Viernes 07.10.2022 | Whatsapp: (221) 5710138
30 de marzo de 2022 | Provincia

Encefalopatía hipóxica-isquémica

Por una deuda del IOMA, el Instituto Fleni se niega a internar a un niño con una grave enfermedad

Tras presentar convulsiones y fiebre, su madre acudió con él a la prestigiosa clínica de neurología y rehabilitación, donde es atendido desde hace más de tres años. No obstante, en esta ocasión le denegaron su internación por una deuda “muy grande” de IOMA con la institución.

La encefalopatía hipóxica-isquémica es un síndrome que afecta a los recién nacidos debido a falta de oxígeno en el cerebro, y forma parte de las enfermedades crónicas no evolutivas. Las causas más frecuentes son el desprendimiento de la placenta, el prolapso del cordón umbilical y la rotura uterina, aunque Verónica Rubbo, madre de Ignacio (4), afirmó en diálogo con REALPOLITIK que hubo “mala praxis” en su parto.

Mientras tanto, convive con el daño neurológico severo de su hijo: “No va a tener un progreso, va a ser un bebé grande que, entre otros cuadros, suele presentar epilepsia. Además no habla y cuenta con movilidad reducida, por lo que usa silla de ruedas”. Como es habitual, ante una sintomatología de estas características, Rubbo está pendiente de tener que recurrir al Instituto Fleni sede Belgrano, en donde lo atienden desde “hace más de tres años”.      

Sin embargo, tras presentar convulsiones y fiebre, ahora las autoridades médicas no quisieron tratar a Ignacio. “Me dijeron que se resistieron a atenderlo porque  IOMA tiene una deuda ´muy grande´ con el centro y que desde el 25 de febrero no están recibiendo afiliados de la mutual”, indicó Rubbo. De todos modos, ella no se quedó de brazos cruzados y tras un llamado telefónico al IOMA de Caseros averiguó que el convenio entre la obra social bonaerense que conduce Homero Giles y el Fleni “sigue vigente”. 

Allí, Ignacio fue intervenido con una traqueotomía y le colocaron la sonda del botón gástrico. También cuenta con un pediatra personal que lo atiende “por guardia” cuando se trata de convulsiones y episodios de broncoespasmos o neumonía, ya que sus pulmones están “muy comprometidos”. Finalmente, de tanto insistir, Rubbo consiguió que su hijo permanezca la noche en observación: “La doctora me dijo que podían atenderlo en los boxes de la guardia, pero que no lo podían derivar a piso”.

“Le colocaron una vía para detenerle las convulsiones, aunque es la primera vez en tres años que supuestamente no hay camas para internarlo”, sembró la duda Rubbo. Y señaló: “Es una vergüenza, nos sentimos desamparados. Me advirtieron que lo iban a trasladar a otro hospital y yo les dije que no me movía, que esperaba en la guardia hasta que se desocupe una habitación”.

Allí permanecieron durante toda la noche y Rubbo terminó oponiéndose a que su hijo sea derivado, tras el arribo de la ambulancia que ya estaba pedida. Al otro día, recién en horas de la tarde, lo trasladaron a una habitación para que quede en observación 24 horas, aunque nunca le aseguraron que a futuro pueda volver a la clínica ante una situación de este tipo.

Asombra ver el video del niño donde jadea dificultosamente con la respiración entrecortada y sus ojos desorbitados, y que el Fleni le haya negado, en principio, la posibilidad de atenderlo. Lo que no asombra son los múltiples conflictos de IOMA con sus prestadores, donde siempre los damnificados son los afiliados.(www.REALPOLITIK.com.ar)


ETIQUETAS DE ESTA NOTA

IOMA, Axel Kicillof, Homero Giles, Instituto Fleni

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!