Lunes 04.07.2022 | Whatsapp: (221) 5710138
29 de abril de 2022 | Historia

Nueva configuración del mundo

Las bases económicas y financieras del mundo de posguerra

A la finalización de la Segunda Guerra Mundial se configuró un sistema económico y financiero a la medida de los intereses de las naciones vencedoras de occidente, cuyos principales instituciones y organismos fueron los siguientes.

HORACIO DELGUY

por:
Alberto Lettieri

EL FONDO MONETARIO INTERNACIONAL

La creación del Fondo Monetario Internacional (FMI) en Bretton Woods obedeció a las necesidades internacionales de contribuir a un funcionamiento equilibrado de la economía mundial, evitando las fluctuaciones originadas en el período de entreguerras. Los promotores de la creación de un organismo internacional con el objetivo de lograr el equilibrio de los intercambios internacionales fueron Harry Dexter White, economista del Tesoro norteamericano, y John Maynard Keynes, economista británico. Ambos consideraron que la búsqueda de competitividad a través de medidas devaluatorias y restrictivas había sido devastadora para la economía internacional.

Los representantes nacionales redactaron el Convenio Constitutivo en diciembre de 1945. Inicialmente lo firmaron 29 países, reconocidos desde entonces como miembros fundadores. De esta forma nació el FMI, una institución internacional destinada a supervisar el sistema monetario internacional, fomentar la estabilidad de los tipos de cambio y eliminar las restricciones en el comercio de bienes y servicios.

El FMI es –a partir de entonces- la institución central del sistema monetario internacional, es decir, del sistema de pagos internacionales y tipos de cambio cuyo objetivo consiste en agilizar la actividad económica entre los países. De acuerdo con su Convenio Constitutivo, tiene como finalidad evitar las crisis en el sistema, alentando a los países a adoptar medidas de política económica equilibradas y actuando como un fondo común al cual los países miembros pueden acudir en caso de necesitar un financiamiento temporal con el objetivo de superar los problemas de la balanza de pagos.

Si bien la teoría económica suele expresar diferencias en los conceptos de crecimiento económico y desarrollo económico, el Fondo Monetario Internacional considera que la prosperidad se alcanza a través de la expansión equilibrada del comercio mundial, de la estabilidad de los tipos de cambio, de la restricción a las devaluaciones competitivas de los países miembros y de la corrección ordenada de las dificultades de la balanza de pagos.

Teniendo en cuenta que uno de los motivos que dio origen al FMI fue la desestabilización provocada por el abandono del patrón oro, impuso, desde 1945, un tipo de cambio fijo para sus países miembros. El llamado Sistema de Bretton Woods definía que todas las monedas eran convertibles al dólar, y éste a su vez se vinculaba con el oro. Este régimen comenzó a desestabilizarse en 1969 por la escasez del oro y los desequilibrios en la balanza de pagos de Estados Unidos, llevando a que en 1971 se abandonara la convertibilidad en oro del dólar.

A partir de la pérdida de la competitividad de la economía norteamericana y la consiguiente inestabilidad del dólar como divisa, el FMI estableció en 1969 la contabilización de las cuotas de sus Estados miembros en Derechos Especiales de Giro (DEG). Su valor se establece a partir del promedio ponderado de una canasta de monedas principales. Desde entonces, los países miembros del FMI pueden elegir el régimen cambiarlo; sin embargo, el FMI se sigue reservando la facultad de asesorar a los países miembros en materia cambiaria.

Los países miembros se comprometen a brindar toda la información requerida por el organismo, de tal forma que el Fondo tiene la facultad de supervisar sobre todo el conjunto de la economía de un país: gasto total (consumo e inversión), producto, empleo, inflación y cuentas externas.

A partir del análisis de estos resultados, elabora recomendaciones centradas en el presupuesto público y la política del sector financiero. Además, presta atención a las medidas de carácter estructural que influyen en los resultados macroeconómicos. Así es el caso de la política del sector laboral, ya que repercute en el empleo y en el nivel de los salarios.

Las competencias del FMI han ido ampliándose a lo largo de los últimos años, siendo las funciones más importantes las relacionadas con la transición del sistema de producción socialista a la economía de mercado –principalmente en Europa del este–, la reducción de la pobreza – concentrada en los países africanos– y la solución a las crisis financieras recurrentes a partir de la década del 90 en América Latina, el sudeste asiático y Rusia.

El poder de votación en el directorio ejecutivo de este organismo no responde al principio de un miembro, un voto, sino a un régimen ponderado en relación con la cuota que aporta cada país miembro. Por ejemplo, el actual Grupo de los 7, compuesto por Estados Unidos, Japón, Alemania, Francia, Italia, Reino Unido y Canadá, detenta el 44,52 por ciento del poder de voto, mientras que América Latina posee sólo el 5. Para mostrar la magnitud del peso de ciertos países en el orden mundial, el FMI prevé que sólo el país que aporte el 15 por ciento de los recursos tiene el poder de veto sobre las decisiones del organismo. Sólo Estados Unidos supera dicho porcentaje.

EL BANCO MUNDIAL

Lo que popularmente se conoce como el Banco Mundial es, en realidad, un conglomerado de organismos, compuestos por el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF), la Asociación Internacional de Fomento (AIF), la Corporación Financiera Internacional (CFI), el Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (OMGI), el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI). Es decir, que el Grupo Banco Mundial es una institución económica, donde el BIRF ejerce la función crediticia. A éste le correspondió la ayuda financiera para la reconstrucción de Europa y Japón. El BIRF otorga normalmente créditos a largo plazo, de hasta veinte años, para proyectos de desarrollo que se encuadran en distintas categorías: específicos, sectoriales, así como para otorgar créditos al sector privado a través de instituciones financieras, para asistencia técnica o asistencia para emergencias.

El Banco Mundial, a diferencia del FMI, es una institución crediticia cuyo objetivo es ayudar a integrar a los países en la economía mundial y promover un crecimiento económico a largo plazo que permita reducir la pobreza.

En el contexto de la posguerra y del inicio de la Guerra Fría, Estados Unidos comenzó a idear un sistema de integración del continente americano bajo su hegemonía. De esa manera, se creó en 1948, la Organización de los Estados Americanos (OEA) como organismo jurídico-militar.

Pero ya en 1949, el presidente Truman planteó la necesidad de hacer más accesibles a los países menos avanzados los beneficios del progreso económico y tecnológico, lo que llevó a la creación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en 1959, año de la revolución cubana. En el marco de la política sugerida por la potencia del norte, el BID cumplió una función indispensable para canalizar los recursos de la Alianza para el Progreso. De esta manera, ayudaba a financiar grandes proyectos desarrollistas, correspondientes a la profundización de la estrategia de sustitución de importaciones en los países semi industrializados, con el objetivo de que éstos alcanzaran una amplia modernización y se pusieran a la par de los países de avanzado desarrollo. Al igual que en el sistema del Fondo Monetario Internacional, el voto es ponderado de acuerdo con las cuotas de los miembros. Aquí, Estados Unidos detenta el 34,5 por ciento de los votos, sin embargo América Latina se reserva el 53,5 por ciento del poder. Actualmente otros países extra regionales poseen activos en dicha entidad financiera.

No fue el único proyecto de creación de entidades crediticias para los bloques regionales. Similares iniciativas dieron nacimiento a un conjunto de Bancos de Desarrollo en África, Asia y Oceanía.

LA ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE COMERCIO

El programa de las Naciones Unidas propiciaba la idea de una agencia especializada en promover el comercio a nivel mundial. El gobierno de Estados Unidos propuso que se iniciaran negociaciones arancelarias con vistas a la reducción de las fuertes barreras por entonces existentes. Un total de 23 países, todos ellos de economía de mercado, aceptaron la propuesta, y así se firmó el 30 de octubre de 1947 la carta que da origen al Acuerdo General sobre Aranceles de Aduanas y Comercio (GATT).

 El GATT, a diferencia del FMI y del BIRF, no es un organismo de las Naciones Unidas, sino un acuerdo intergubernamental y multilateral que regula las relaciones comerciales entre sus signatarios y partes contratantes. Su sede se encuentra en Ginebra.

En el marco de la octava Conferencia arancelaria del GATT denominada Ronda de Uruguay (1986-1994), se decidió la creación de la Organización Mundial de Comercio (OMC) que lo reemplazó en sus funciones, a partir del 1° de enero de 1995.

De este modo se fue conformando un ordenamiento que, en su mayor parte, perdura hasta la actualidad. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!