Sábado 22.01.2022 | Whatsapp: (221) 5710138
11 de enero de 2022 | Nacionales

Titubeante

Alberto Fernández salió de su tibieza y cuestionó al FMI

En vistas de la estrategia opositora de desentenderse del arreglo con el FMI sobre la gigantesca deuda que ella misma generó durante el gobierno de Macri y la crítica que la firma de este tipo de compromisos genera en los sectores más radicalizados del Frente de Todos, Alberto Fernández no quiso quedar como el “pato de la boda”.

“El Fondo, una vez más, intenta imponernos un programa y ahí no estamos de acuerdo”, denunció el presidente esta tarde, recalentando así la escena política y empresarial argentina.

"El Fondo dice en sus estatutos dice que el FMI analizará el programa que el país proponga, pero en verdad lo que intenta hacer el Fondo Monetario, una vez más, es imponernos un programa y ahí no estamos de acuerdo”, enfatizó el primer mandatario.

Y, sin medias tintas, agregó que la “Argentina está absolutamente impedida de afrontar ese pago. Nadie piensa seriamente en el mundo que Argentina puede pagar, entre capital e intereses, 19.000 millones de dólares este año”.

El presidente reiteró que él y su equipo buscan un camino de crecimiento para así poder hacer frente a los pagos. Pero, continuando con la línea dura que adoptó este lunes, recordó: “El Fondo tiene una cuota de responsabilidad de lo que pasó. Me parece que, más allá de la responsabilidad que cada uno tenga, el gobierno y las autoridades del fondo de entonces, habiendo entregado un préstamo incalificable en términos técnicos, a eso sobreviene una pandemia: no se le puede pedir a un país como Argentina más exigencia que la que un país puede dar”.

Alberto Fernández señaló que, desde su perspectiva, “la discusión es ver cómo tiene que ser el programa, si es como el que proponemos, con crecimiento para afrontar pagos, o es, otra vez, volver a la receta eterna del Fondo, que es más ajuste, achicar la economía, importar menos. Para hacer eso no estamos, por eso se demora la discusión”, subrayó con contundencia.

Finalmente lanzó una fuerte crítica a la oposición de Juntos por el Cambio por su actitud prescindente y sus pretensiones y exigencias que bloquean constantemente el diálogo sobre una cuestión que, lejos de aportar votos, los ahuyenta. A punto tal que llegó a denunciar las “retóricas vergonzosas de quienes generaron el problema”.

“Tenemos que estar todos anoticiados y trabajar unidos para que la negociación permita que el crecimiento no se detenga y que la deuda no se vuelva en un nuevo padecimiento”. 

“Encontramos retóricas vergonzosas de quienes generaron el problema. En el año 2018 la Argentina no le debía un centavo al Fondo Monetario. Mal que les pese, estas fueron las decisiones que tomaron ellos, que le van a costar a Argentina el esfuerzo de generaciones, lo mejor es trabajar unidos para encontrar una solución para la Argentina”, disparó.

El acuerdo con el FMI es un tema ríspido cuyas consecuencias afectarán gravemente a quienes lo respalden. Sin embargo, la dirigencia política no puede escaparle al bulto, ya que la falta de un entendimiento podría llevar a resultados aún más graves.

La dirigencia tiene su mirada fija en las elecciones presidenciales de 2023, y todo aquello que obstaculice las pretensiones de los distintos aspirantes trata de ser ignorado o invisibilizado. Pero el FMI y la deuda tomada por el gobierno de Mauricio Macri están presentes, tienen vida propia y no se los puede borrar de un plumazo.

Un gobierno debilitado y sin el respaldo de la oposición ni de amplios sectores del oficialismo es una tentación para cualquier negociador que deba confrontarlo. El FMI no es la excepción. (www.REALPOLITIK.com.ar)


ETIQUETAS DE ESTA NOTA

FMI, Alberto Fernández, Mauricio Macri

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!