Sábado 03.12.2022 | Whatsapp: (221) 5710138
30 de marzo de 2022 | Nacionales

Más que antecedentes, prontuario

El increíble derrotero de empresas, cheques sin fondos y juicios fiscales del “Chino” Navarro

El dirigente kirchnerista fundó cinco empresas, y todas ellas terminaron enjuiciadas por la AFIP tras evadir impuestos y por el ministerio de Trabajo de la Nación por no cumplir con las cargas patronales. Amigos de CFK y “vacunados VIP”, entre sus principales socios.

Nacido en Río Negro bajo el nombre Luis Fernando Román en un hogar antiperonista, el secretario de Relaciones Parlamentarias, Fernando “Chino” Navarro, militó en el Partido Intransigente, fue un acérrimo duhaldista y trabajó arduamente en el FREJUPO para llevar a la presidencia a Carlos Menem, aquel mandatario que el propio Néstor Kirchner presentaba como “el mejor presidente de la historia” y que, ahora, es mala palabra para el grueso del kirchnerismo.

A pesar de ser un “kirchnerista de la primera hora”, desde aquella tarde del año 2000 en la que una ignota Cristina Fernández de Kirchner dio un discurso en su quinta de Lomas de Zamora, el “Chino” Navarro pareciera destacarse por su rol como empresario y un oscuro prontuario de juicios y cheques impagos.


En el domicilio del "Chino" Navarro funciona un estudio de abogados. 

Algo de su esencia como empresario pareciera haberla adoptado de su mentor, el fallecido dirigente de la OSFe, Oscar Valdovinos, bajo cuyo mandato la obra social ferroviaria quedó al borde de la quiebra en los últimos meses de 2018. Actualmente, Navarro cobra un jugoso salario de 429.375 pesos en la jefatura de Gabinete de Ministros de la Nación, a través de un contrato que comenzó a cobrar en febrero 2020.

El dirigente kirchnerista, que se presenta a sí mismo como un referente social en la estructura del Movimiento Evita pero tiene a la costosa OSDE como obra social, se mantuvo en situación 5 del Banco Nación por deudas impagas hasta el mes de septiembre de 2021 y tiene un juicio “paralizado” en la secretaría Civil Nro. 8 del juzgado Federal de Quilmes por ejecución fiscal, iniciado por el ministerio de Trabajo de la Nación.

No es Navarro el único dirigente kirchnerista que evita pagar las cargas patronales. Meses atrás, la titular del INADI, Victoria Donda, fue llevada a juicio por su propia empleada doméstica, luego de casi una década de trabajo en negro, falta de aumentos y salarios por debajo del mínimo permitido por el gobierno nacional.

Una de las empresas de Navarro es GAUTE SA, domiciliada en Lomas de Zamora. Su socia es Nancy Noemí Gaute, una médica que fue directora de una UPA y actualmente es directora de Municipios y Comunidades Saludables de la subsecretaría de Articulación Federal, bajo la órbita de la ministra de Salud, Carla Vizzotti. De la unión entre el dirigente social y la médica surgió, de forma insólita, la empresa GAUTE SA, dedicada a la “explotación y desarrollo de negocios de cafetería, bar, confiterías, comidas rápidas y restaurantes”. Lamentablemente, GAUTE no registra facturación ni balances y hasta presentó un cheque sin fondos por 84 mil pesos.


Navarro tiene, además, otra sociedad llamada Pendulum SA. Su socio es Luciano Javier Ruiz, un dirigente del Movimiento Evita que durante la gestión de Daniel Scioli asumió como secretario de Participación Ciudadana en la provincia de Buenos Aires. Llamativamente, los dos dirigentes sociales montaron la sociedad con el objeto de ofrecer, otra vez, “servicios de bar, confitería, comidas rápidas y restoranes”.

La empresa Pendulum SA no registra facturación o balance desde el año 2018 a la fecha, tiene tres causas judiciales por evasión impositiva, otra por evadir el impuesto a las Ganancias y hasta le trabaron un embargo y una inhibición general de bienes. Según las constancias de la agencia Nro. 43 de la AFIP, Pendulum SA aún sostiene una deuda de 191.941 pesos en concepto de IVA solamente. Por esta cuenta pendiente, la AFIP le solicitó “al juez interviniente que ordene la traba del embargo general de todos los fondos y valores que tenga depositados el ejecutado en cualquier entidad bancaria”. Además, la empresa de Navarro y Ruiz entregó seis cheques sin fondos por algo más de 180 mil pesos.

El dirigente de confianza de Cristina Fernández de Kirchner tiene, además, la compañía SINUM SA, que tampoco registra balances ni facturación, y la sociedad anónima Tochineki, que terminó siendo dada de baja por la AFIP tras negarse a pagar impuestos o presentar las declaraciones juradas correspondientes. A Tochineki, empresa que fue fundada junto a Jorge Héctor Devoto, amigo íntimo de CFK, militante de Montoneros durante la gestión de Rodolfo Galimberti y uno de los vacunados VIP de la gestión de Alberto Fernández, la AFIP la dio de baja, no sin antes trabarle dos causas por evasión impositiva y la omisión de presentación de declaraciones juradas.

El derrotero de empresas y deudas del “Chino” Navarro se detiene, finalmente, con Transportadora Patagónica SA (ex Transporte Patagónica SRL), una compañía que a pesar de haber presentado en 2019 una facturación oscilante entre los 14 y los 70 millones de pesos, no se encuentra bancarizada y tiene actualmente 37 juicios iniciados, de los cuales 32 son del ministerio de Trabajo por no cumplir con las leyes laborales. (www.REALPOLITIK.com.ar)  


ETIQUETAS DE ESTA NOTA

AFIP, Cristina Fernández de Kirchner, Alberto Fernández, Fernando Navarro, Movimiento Evita, Vacunatorio VIP

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!