Lunes 29.11.2021 | Whatsapp: (221) 5710138
14 de octubre de 2021 | Nacionales

El comienzo del fin

Máximo solo suma enemigos

La suerte cambió para Máximo Kirchner. El jefe de La Cámpora experimentó un declive político después de las PASO, y su futuro y aspiraciones presidenciales aparecen cada vez más complicadas.

La confrontación al interior del Frente de Todos se incrementó y al ritmo que imprimen las encuestas -cada vez más negativas-, lo cuestionamientos y críticas largamente silenciados se multiplicaron. El primer peronista que se le paró de manos fue el intendente de Esteban Echeverría, Fernando Gray, quien incluso judicializó la designación de Máximo Kirchner como presidente del PJ provincial, mucho antes de las elecciones.

Pero el pésimo resultado electoral y las encuestas posteriores, que destacan que el antikirchnerismo roza el 57 por ciento en promedio, dio vía libre al descontento de los intendentes peronistas de la provincia.

Al fastidio de los barones del conurbano ahora se sumó la CGT, ante la pretensión del hijo de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner de hacerse cargo del ministerio de Trabajo. Este martes se registró un fuerte cruce entre el diputado y un histórico dirigente sindical, que no se privó de explicitar que el apellido Kirchner es "piantavotos" y le aclaró que ya no tolerarían más sus caprichos.

El periodista Eduardo Feinmann relató la frase terminante que el referente de la CGT le disparó al jefe de La Cámpora: "El cuerpo tiene la cabeza, que son ustedes de La Cámpora, todos pensantes y estrategas; tu mamá puede llegar a ser el corazón; el presidente puede ser el hígado, que es un órgano fundamental; y nosotros de la CGT somos el culo: negros, olorosos y malolientes. Te voy a explicar una cosa, Máximo: cuando el culo se cierra por varios días, el cuerpo se va llenando de mierda que llega hasta el cerebro y explota. ¿Entendiste, nene? Y se fue".

El tercer factor de conflicto se encendió la noche de las PASO, cuando Sergio Berni responsabilizó de la derrota a Máximo Kirchner, describiéndolo como "engreído y caprichoso", y hasta casi llegan a las manos. Tal es el desagrado con el diputado que hasta Axel Kicillof -otra de sus víctimas- decidió mostrarse este miércoles en un acto público con el ministro de Seguridad bonaerense.

Condenado por las encuestas, debilitado por la derrota en las PASO y las intervenciones peronistas del gobierno nacional y provincial, Máximo asiste con nerviosismo al deterioro de su proyecto político personal. Y se nota.(www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!