Lunes 26.09.2022 | Whatsapp: (221) 5710138
16 de marzo de 2022 | Provincia

IOMA

Tras meses de destrato, una mujer reclamó a los gritos una respuesta de Homero Giles

La mamá de Bastian, un pequeño de seis años que espera que el Instituto Obra Médico Asistencial (IOMA) le confirme el módulo de rehabilitación por una grave enfermedad, reclamó la presencia del titular del organismo quien, no sólo no se presentó, sino que envió a la policía para echarla del edificio.

La desesperación ante la urgencia médica y la desidia del personal del Instituto Obra Médico Asistencial (IOMA), llevaron a una madre al límite de la cordura. No es ésta, lamentablemente, la primera vez que ocurre, pero sí se trata de uno de los pocos testimonios que fueron grabados en video.

Silvia es la madre de Bastian, un niño de seis años que se encuentra a punto de ingresar a una cirugía en el Instituto FLENI y necesita, como requisito indispensable del personal médico, que IOMA confirme el módulo de rehabilitación. Sin embargo, el instituto que dirige Homero Giles se perdió, nuevamente, entre los papeleos de una burocracia interminable y Silvia no recibe respuestas.

Desesperada, recurrió primero a sus propias redes sociales. “IOMA y FLENI no abandonen a mi hijo. Les pido por favor que negocien y no tengan a los pacientes de rehenes. Rehabilitación para Bastian, basta de hacernos sufrir. Pónganse a trabajar, mi hijo es un niño indefenso y para eso estoy yo, su madre”, aseguró.

Sin embargo, y a pesar de los llamados de atención y los interminables trámites a los que fue sometida, Giles continuó sin darle una respuesta. Finalmente, y en un evidente estado de alteración, Silvia irrumpió en la sede del IOMA a los gritos.

“¡Homero Giles da la cara hijo de puta! ¡Mi hijo necesita rehabilitación!”, vociferó, ante otros afiliados que esperaban sentados a que alguien los atienda. “¡Me tienen como pelota, necesito alguien que me atienda! ¡Homero Giles! ¡Salí y da la cara, hijo de puta. Bajen del noveno piso y den una respuesta"”, exigió.

A pesar del desesperado intento, Silvia fue escoltada por la policía fuera del edificio. “Salieron tantos policías que no sé dónde estaban metidos, y no me dejaban volver a ingresar al edificio. ¡Basta de violar los derechos de mi hijo!”, reclamó horas después, haciendo un racconto de lo sucedido.  

Con severas críticas a su administración, la gestión de Homero Giles al frente del histórico IOMA continúa haciendo agua. Los reclamos se acumulan unos sobre otros, y vienen en todas las direcciones. Prestadores, colegios profesionales, médicos, enfermeras, acompañantes terapéuticos y afiliados, todos parecieran coincidir en la imperiosa necesidad de un recambio.

Mientras tanto, Giles responde de una forma que pareciera sumar poco y nada a su imagen: enviando la policía. Lo último que logró decir Silvia, mientras era empujada a la vereda sin ningún reparo por lo angustiante de su situación, fue una frase que pinta de cuerpo entero la posición de los afiliados: “No soy una delincuente”. (www.REALPOLITIK.com.ar)


ETIQUETAS DE ESTA NOTA

IOMA, Axel Kicillof, Homero Giles, FLENI, Bastian, Silvia

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!