Jueves 30.06.2022 | Whatsapp: (221) 5710138
23 de febrero de 2022 | Municipales

Alfil de Máximo Kirchner

Martín Alaniz, el agente de Contrainteligencia detrás de la unidad del PJ La Plata

Hace años que, desde las sombras, digita el armado kirchnerista en La Plata. A pesar de sus recurrentes fracasos, su vinculación con Máximo Kirchner se sostiene en el tiempo con absoluta incondicionalidad. Su paso por el radicalismo, su irrupción en el peronismo platense y el llamativo silencio de arco pejotista local.

NK.- ¿De dónde salió este pibe?

NN.- Jugaba al handball con Máximo cuando era chico.

NK.- Ah…

El breve intercambio de palabras recuerda una anecdótica conversación, allá por el cierre de listas del año 2009, entre un reconocido dirigente platense y Néstor Kirchner, quien ya entonces se asombraba por la impunidad con la que Martín Alaniz tejía, sin la más mínima experiencia, los hilos del Frente para la Victoria en la capital bonaerense. Por supuesto, también exponía la forma en la que los cuadros políticos del peronismo eran desplazados por amigos, familiares y conocidos de la familia Kirchner, sin tener historial de militancia alguno.

Oriundo de Río Turbio, Santa Cruz, y radicado en la capital bonaerense para estudiar Ciencias Políticas en la Universidad Católica de La Plata, Martín Alaniz integró la recordada Concertación K junto a dirigentes radicales, apalancado por el propio Roberto Porcaro en la fracasada búsqueda de un postulante a gobernador que pudiera dar batalla en los comicios de 2007.

Paralelamente, por aquel entonces, el radical Porcaro también incluyó a la vida kirchnerista a otros dos dirigentes de la Juventud Radical: Mayra Mendoza (Quilmes) y José Ottavis (San Isidro).

El 2 de abril de 2013, la ciudad de La Plata sufrió la peor crisis de su historia cuando una fuerte lluvia y la falta de obras estructurales se juntaron para armar una tormenta perfecta. La Cámpora, que ya conducía Martín Alaniz, fue duramente criticada por politizar las donaciones recibidas tanto por el estado como por particulares. De hecho, en su entorno aseguran que fue justamente él quien incentivó a Larroque para que impulsara el despido del periodista Juan Micheli de la TV Pública tras el cruce por las pecheras de La Cámpora en medio de un operativo montado para ayudar a familias afectadas.

Poco después, Martín Alaniz sabría ocupar una banca en el Concejo Deliberante de La Plata. Sin embargo, su rol como edil duró apenas unos días, hasta que anunció una licencia por “cuestiones personales” que buscaba esconder algo que daría a conocer la revista Noticias poco después: Alaniz pasó a formar parte del Caballo de Troya K para operar dentro de la ex Secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE), bajo la conducción de Oscar Parrilli y Martín Mena.

Al tiempo, Alaniz recalaría -casi pasando desapercibido- en una banca de la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires. Hoy, el líder de La Cámpora platense continúa trabajando dentro de la Legislatura, desempeñándose como secretario de Desarrollo Institucional, cargo por el que percibe unos 220 mil pesos mensuales, lo que le permite moverse con soltura dentro de la arena política platense, provincial y nacional.

Como si no fuera suficiente, quienes lo conocen de cerca aseguran que Martín Alaniz nunca se alejó del todo de las cloacas de la política argentina. Según dejaron trascender fuentes de Inteligencia, actualmente sería director de Relaciones Exteriores en la division 85 de Contrainteligencia de la AFI, ubicada en calle Estados Unidos al 5.000 de la Capital Federal. Desde allí, coordinaría a todos los delegados de Inteligencia de las embajadas de Argentina en el mundo.

UNIDAD AUNQUE DUELA

Durante los últimos días, la figura de Martín Alaniz volvió a tomar protagonismo como representante de Máximo Kirchner en La Plata y, puntualmente, en la interna del Partido Justicialista local, que logró aunar a las grandes facciones del peronismo de la ciudad. Aunque para muchos su rol en el armado pasó desapercibido, fue el gran protagonista del “reordenamiento" general partidario.

“Nosotros estábamos avanzando en las negociaciones y el tipo llegó entrada la madrugada dando órdenes y digitando quién iba a ocupar cada lugar. Incluso, la elección de Ariel Archanco para muchos fue incomprensible, pero en definitiva primó la intención de La Cámpora de imponer a su candidato”, explicó un histórico dirigente del peronismo, sumamente crítico de los manejos de la organizaciones juvenil K.

Luego de insistir torpemente durante muchos años con la figura de Florencia Saintout para competir en las elecciones ejecutivas de La Plata, durante el último cierre de listas Martín Alaniz decidió hacer a un lado a la ex decana de la facultad de Periodismo y Comunicacion Social de la Universidad de La Plata y apostar por Ariel Archanco, la histórica mano derecha del armado de KOLINA que supo impulsar el ex viceministro de Desarrollo Social de la Nación, Carlos Castagneto.

Como era de esperar, tras la noticia, Saintout no tuvo más alternativa que negociar, a través de Máximo Kirchner, un ministerio en el gobierno de Axel Kicillof. Por supuesto, no sin antes manifestar internamente su disconformidad con los manejos de Alaniz, quien manteniéndose tras las sombras y sin mostrar buenos resultados, sigue siendo el responsable dispuesto por Máximo Kirchner para definir los cierres de listas del kirchnerismo en la ciudad.

DEUDAS

A pesar de su buen pasar, Martín Alaniz mantiene latente una ejecución fiscal en el juzgado en lo Civil, Comercial y Contencioso Administrativo Federal de La Plata Nro. 2.

A esto se suma una delicada situación ante ARBA, donde el dirigente de La Cámpora se encuentra en Categoría 3, en instancia prejudicial. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!