Lunes 04.07.2022 | Whatsapp: (221) 5710138
28 de enero de 2022 | Séptimo Arte

Entrevista REALPOLITIK

The Free Fall, una película que toma elementos del terror latino y europeo

James Kniest estuvo a cargo de la fotografía de la producción dirigida por Adam Stilwell. En una entrevista con REALPOLITIK contó cómo fue rodar esta historia y la decisión de confundir al espectador para contribuir a la intriga y el misterio.

HORACIO DELGUY

por:
Federico Carestia

En los últimos años, el mundo del terror se volcó mucho al susto de sobresalto. Particularmente en el mainstream, todo parece ir cada vez más en busca de una tensión que se remate con una aparición rápida de un personaje o criatura, o con algún ruido que tome por sorpresa al espectador. La construcción de climas y de tensiones se ha convertido casi en un problema para películas como las de la saga de El Conjuro, que están más preocupadas por el impacto y no tanto por cómo cuentan y qué cuentan.

Por eso, cuando James Kniest habla de su último proyecto está tan orgulloso de lo logrado. El director de fotografía de The Free Fall, película de terror dirigida por Adam Stilwell, asegura que además de la influencia de clásicos de los 70 en su relato, hay reminiscencias al cine de autor latinoamericano y el europeo. Según su visión, este tipo de películas se toman un tiempo más para contar y desarrollar sus situaciones.

En una entrevista con REALPOLITIK, el realizador que trabajó en producciones como Annabelle y los éxitos de terror de Netflix, Misa de Medianoche y La Maldición de Bly Manor, contó cómo fue ser parte de esta producción. The Free Fall está protagonizada por Shawn Ashmore (The Following, X-Men) y Andre Londo (Narcos), y aunque ya se estrenó en los Estados Unidos, todavía no tiene su fecha definida para la Argentina.

REP.- ¿Qué fue lo que le interesó de ser parte de este proyecto?

Primero que nada por la gente involucrada. Tengo una gran relación con uno de los productores que era diseñador de producción y él me presentó al director, Adam, con quien conectamos de inmediato. Es muy divertido, trabaja mucho. Tradicionalmente estoy fuera de Los Ángeles y quería quedarme en casa por un tiempo. Y luego el guion. Era muy interesante y cambió con el tiempo, pero era muy interesante porque te darás cuenta que no sabés realmente qué pasa y me gusta esa intriga, ese misterio. Me parece que los narradores americanos muchas veces develan demasiado muy rápido. Mientras que los europeos y los latinos mantienen el suspenso un poco más y te hacen pensar mucho para entenderlo. Y lo otro fue que el guionista inicial, Kent Harper, fue alguien que conocía de mi juventud. Fue como completar el círculo. Terminó siendo un gran proyecto del que estoy muy orgulloso. Quitándole lo de tener que hacer la postproducción en la pandemia. 

RP.- ¿Qué le pidió el director para fotografiar esta producción?

Creo que lo primero que acordamos fue que íbamos a hacer que la época fuera ambigua y no saber cuándo era. Apoyarse en algunas cosas un poco, como El bebé de Rosemary, El exorcista o cosas que tienen esa estética, para sumar a la confusión. No hubo tecnología moderna, no hay autos, no hay televisores, hay un solo teléfono, que es a disco, el vestuario es ambiguo. La casa nos ayudó a camuflar la época también. Eso fue lo primero que hablamos, que no se sepa cuándo ocurre esta película. Te vas a dar cuenta que mucho pasa en su cabeza.

RP.- ¿Qué puede decir de la química entre los protagonistas?

Fue tremenda. Adam es muy directo para rodar y muy dispuesto. Todavía está aprendiendo, pero tiene muy buenas ideas y es claro con la dirección. Pero está dispuesto a lo que los actores proponen. Noté que hablaron mucho del tono y las escenas. Se notaba que pensaban igual. Shawn es súper profesional, trabaja muy duro. Se quedaba en el set para entender cómo sería toda la película. Trabajé con muchos actores que cortás y se van y no tenés la chance de hablar. 

RP.- Tiene mucha experiencia en el terror. ¿Qué es lo que le atrae del género?

Comencé haciendo trabajo subacuático, documentales. Luego hice comerciales y videoclips y empecé a buscar trabajos narrativos, pequeñas películas. Creo que rápidamente me di cuenta que esos son los proyectos que están disponibles para alguien con un poco de experiencia y está dispuesto a trabajar con esos presupuestos. Así empezó todo. Luego, mi estilo tiende a ser oscuro, con imágenes densas y encaja con eso. Me gusta mover mucho la cámara. Eso va para thrillers, acción, terror. Eso te termina llevando al terror o al género. Digo a menudo que ahora el terror puede ser cualquier cosa, no son las cosas con las que me crié como Carrie o Pesadilla, o hasta Tiburón. Las líneas están difusas. Por un tiempo no quería que me encasillaran pero ahora me gusta mucho. Una de las razones es que los fans del terror nos apoyan mucho. (www.REALPOLITIK.com.ar)


ETIQUETAS DE ESTA NOTA

James Kniest

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!