Jueves 30.06.2022 | Whatsapp: (221) 5710138
11 de febrero de 2022 | Séptimo Arte

Entrevista REALPOLITIK

Griffin Dunne: “En Succession valoran la palabra y el ritmo de cómo lo hacés”

El actor conocido en la actualidad por darle vida a Nicky Pearson en This is us tuvo un papel en la primera entrega de la exitosa serie de HBO. En una entrevista contó cómo se trabaja en este drama.

HORACIO DELGUY

por:
Federico Carestia

Succession es, sin ningún tipo de discusión, una de las mejores series que se vieron en la pantalla desde el final de Breaking Bad. A la altura de genialidades como Los Soprano y Mad Men, la producción creada por Jesse Armstrong ya ocupa un lugar en el Olimpo de las ficciones que serán recordadas por siempre como clásicos, gracias a sus poderosas líneas y la precisión de las interpretaciones de sus actores. No por algo hace tres años que no para de hablarse de Jeremy Strong gracias a su rol como Kendall Roy.

La ficción de HBO se centra en la familia Roy, una de las más poderosas e importantes a nivel mundial, que se ha hecho un espacio entre los reyes de los medios de comunicación. Aunque sostienen que no están emulando a ninguna persona en particular, hay claras influencias de figuras como Ted Turner o Ruper Murdoch. Todos los grandes magnates sirvieron para, de alguna forma, modelar al patriarca de la familia, Logan Roy, interpretado por Brian Cox.

En la primera temporada, cuando la serie todavía no tenía el reconocimiento que tiene en la actualidad, donde es casi un delito no haberla visto, apareció un actor con gran trayectoria. Se trata de Griffin Dunne, quien puede ser reconocido por su papel como Nicky Pearson en This is us, pero también gracias a sus trabajos en Hombre Lobo Americano en Londres o After Hours, de Martin Scorsese. En una entrevista con REALPOLITIK contó cómo se trabaja en la ficción del momento, y los recuerdos que tiene del rodaje, cuando la serie todavía no había explotado entre el público.

RP.- ¿Cómo fue sumarse a este mundo que hoy es tan aclamado?

Fue interesante porque la serie no se había emitido y cuando empezó, llevó un tiempo para que la gente conectara. Creo que la primera reacción de la crítica y la gente fue: "Dios esta gente es horrible, por qué voy a querer mirar esto". Creo que estaba en el grupo más viejo de gente, cuando recién salió. No fue... Nadie sabía qué esperar. Los actores empezaban a conocerse, yo era uno de esos. Pero ellos sabían y yo también por ver el guion del episodio en el que estaba, que era una escritura increíblemente buena. Muy verbal, muy específica en su tono, algo para lo que tenés que estar preparado. Nada de "después veo cómo hacer las líneas". La gente se presentaba a trabajar y si lo hacés preparado, vas a poder jugar. 

RP.- ¿A qué se refiere con la posibilidad de jugar?

Jugábamos con el otro y nos hacíamos reír, nos dimos cuenta del absurdo de la situación, de tener una familia que necesita a un psiquiatra para resolver sus problemas y nos reímos mucho. Kieran es graciosísimo. Fue divertido. Estuvimos en Santa Fe, Nuevo México. La serie empezó a emitirse, creo que era el tercer episodio. Nadie había prestado mucha atención por lo que recuerdo, pero ahora todos se pusieron al día. Todavía recibo mails de gente que me acaba de ver. Es un trabajo que no para de dar.

RP.- ¿Hay espacio para la improvisación en una serie así?

Hubo un poco de improvisación pero no mucho. El guion estaba muy ajustado. Están abiertos a las reacciones que alguien sienta real, orgánica y que no sea planificada, están de acuerdo. Pero Armostrong y los guionistas son del mundo del teatro, de Europa y el teatro inglés, valoran la palabra y el ritmo de cómo lo hacés. 

RP.- Hace algunas semanas, This is us mostró por primera vez el reencuentro de su personaje, Nicky, con Sally. ¿Qué puede contar al respecto?

Donde sea que vaya, incluso con mi tapabocas, la gente me dice: "Estoy tan feliz por tí, Tío Nicky". Son completos desconocidos, me pone la piel de gallina. Nunca viví algo así con fans o gente que mira la serie. La gente está genuinamente feliz por mí, es divertido y dulce. Esperaba que la parte de Sally fuera por un largo tiempo, pero terminó siendo un pase de magia. Cuando me dieron el guion quedé increíblemente sorprendido por quien no era Sally. Me gustó cómo tomaron la temática de cuando dejás ir algo a lo que estás aferrado, que te lastimó, y surgen otras oportunidades. Eso me pareció hermoso. (www.REALPOLITIK.com.ar)


ETIQUETAS DE ESTA NOTA

Federico Carestía, Griffin Dunne

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!