Domingo 25.02.2024 | Whatsapp: (221) 5710138
22 de febrero de 2022 | Nacionales

Tras una reunión

FMI y jubilaciones, en el debate de Alberto Fernández y Sergio Massa

El presidente y el titular de la Cámara de Diputados, se reunieron en la Casa de Gobierno y coincidieron en la necesidad de que el proyecto sobre el acuerdo con el Fondo Monetario ingrese al Congreso "lo antes posible".

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir
print sharing buttonImpresión
gmail sharing buttonCorreo electrónico

Alberto Fernández le solicitó a Massa la organización de un debate "ágil y participativo", que se iniciará a principios del mes próximo. La reunión se realizó en la Casa Rosada entre las 16.30 y las 18.30 de este lunes, y se insistió en que “no va a haber acuerdo con el FMI que detenga el crecimiento en la Argentina”, y se enviaron señales a los jubilados para que "estén muy tranquilos" porque tampoco se frenará el incremento de sus haberes a partir de ese acuerdo.

Fernández recordó que uno de los compromisos de su gobierno consiste en "ordenar una economía desquiciada que ha dejado" el ex presidente Mauricio Macri, "con una inflación muy alta y con una deuda como nunca tuvo la Argentina, tomada con una irresponsabilidad increíble", en su última aparición pública en la localidad de Mar Chiquita, donde mostró sus dotes como atajador de penales playeros.

El jefe del bloque de diputados del Frente de Todos (FDT), Germán Martínez, coincidió con la tesis acordada por el presidente y Sergio Massa, y pronosticó que cuando el proyecto ingrese al Congreso se dará un debate "intenso pero abreviado en el tiempo", con la intención de que tenga "una resolución en el menor tiempo posible".

Además, reafirmó que está trabajando para "despejar dudas" en la Cámara baja, para sumar "la mayor cantidad de votos positivos posible", incluido Máximo Kirchner y los diputados que le responden.

Sin embargo, los anuncios que se filtraron este lunes sobre el tema jubilaciones levantaron polvareda. La previsión social es el principal gasto del estado, y el acuerdo explicita que “el gasto en jubilaciones y pensiones se guiará por el nuevo mecanismo de actualización adoptado a fines de 2020”. Se refiere al actualmente vigente, inspirado en el aplicado por Cristina Kirchner durante su presidencia.

“Sobre la base de esto, realizaremos un estudio que describa opciones y recomendaciones para fortalecer la equidad y la sostenibilidad a largo plazo de nuestro sistema previsional, enfocándose, en la evaluación de los regímenes especiales previsionales”, continúa.

Inmediatamente jueces, diplomáticos y docentes encendieron las alarmas. Una vez más, el ministro de Economía, Martín Guzmán salió a tratar de calmar las aguas en su cuenta de Twitter: “No habrá ninguna reforma jubilatoria. Nuestro gobierno siempre va a cuidar y trabajar para mejorar el salario de nuestros jubilados. Se mantendrá la fórmula de movilidad sancionada en 2020, sosteniendo los derechos que fortalecimos con esa ley”, enfatizó.

También hizo lo propio Alberto Fernández, quien aclaró que no acordó con el FMI estudiar los regímenes previsionales docentes: “La diferencia es muy grande y no es para docentes”.

“De lo que se habla es de los regímenes especiales de privilegio, donde básicamente están los embajadores y jueces. Algo hicimos con los jueces, pero creo que deberíamos avanzar más. Lo mismo con los embajadores”, completó el presidente.

El tema central que el gobierno se comprometió a estudiar es el de “los mecanismos que favorezcan la prolongación voluntaria de la vida laboral de las personas”, ya que tiene datos concretos de que una gran parte de las personas en edad de jubilarse y que hasta ahora debían hacerlo obligatoriamente, si tienen la oportunidad, seguirán trabajando para mantener su nivel de ingresos. De este modo, esas personas mayores ganarán más y el estado gastará menos.

El problema es que estas reformas ampliatorias de la edad jubilatoria generalmente son realizadas en contextos de crecimiento del empleo y no de retracción, para que no se transformen en un tapón para el ingreso de jóvenes al mercado laboral. De este modo, para aplicarlas el gobierno deberá asegurarse de mantener un crecimiento económico que le permita generar multiplicidad de nuevos empleos. 

¿Será capaz de hacerlo un gobierno cada vez más desgastado y fracturado tanto al interior de la coalición gobernante como en su relación con la sociedad? (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!