Lunes 29.11.2021 | Whatsapp: (221) 5710138
22 de noviembre de 2021 | Nacionales

Internas de internas

Cuán cerca está Argentina de un acuerdo con el FMI

El gobierno nacional experimenta una presión insoportable para cerrar el acuerdo con el FMI. El propio organismo de crédito internacional, la oposición, los medios alineados con al oposición, los mercados y hasta la opinión pública formateada por esos medios insisten.

El mercado financiero empuja los dólares alternativos por los aires. Los proveedores de carne restringen las entregas y suben los precios. ¿Hasta cuándo podrá postergarlo?

Para firmar el acuerdo, el Fondo reclama consenso de las fuerzas políticas principales. Pero no es tan sencillo, ya que para garantizar que no estalle el Frente de Todos el presidente y el ministro de Economía, Martín Guzmán, deben asegurar que tienen aval de Cristina Fernández y adaptar su discurso al de la vicepresidenta. Pero esa adaptación les exige subir el tono de la confrontación con los “halcones” de la oposición, lo cual les cierra el camino del entendimiento con las “palomas”, que corren el riesgo de ser barridas de la interna de Juntos por el Cambio, acusados de demostrar una debilidad inaceptable.

Apenas unas horas después de conocidos los resultados de las elecciones de medio término,  el FMI enfatizó nuevamente sus condiciones: una propuesta económica concreta y con aval político suficiente para avanzar en las tratativas por la deuda. Guzmán y Alberto Fernández salieron a responder que la negociación cuenta con el aval explícito de la vicepresidenta. Así le respondían simultáneamente al Fondo y a la interna del Frente de Todos.

Pero el FMI también reclama contar con el mayor consenso posible de la oposición, ya que podría ser la encargada de cumplirlo. Y ahí el gobierno flaquea, ya que, para contener la unidad interna, debe salir a reclamar ese apoyo en tono desafiante a Juntos por el Cambio, exigiendo su apoyo a un “plan plurianual” cuyo contenido se desconoce, y que además no le aportaría ningún rédito a los opositores.

Las tres etapas del plan serían: acuerdo de los lineamientos generales con el FMI, aceptación de los socios del Frente de Todos, aprobación en el Congreso con el aval de la oposición. Todos estos pasos deberían darse en tiempo récord: entre la primera semana de diciembre y antes de Navidad.

Si no estuviera CFK de por medio, el gobierno de Alberto Fernández no tendría inconveniente alguno para cerrar con el FMI y la oposición. Pero con Cristina otro es el escenario. Los ítems asociados con el ajuste no tienen mucha perspectiva de ser aprobados. Sobre todo en tarifas, subsidios y jubilaciones.

El silencio gélido de la vicepresidenta incrementa el suspenso. ¿Le dio carta blanca a Alberto, como sostienen algunos? ¿O, por el contrario, le dio una última oportunidad para “dejarlo hacer”, dentro de lo que él sabe que a ella le resulta aceptable?

De este modo, el cronograma de tres pasos de diciembre se construye sobre una ciénaga. Es prácticamente imposible que el FMI resigne sus exigencias. También lo es que Cristina las apruebe sin más. También lo es si el proyecto que se envía al Congreso lleva el aval de la ex presidente.

En su fuero íntimo Alberto sabe que sólo habrá acuerdo previa ruptura con la vicepresidenta. La mayoría de su entorno lo alienta en ese sentido, ya que entienden que la alternativa es el colapso. Del otro lado imaginan exactamente lo inverso: que el colapso provendría de la ruptura por Cristina. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!