Martes 05.07.2022 | Whatsapp: (221) 5710138
25 de marzo de 2022 | Nacionales

Aviso al Pro

El radicalismo y una señal de poder territorial

El último martes se desarrolló en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires el masivo foro de intendentes de la UCR. Este espacio representa a más de cuatrocientos jefes comunales en todo el país y contó con el acompañamiento de los gobernadores de ese color político, y todo bajo la atenta mirada del titular del comité nacional, Gerardo Morales.

Cabe explicar que la temática municipal nunca colapsó en el radicalismo y fue muchas veces el salvavidas más firme. Aquél que permitió mantener viva la esperanza de crecimiento de un partido desmadrado en el 2001 y que estuvo a punto de perder su personería nacional, por caso, allá por 2003, cuando el entonces candidato presidencial, Leopoldo Moreauarañó poco más del 2 por ciento de los votos.

La característica del radicalismo por gobernar muchos municipios trajo puertas adentro del partido, y como no podía ser de otra manera, una divisoria de aguas que agrupa a quienes ven a su modo debilidades y fortalezas.

Los más duros en sus apreciaciones señalan que varios correligionarios se duermen en los laureles con la representación municipal y que, por ejemplo, en provincia de Buenos Aires ya tienen ganada la categoría de “partido agrario”. Este mote está relacionado con la mayor cantidad de municipios gobernados en el interior con escasa población y donde la agenda tiene mucho que ver con la cultura de la producción agroindustrial.

La otra mitad, en cambio, ve la copa medio llena al resaltar que todo esto le da un importante capital simbólico y un punto de partida más que alentador para construir porque, justamente, ese poder es el que nace de un escenario de mayor proximidad con la gente. 

Para los más objetivos o neutrales en esta temática, también es oportuno señalar que persiste aún en el interior algún esquema de cultura tradicionalista bipartidista con el justicialismo. Esto se transmite a través de una generación que mantiene vivas esas pasiones y que todavía puede persistir.


Mario Negri, Gerardo Morales y Luis Naidenoff.

También es cierto que muchas veces es debido a los liderazgos personales de algún afiliado partidario que hace posible el milagro radical de gobernar estas comunas, sea por su prestigio individual o por haber desarrollado antes su gestión en alguna institución local importante como es el caso de las cooperativas de servicios públicos.

Por otra parte, el fuerte contrapeso surge cuando hay que elevar el nivel de competencia, por así decirlo, y animarse a gobernar municipios con más de 70 mil habitantes, donde todo vira hacia una cultura de sociedad masiva, con otras lógicas y donde la tradición y el voluntarismo individual de algún referente se diluye de manera irremediable. Allí, la habilidad técnica del Pro y de sus fundaciones aventajan a la UCR, al imponer su manual de estilo para la conquista del poder.

Al volver sobre el foro, importante es señalar que además del capital simbólico expuesto se mostró una voluntad de avanzar en una mínima coordinación que, por el momento, pasa por “consensuar agendas” de los principales temas de gobierno.

Con un predominio en ciudades rurales, cayó como anillo al dedo el nuevo round del conflicto entre el gobierno nacional y el campo por las retenciones. Esto alimenta la solidaridad de estos municipios con la comunidad de productores de donde nace la riqueza genuina y la fuente de ingresos y de trabajo para esas regiones.

El interrogante que circulaba en el foro es si con eso alcanzaba o se debía ir por más en cuanto a tópicos y ejes de gestión, y la respuesta sonaba más que afirmativa.

Además de construir agenda, la preocupación entre los intendentes pasaba por la forma en que la misma debería bajar a sus respectivos territorios gobernados. Transmitir de forma esquematizada y prefabricada un discurso nacido en un ámbito porteño también puede ser contraproducente para sus respectivos electorados locales en donde prima más la confianza personal por sobre cualquier otra forma de vínculo. 

En esa línea, la distancia cultural entre la mirada local y la nacional es aún una realidad que no puede ocultarse. Por lo tanto, la conclusión alcanzada es que todo debe aplicarse de manera sublime y reservando para los intendentes la mayor autonomía de aplicación de tales agendas consensuadas en el foro de Parque Norte.

Quienes siempre recogen el saldo positivo rescatan que el radicalismo es el único partido que se está preocupando por avanzar en generación de propuestas, aunque todo resulte a un ritmo lento. No obstante, este foro se realizó a menos de dos semanas de un masivo congreso bonaerense radical -comandado por el titular del comité provincia, Maximiliano Abad- que hizo foco también en las políticas municipales. Cabe advertir que en territorio de esta provincia los intendentes radicales fueron casi exclusivos protagonistas y gestores del triunfo “territorial” de Facundo Manes sobre Diego Santilli en las paso del 2021.

Así, en forma secuencial y escalonada esta propuesta municipalista seguirá con el relanzamiento de nuevos espacios de reflexión y debate. En ese esquema debe inscribirse también en territorio bonaerense el lanzamiento de la fundación Poder que fue ya anunciada por Abad como la oficial del partido a nivel provincial y que contará con la atenta mirada y coordinación de la diputada provincial, Alejandra Lordén. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!