde el radicalismo, a sabiendas que en el Pro ya quedó resuelto de antemano que hay predisposición a una actividad fuertemente coordinada entre usinas partidarias y entornos de campaña.

La conclusión es que habrá un diálogo constante en el cual se escucharán y mucho las formas en que los candidatos quieran avanzar con su proselitismo. A su vez, las cúpulas partidarias tendrán mucho para aportar en cuanto a logística. La diferencia es que ahora el espacio de deliberaciones se agrandó y hay una relación horizontal donde tendrán una cuota importante de participación.

En el caso del radicalismo, la sociedad estuvo más que explícita, resaltan cercanías del comité provincia. La red de locales partidarios y el ejército de fiscales propios fue un activo importante y necesario para la logística de campaña interna. 

Dan a entender que Manes, en un contexto de limitación de acceso a medios nacionales, fue muy bien complementado con una acción territorial constante partidaria y esto -aseguran- hace a una fuerte cuota parte de la inversión política.

Las cartas están por barajarse de nuevo en una partida donde empieza a sentirse el efecto de la cuenta regresiva hacia una elección de medio término, pero que en Juntos la consideran como un comicio para un “cambio de época”. La historia dirá si esa calificación resulta exagerada. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!