Sábado 20.04.2024 | Whatsapp: (221) 5710138
11 de febrero de 2022 | Cultura

Un clásico

Reeditan el momento culmine de Los Abuelos de la Nada

Tras cinco shows en el teatro Ópera, la banda publica en 1985 un disco y un videohome que dejan registro de su momento más alto, antes de la dispersión de Andrés Calamaro y Cachorro López.

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir
print sharing buttonImpresión
gmail sharing buttonCorreo electrónico

por:
Juan Provéndola

Después del debut homónimo, "Vasos y besos" e "Himnos del corazón", Los Abuelos de la Nada comienza 1985 a caballo del éxito de sus numerosos hits. El año los recibe con shows a sala llena, giras por el interior y las primeras presentaciones fuera del país. 

Pero, al mismo tiempo —y casi que como consecuencia de aquello— se libran en el seno interno tironeos que modifican el humor grupal. Miguel Abuelo había reutilizado el nombre de su primera banda en este proyecto reiniciado en 1981 con otros músicos. Un plantel inapelable que se involucró en la composición y entonces le puso su propia marca algo que ya no era sólo de Abuelo.  

Tras cuatro años en Los Abuelos, y observando que tenía paño para crear canciones, Andrés Calamaro propone un año de descanso colectivo para hacer su experiencia solista. Miguel Abuelo se opone fervientemente, aunque Cachorro López —el tercer cerebro— se suma a la propuesta. 

"Me quedó la sensación de que entre ellos había cierta tirantez, usaban camarines distintos y algo se vibraba", recordó Jorge Alloggio, encargado de producción de Los Abuelos, en "El paladín de la libertad", notable biografía de Miguel a cargo del periodista Juanjo Carmona.

El cierre de esta era entregó una postal épica: Miguel "llorando" sangre después de recibir un piedrazo el 11 de octubre de 1985 en Vélez, último show de Los Abuelos bajo esa alineación. Luego llegaría un receso y el regreso de Abuelo con los músicos que grabarían "Cosas mías". 

Pero acaso el verdadero final no fue ese, sino la quinteta de shows en el teatro Ópera que dieron en mayo del mismo año. La excusa era grabar un disco en honrara la performance en vivo, algo que —sostenían— no ocurrió en los tres álbumes de estudio. Además, comenzaba a despertarse el videohome como un formato de salida comercial, por lo que también se realizó un registro audiovisual. 

Aún ya sin Gustavo Bazterrica, eyectado de la banda en los ensayos previos a los Ópera, el grupo se realineó de manera inteligente: el Vasco era reemplazado por Gringui Herrera, se sumaba a los teclados Juan del Barrio (quien sobreviviría en la formación posterior) y retornaba a escena Daniel Melingo —ya en Los Twist— no solo para tocar el saxo, sino también algunas guitarras rítmicas. 

La producción fue de primera y posterizó el momento culmine del éxito de Los Abuelos: tras esa performance apoteósica, el grupo se desinfló hasta desintegrarse seis meses más tarde. Como anticipo de lo que no fue, quedaron "Zig zag" y uno de los clásicos insignes: "Costumbres argentinas".  

"En Los Abuelos había un mutuo acuerdo de desarmar la banda, ya que no estaba pasando lo que pasaba entre nosotros, no estábamos transmitiendo afuera lo que queríamos, había una especie de desgaste y Miguel quería que siguiéramos trabajando juntos y yo quería seguir trabajando, pero le dije 'démosle un tiempo, vamos a juntar un poco de aire, dejemos el nombre de Los Abuelos alto entre la gente, que nos extrañe", le reconoció Cachorro a Carmona.

La cuenta oficial de YouTube de la banda rescató el videohome y lo subió con calidad remasterizada. Postales de los mejores Abuelos de la Nada en el pico de su brillo, entonces un paso por delante de Virus y Sod Stereo en convocatoria y antes de que Calamaro comenzara su camino solista, Cachorro se incorporara al transbordador continental de Miguel Mateos y Abuelo tuviera volver a mezclar el mazo, en la última baraja de su vida. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!