Lunes 04.07.2022 | Whatsapp: (221) 5710138
1 de abril de 2022 | Opinión

Dependencia energética

La verdadera inflación que atraviesa Europa

La inflación en la zona del euro está más alta que nunca. Según cálculos, los precios al consumidor en la zona del euro aumentaron un 7,5 por ciento interanual.

HORACIO DELGUY

por:
Karin Hiebaum

La tasa de inflación nunca ha sido tan alta desde la introducción de la moneda común en 1999. Los analistas se sorprendieron por la fuerza del salto de precios, ya que la inflación ha aumentado continuamente desde el verano pasado, y recientemente se alcanzaron niveles récord. Mes a mes, los precios al consumidor subieron un 2,5 por ciento en marzo. Aquí, también, el salto en el precio fue mucho más fuerte de lo esperado, muy por encima del objetivo de inflación del Banco Central Europeo.

La inflación fue nuevamente impulsada por un aumento extremadamente fuerte en los precios de la energía, que aumentaron un 44,7 por ciento en comparación con el mismo mes del año pasado. Los alimentos y las bebidas eran un 5 por ciento más caros en marzo que hace un año. Excluyendo energía, alimentos y bebidas, el IPC subyacente subió al 3 po ciento en marzo desde el 2,7 por ciento del mes anterior.

La inflación subyacente es menos volátil y, por lo tanto, muchos economistas la consideran una medida confiable de las tendencias de la inflación. El objetivo de inflación a medio plazo del Banco Central Europeo (BCE) del dos por ciento ya se ha superado en más de tres veces.

Los mercados ahora esperan firmemente al menos un aumento clave de la tasa de interés este año. La alta inflación cambia el comportamiento del consumidor y no es sorprendente que el aumento del costo de vida también se refleje en las preocupaciones de las personas.

"La proporción de austriacos para quienes la cuestión de la inflación es la principal prioridad ha aumentado del 41 al 72 por ciento actual en un año", según el instituto de encuestas Gallup (muestra: mil encuestas en línea). El tema de la energía también está ganando importancia, lo mismo se aplica a la vivienda asequible, mientras que las preocupaciones sobre el desempleo están disminuyendo.

Más de la mitad de los que notaron un aumento de precio planearon sus gastos con más cuidado, el 50 por ciento cambió a alternativas más baratas cuando compraba o ahorró energía en el hogar, el 42 por ciento restringió sus actividades de tiempo libre. Según los resultados de la encuesta, el 38 por ciento dijo que condujo menos en marzo, en comparación con el 28 por ciento en enero.

La mayoría espera un mayor aumento. Los austriacos no esperan que la ola de inflación se calme en el corto plazo, el 59 por ciento esperaría un fuerte aumento de los precios en los próximos doce meses. Al mismo tiempo, la aceptación de la reforma tributaria ecosocial está cayendo.

"En octubre de 2021, el 45 por ciento de la población apoyó la fijación de precios del CO2 como medida contra el cambio climático, ahora esta proporción es solo del 34 por ciento", calculó Gallup en una transmisión el viernes. Solo el 20 por ciento apoyaría una eliminación inmediata de las importaciones de energía rusa, independientemente del daño económico.

El 68 por ciento apoyaría acabar con la dependencia energética ahorrando en calefacción. Solo el 36 por ciento aceptaría precios más altos para la energía doméstica y solo el 33 por ciento de la población aceptaría precios más altos de combustible. (www.REALPOLITIK.com.ar) 

 

(*) Karim Hiebaum es profesora universitaria, psicóloga y corresponsal en Europa. 


ETIQUETAS DE ESTA NOTA

Inflación, energía, Europa, Rusia

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!