Miércoles 07.12.2022 | Whatsapp: (221) 5710138
7 de diciembre de 2021 | Legislativas

Fiel al internismo

Se rompió

Tal como era inevitable, la explosiva interna dentro de Juntos por el Cambio comenzó a producir las primeras fracturas. Alentados por la debilidad característica del gobierno nacional, comenzaron los reposicionamientos con miras a las elecciones 2023, en las que se disputa el premio mayor: la presidencia.

Desde el momento mismo de la salida de la presidencia de Mauricio Macri, el radicalismo viene reclamándole al Pro una mayor participación en el proceso de toma de decisiones y un mayor protagonismo dentro de la alianza. Ahora doceradicales formarán su propio bloque, Evolución Radical, dentro de JxC. 

Si bien la estrategia de competir en las PASO sirvió para definir candidaturas e incorporar a nuevos actores, la competencia interna en Juntos sólo se potenció. El resultado de la provincia de Buenos Aires fue determinante, y dejó en claro que, a nivel nacional, "la UCR tiene la estructura que no tiene aún el Pro, que es un partido no tradicional".

Si bien Horacio Rodríguez Larreta consiguió mantenerse como el precandidato presidencial mejor posicionado, no es aún el líder indiscutido. Ese lugar le es disputado por Patricia BullrichGerardo MoralesAlfredo Cornejo y el renacido Mauricio Macri, y no faltan quienes pongan sus fichas en Facundo Manes. Sin un escenario electoral próximo, todos los actores juegan sus fichas y se reposicionan. La orden de largada la dio el sector que responde a Martín Lousteau, que anunció la creación de un bloque propio, que estará liderado por el cordobés Rodrigo de Loredo.

"Las PASO le hicieron bien a Juntos, pero me parece que a la vez no quedaron resueltas las diferencias, porque ahora los sectores que ganaron las primarias, como el de Rodrigo de Loredo en Córdoba, apoyado por Martín Lousteau, reclaman un mayor protagonismo dentro de la coalición. Eso también se va a ver en la mesa nacional", analizó un reconocido analista político perteneciente al staff de La Nación.

La jugada fallida que posibilitó la rebelión la realizó el protegido de Lilita Carrió, Mario Negri, quien se presentó como precandidato a la senaduría por Córdoba y perdió la interna. En las PASO no sólo naufragaron sus expectativas de alcanzar la gobernación provincial en 2023, sino también quedó muy desautorizado para mantener la conducción del bloque radical y del interbloque en Diputados. Si bien Negri pretende continuar de todos modos, está deslegitimado. En la propia interna de su provincia le dijeron que no.

Por ahora, la ecuación da doce diputados radicales para Evolución Radical y 27 que seguirían a al radicalismo tradicional. Pero aún quedan varios por pronunciarse. Y, lo que es peor, sin que ninguno se vaya de la coalición opositora, alimentan las expectativas de Cristian Ritondo de presidir el bloque del Pro y el interbloque de Juntos, aprovechando la fractura radical. Una vez más, la vocación internista del radicalismo vuelve a jugarle en contra.

A la fractura entre el partido oficial y Evolución se suma el juego de Alfredo Cornejo, que toma distancias de Negri pero pretende desplazar a Martín Lousteau de la conducción del interbloque en el Senado. El mendocino necesita disponer de algún cargo de liderazgo institucional para no perder su lugar en la mesa nacional de Juntos, ya que en el curso de este mes abandonará la presidencia del comité nacional de la UCR.

La componenda que trama este sector consiste en que Luis Naidenoff mantenga la presidencia del bloque, mientras que Cornejo asuma la del interbloque. Pero debe competir con las pretensiones no sólo de Lousteau sino también de Carolina Losada, por su condición de mujer, mediática y procedente de una provincia de las “grandes”.

La interna radical no tiene fin. (www.REALPOLITIK.com.ar)


ETIQUETAS DE ESTA NOTA

Horacio Rodríguez Larreta, Cristian Ritondo, Alfredo Cornejo, Martín Lousteau, Mario Negri, Mauricio Macri

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!