Lunes 26.09.2022 | Whatsapp: (221) 5710138
16 de diciembre de 2021 | Nacionales

Le diagnosticaron encefalitis crónica

Tiene trece años y su vida se convirtió en un infierno tras vacunarse contra el COVID-19

Tras una nota de este medio sobre el posible vínculo de la vacuna Pfizer con la encefalitis aguda de una menor, Alejandra Rodríguez decidió buscar auxilio y contar la historia de su hija, Mía.

Mía Muñoz tiene trece años y le diagnosticaron cefalea crónica. Tras leer la nota sobre la historia de Candela Núñez, su mamá se comunicó con este medio y sostuvo que los dolores de cabeza de la adolescente empezaron después de que le aplicaron la primera dosis de la Pfizer.

“Soy de San Martín de los Andes, Neuquén, y la verdad no me deja tranquila ese diagnóstico. ¿Podrán ayudarme? No hay un día que este sin dolor”, escribió Alejandra Rodríguez a REALPOLITIK. La joven recibió la vacuna el pasado 16 de octubre y, desde entonces, su mamá lucha por mejorar su calidad de vida, profundamente deteriorada.

En este tiempo, Mía pasó muchos días yendo al hospital, hisopándose y aislándose, dado que el dolor de cabeza es uno de los síntomas de la COVID-19. Luego, le hicieron una tomografía y el neurólogo dijo que estaba “bien todo” y “la medicó con pocos resultados”.

Cabe destacar que la mamá de la adolescente se comunicó con este medio al leer la historia de Candela Núñez, otra chica de catorce años que (de acuerdo a los estudios médicos) no poseía ningún tipo de antecedente y terminó internada en grave estado, luchando por su vida, minutos después de recibir la segunda dosis de la vacuna Pfizer.

“No sé si fue por la vacuna, pero fue a partir de ahí fue que mi nena, que no tiene enfermedades de base, muy sana, comienza con dolores muy fuertes de cabeza”, explicó Alejandra. Por tres meses, Mía está realizando un tratamiento que consiste en tomar todas las noches tryptalgin 10 miligramos (amitriptilina 10 miligramos); además, puede recurrir al naxopreno si se intensifica el dolor.

¿CÓMO SIGUE?

“El día a día de Mía es relativo, porque esas cefaleas aparecen de golpe y no pudo ir a la escuela con normalidad. Estaba en un equipo de competición y no pudo participar de los provinciales porque estaba enferma”, lamentó. “No sé si tiene que ver con la vacuna o no, pero cuando vi este artículo pensé en consultar porque tal vez pueda llegar a un médico que nos ayude para que mi hija tenga calidad de vida y pueda volver a su rutina”, agregó.

A partir de lo sucedido, la mujer está dudando respecto de vacunar a la adolescente, que tuvo COVID-19 en mayo, con la segunda dosis. Pero tiene una certeza: quiere aliviarla. 

Embargada por la emoción, Alejandra Rodríguez concluyó: “Me gustaría que algún médico que esté con este tema nos pueda ayudar a mejorar la calidad de vida de mi hija. Como mamá te da mucha impotencia cuando no podés ayudar a tus hijos para que no sientan dolor”. (www.REALPOLITIK.com.ar)


ETIQUETAS DE ESTA NOTA

Coronavirus, Pfizer, Candela Núñez, Mía Muñoz

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!