Viernes 09.12.2022 | Whatsapp: (221) 5710138
29 de marzo de 2022 | Nacionales

Esoterismo

Alberto Fernández, el presidente meme

El presidente volvió a hablar. Como cada vez que lo hace, dejó a todos descontentos. Para nuestra desgracia –y la suya propia- nadie de su entorno le aconseja que debería callarse la boca y hablar a través de sus políticas. Pero el rebelde insiste en darle de comer a los memes y convertirse en objeto de burla pública.

Nada de esto es gratuito, ya que cada vez que declara –lo que hace cotidianamente y, a menudo, varias veces por día-, consigue el milagro de unificar la grieta en su contra. Los palos vuelan de todos lados, y entonces llega el segundo capítulo, en el que intenta explicar lo que quiso decir y genera aún más confusión, al tratar de agradar a todos sin lograrlo.

Visiblemente afectado, Alberto Fernández habló por la TV Pública, donde volvió a referirse a “la guerra contra la inflación”, tratando de convencer a la audiencia de que su intención no es la de querer “quedar bien con Dios y con el Diablo”. ¿Cuál es entonces su objetivo? “Que la gente pueda vivir en paz y que los precios bajen.” Lamentablemente, actuando de este modo tan improvisado y deshilachado, debería estar al tanto de que no lo estaría logrando.

Por si fuera poco, el presidente reconoció que no habla con Cristina Fernández desde el 10 de marzo, cuando se votó el acuerdo con el FMI en Diputados.

No faltó, sin embargo, un nuevo derroche de creatividad al explicar que debió declarar la “guerra contra la inflación” porque “hay diablos que hacen subir los precios y lo que hay que hacer es hacer entrar en razón a los diablos”.

La explicación esotérica sobre las causas de la inflación lo convirtieron en el hazmerreír de las redes sociales durante todo este lunes. El campo fortaleció su decisión de realizar un tractorazo, el cristinismo sigue pensando que pretende “gobernar con cinco amigos” acomodados, los medios oficialistas, opositores e independientes lo castigaron con énfasis similar, y el ex director del departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner, le contestó que “busca responsables donde no lo están”.

En realidad, más allá de la incidencia del conflicto bélico de Ucrania sobre los precios internacionales de alimentos y energía, buena parte del último aumentazo producido entre el anuncio de la “guerra contra la inflación” y su fallido inicio fue responsabilidad del propio Alberto Fernández, por su propia incapacidad de cerrar la boca a tiempo.  

También, el presidente se refirió al acuerdo con el FMI, indicando: “Tengo la impresión de que nos sacamos la soga del cuello y siento que es un buen momento en un mal momento (a nivel mundial) repleto de dificultades”.

“No hubiésemos querido tomar esa deuda y estamos pagando las consecuencias de los que la tomaron”, afirmó en su único momento de lucidez a lo largo del reportaje, para volver a caer en la controversia inmediatamente.

“La Argentina tiene un montón de problemas, no solo con el Fondo Monetario, pero con el acuerdo hemos logrado sacar un problema que es la angustia de pagar en lo inmediato”, enfatizó. Lo que fue interpretado como una confesión de que el gobierno no está muy dispuesto a afrontar los compromisos firmados, salvo que el FMI le provea los fondos para su pago. De este modo, avaló la tesis que sostiene que se trata de un acuerdo que las dos partes saben que está destinado a no ser cumplido. Más aún después de las declaraciones de Kristalina Georgieva y de Martín Guzmán durante el fin de semana, afirmando la necesidad de “recalibrar” lo negociado a consecuencia de los cambios que impuso la guerra de Ucrania en el inestable contexto económico internacional. (www.REALPOLITIK.com.ar)


ETIQUETAS DE ESTA NOTA

Cristina Fernández, Alberto Fernández, Alejandro Werner, Martín Guzmán, Kristalina Georgieva

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!