Martes 05.07.2022 | Whatsapp: (221) 5710138
1 de marzo de 2022 | Pelota dividida

¿La pelota no se mancha?

La FIFA suspendió a Rusia de todas las competiciones y la dejó sin Mundial de Qatar

La Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA) confirmó una vez más la tesis de que el deporte está fuertemente influido por intereses políticos y económicos.

En este caso, decidió suspender a todas sus selecciones y anular cualquier competencia futbolística internacional que debiera desarrollarse en Rusia. De este modo, privilegió los intereses políticos al deporte una vez más. Lo cual parece ser todo un absurdo, ya que ni la FIFA ni las asociaciones nacionales son organismos oficiales, administran su propia justicia y eligen a sus autoridades.   

La FIFA suspendió a Rusia hasta nuevo aviso de competencia internacional a nivel selecciones y clubes de fútbol. La selección masculina rusa debía disputar el 24 de marzo ante Polonia el primer repechaje mundialista. El ganador debía cruzarse luego con el vencedor de Suecia y República Checa. Con la sanción, la selección rusa quedó fuera del mundial.

La medida también afecta al seleccionado femenino, que no podrá disputar la Eurocopa, y al Spartak de Moscú, que fue ahora excluido de la Liga de Europa, en la previa de los octavos de final.

El comunicado oficial de la FIFA informó que el bureau del consejo que regula el fútbol mundial y el comité ejecutivo de la UEFA resolvieron este lunes, de "forma conjunta", que todos los equipos rusos, "ya sean equipos representativos nacionales o equipos de clubes", sean suspendidos de participar en competiciones internacionales.

"El fútbol está totalmente unido aquí y en total solidaridad con todas las personas afectadas en Ucrania. Ambos presidentes esperan que la situación en Ucrania mejore significativa y rápidamente para que el fútbol pueda volver a ser un vector de unidad y paz entre las personas”.

La actitud asumida con la FIFA contrasta con la pasividad que adoptó en otras situaciones similares de conflicto internacional.

Al conocer la sanción, la Federación Rusa de Fútbol la calificó como "discriminatoria", y manifestó estar "en total desacuerdo con la decisión de la FIFA y de la UEFA de suspender a los equipos rusos". Esta medida "tendrá un efecto discriminatorio sobre gran número de deportistas, entrenadores, empleados de clubes o de la selección”, concluyó.

La FIFA tomó la decisión siguiendo las recomendaciones del Comité Olímpico Internacional (COI), que ya había impuesto una serie de prohibiciones a Rusia: no disputar ninguna competición internacional en su territorio, sólo en cancha neutral y sin espectadores; competir bajo la denominación "Federación Rusa de Fútbol" y no utilizar bandera ni himno durante los partidos.

La prohibición continúa con la línea de sanciones impuestas por la UEFA desde el primer día del conflicto armado entre Rusia y Ucrania, que se iniciaron con la quita de la sede de la final de la Liga de Campeones de Europa, que debía realizarse en San Petersburgo, el 28 de mayo, y fue trasladada a París.

¿Cómo era aquello de que el deporte debía preservarse de toda injerencia de la política? Y, sobre todo, ¿por qué la FIFA y el COI aplican un doble standard, según cuales sean las naciones involucradas? No está mal que el deporte se exprese en contra de las guerras. El problema es cuando solo lo hace según quiénes estén involucrados. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!