Miércoles 06.07.2022 | Whatsapp: (221) 5710138
11 de febrero de 2022 | Nacionales

El “ala feminista”

Vilma Ibarra y Gabriela Cerruti, rozando la androfobia

El “ala feminista” de la mesa chica de Alberto Fernández está impulsando un cambio en la jefatura de Gabinete. No sería sólo una “movida de piso” a Juan Manzur, sino que se lo presenta como una “reivindicación” de la igualdad de género que el presidente proclamó insistentemente en el primer año de su gestión.

Quien lidera la movida, como no podría ser de otra forma, es Vilma Ibarra, cuyo nombre, junto con los de la portavoz presidencial Gabriela Cerruti y Cecilia Todesca -quien fuera vicejefa de Gabinete de Santiago Cafiero y hoy lo acompaña en la Cancillería- suenan como las candidatas del sector. 

Si bien no tiene eco en los medios, la disputa de género es asfixiante en las proximidades de Alberto Fernández. La designación de Gabriela Cerruti fue el producto de la insistencia de Vilma Ibarra, quien así desactivó la palabra pública del jefe de Gabinete, Juan Manzur.

Vilma Ibarra es cuestionada en el albertismo porque la secretaria Legal y Técnica a su cargo ha cajoneado cientos de nombramientos de funcionarios simplemente por ser hombres. El argumento puertas adentro de Ibarra es que el presidente no cumple su promesa de garantizar la paridad de género en las designaciones.

A mediados del año pasado Alberto Fernández le solicitó a la ministra de las Mujeres, Elizabeth Gómez Alcorta, la redacción de un decreto para impulsar la paridad. "Hoy mismo", enfatizó públicamente. Pero todos sabemos qué pasa con las inspiraciones de Alberto cuando intenta agradar en público. Nada.

Por el contrario, desde mediados del año pasado la caída en la participación de mujeres en el gobierno nacional no se detuvo. Tanto Marcela Losardo como Sabina Frederic fueron reemplazadas por hombres, a punto tal que, de 21 ministerios, 19 son varones. Como represalia, Ibarra cajonea las designaciones de hombres -ya que deben pasar por la secretaría Legal y Técnica-, argumentando que no se respeta la igualdad de género, aunque ninguna ley ni decreto la avale. Por ahora, se trata de un conflicto interno del albertismo, que no afecta al cristinismo ni al massismo, pero que genera cada vez más malestar.

Pero no sólo las “chicas superpoderosas” pretenden reemplazar a Manzur. Ibarra decide a su criterio a quién se designa y a quién no, y Cerruti quiere quedarse con el monopolio de la comunicación oficial, a punto tal que le indicó al subsecretario de Comunicación y Prensa, Marcelo Martín, que evite en el futuro seguir hablando con periodistas, ya que considera que esa es su tarea exclusiva.

¿Qué opina Alberto al respecto? Como siempre, depende de quién le pregunte. (www.REALPOLITIK.com.ar) 


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!