Lunes 29.11.2021 | Whatsapp: (221) 5710138
24 de octubre de 2021 | Nacionales

¿Con los chicos sí?

Doble discurso: Alberto Fernández llevó la campaña a una escuela

A pesar de que el Partido Justicialista criticó duramente a Mauricio Macri por visitar escuelas, asegurando que buscaba utilizar a los más chicos con fines electorales, la desesperación por dar vuelta el resultado de las PASO llevó al presidente a destinos insospechados.

El efecto de la derrota del oficialismo en las PASO de septiembre fue catastrófico. El presidente Alberto Fernández desnudó toda su debilidad y se sometió a los mandamientos de su vice, Cristina Fernández de Kirchner, quien no tuvo piedad a la hora de criticar duramente a todo su gabinete y reemplazarlo a gusto.

Al tiempo, la grieta que divide a la coalición gobernante se agigantó luego de las declaraciones de los dirigentes “cristinistas”, como la legisladora Fernanda Vallejos, quien lejos de la organicidad a la que se suelen acoger los peronistas, no tuvo reparos en tildar al presidente de “ocupa”, “enfermo” y “atrincherado”.

Inmediatamente, el círculo cercano a Alberto Fernández convocó al consultor catalán Antoni Gutiérrez Rubí, quien descartó todo lo hecho hasta entonces en materia comunicacional y volvió a lanzar los dados. Ordenó que la gestión comience a recorrer los barrios y acercarse a los vecinos, incluso fue él quien sugirió que el presidente haga visitas “cuaderno en mano” para tomar nota de las inquietudes. Nunca imaginó, sin embargo, que Alberto Fernández lo iba a hacer con una costosa lapicera de 80 mil pesos en la mano.

Siguiendo las indicaciones de sus asesores, el presidente decidió acercarse a una escuela de Temperley, en donde fue recibido por numerosos aplausos pero también por algunos niños que le gritaron “Alberto andate”, mientras las maestras les pedían más respeto por la investidura presidencial.

La iniciativa fue arriesgada.

Durante la campaña del año 2015, Mauricio Macri fue duramente criticado por recorrer colegios. La por entonces oposición lo acusó de utilizar a los más chicos en un sentido proseletista, involucrarlos en “el barro de la política” y hasta inauguraron la frase “con los chicos no”. Con el objetivo de esquivar el obstáculo, el Partido Justicialista publicó que “el presidente Alberto Fernández fue invitado a Temperley para conversar con estudiantes que terminan el secundario. Decimos sí a una Argentina en la que la juventud sea protagonista y pueda desarrollar todas sus capacidades”.

La premisa de ir a dialogar con los estudiantes del último año de la secundaria no fue casual. Una de las principales preocupaciones que dejó las PASO tiene que ver con la fuga del voto joven hacia espacios vinculados con Juntos y hasta las líneas más lejanas de Javier Milei en la Capital Federal.

No todos dentro de su círculo cercano estuvieron de acuerdo con la iniciativa. En efecto, puertas adentro de Casa Rosada hubo críticas y hasta se habló de los “manotazos de ahogado” de un presidente derrotado, sin rumbo, que gira bruscamente sobre sus propios talones en función de lo que le pide su heterogéneo grupo de asesores.

En apenas unas pocas semanas se sabrá, a ciencia cierta, si la estrategia electoral de la presidencia surtió efecto o si fue, en definitiva, el manotazo de un mandatario ahogado por el rechazo. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!