Lunes 04.07.2022 | Whatsapp: (221) 5710138
4 de mayo de 2022 | Séptimo Arte

Entrevista REALPOLITIK

Barry, una serie sobre la superación y la redención en clave de comedia negra

John Pirruccello trabajó en las dos primeras temporadas del show creado por Alec Berg y Bill Hader. En diálogo con REALPOLITIK contó cómo fue ser parte de esta historia y cómo se trabaja en esta comedia.

HORACIO DELGUY

por:
Federico Carestia

En 2018, HBO lanzó una producción que demostró una vez más porque todo lo que sale de sus estudios siempre merece la pena ser visto. Bill Hader y Alec Berg estuvieron a cargo de crear Barry, una nueva comedia ácida que con tan solo 8 episodios de media hora quedó ubicada en el altar de las grandes historias de humor. Al año siguiente llegó su segunda temporada, demostrando una vez más todo su potencial y cuando la tercera estaba encaminada, estalló la pandemia. Tuvieron que pasar tres años para que los televidentes pudieran volver a disfrutar de esta gran producción, que hace algunas semanas lanzó su tercera entrega.

¿De qué va Barry? Si todavía no comenzaste a ver esta gran comedia de HBO, estás ante una de las posibilidades más prometedoras dentro del amplio abanico de series a las que se puede acceder gracias a la explosión del streaming. La historia se centra en Barry Berkman, un marine que regresa de la guerra en medio oriente sin demasiado futuro por delante y sin saber qué hacer con su vida, y es "adoptado" por un gran amigo de su padre que le ofrece una salida: convertirse en asesino a sueldo. Berkman es el mejor cuando de matar gente se trata, pero durante una misión en una escuela de teatro descubrirá que lo que realmente lo apasiona es la actuación, y hacia ese lugar intentará virar su vida.

La serie de HBO que ya tiene dos temporadas completas y acaba de lanzar su tercera entrega es una de las producciones más frescas en lo que a materia de humor y drama se trata. No es un simple show caricaturesco que busca hacerte reír. También hace que los espectadores reflexionen con las búsquedas de sus personajes, que comienzan completamente perdidos en su egoísmo y con el tiempo van descubriendo que hay mucho más allá en la vida que mirarse el ombligo. Uno de los actores que formó parte de las dos primeras temporadas fue John Pirruccello, como el detective Loach, que en diálogo con REALPOLITIK contó cómo fue trabajar en esta serie: "Trabajar con material así de bueno es raro. No digo que no haya trabajado en cosas buenas, porque lo hice, pero no pasa muy seguido".

RP.- ¿Cómo definiría Barry a alguien que todavía no vio la serie?

Lo veo como la lucha de este tipo que intenta ser bueno, no es consciente de que una persona tiene que saber quién es y ahora se dio cuenta, quiere saber quién es. Que hacer algo que lo apasiona pero para lo que es muy malo, y es muy bueno con esta otra cosa que no quiere hacer. Esa cosa lo sigue atrapando... Esa lucha suya es sobre lo que trata la serie, para mí. Toda esa gente es increíblemente egoísta, es terrible. Pero todos luchan con eso, cada uno de ellos. 

RP.- ¿Qué puede contar de trabajar con figuras como Henry Winkler?

Cada vez que trabajás con alguien en ese nivel te hace... Trabajé con Helen Mirren por tres meses. Eso te hace mejor actor. Cuando trabajé con Stephen Root (Fuches), me hizo un mejor actor. Cuando trabajas con gente mejor que vos, te eleva para que estés a la altura. No podés ser el eslabón débil. Cuando trabajás con Henry Winkler y cuando trabajás con Bill Hader, tenés que mejorar tu desempeño.

RP.- La serie se apoya mucho en el absurdo, pero sin embargo nunca rompe su verosimil...

Es uno de los grandes aciertos de la serie: lo llevan más y más lejos, hacia lo increíble, hacia lo exagerado, lo potencialmente caricaturesco, pero lo crees porque es humano. Es humano todo el tiempo. Cambia el panorama, es algo diferente a todo lo demás que se ha visto hasta ahora. Vengo del mundo de la improvisación y la comedia de sketches. Mi gente es graciosa, de sketchs, como Bill Hader. Vibra en el mismo punto que lo que me conmueve, con lo que me gusta. Resuena en mí. Entonces, cuando alguien como Bill triunfa, para mí no triunfa solo él. Es mi sentido del humor exacto, me entusiasman las cosas que pasan, la tensión que hay. Todas las interacciones entre los personajes me atrapan.

RP.- ¿Qué puede decir de Anthony Carrigan (Noho Hank) como actor y uno de los más graciosos de la serie?

Creo que Anthony Carrigan es un actor monstruoso. Y es curioso, no es realmente... Tiene un gran sentido del humor, pero no es alguien que bromee demasiado. Anthony es un actor mucho más serio. Es divertido estar con él, pero no lo veo como un comediante. Creo que por eso es el más gracioso de la serie. Puede interpretar todo el absurdo que Hank tiene que hacer con una verdad que te conquista, te hace reír. Tendría que haber un spin-off llamado Noho Hank.

RP.- Su personaje da un cambio rotundo entre la primera y la segunda entrega. ¿Cómo lo preparó?

Aparentemente, Bill Hader y Alec Berg lo sabían, porque Bill me dijo algo el último día de rodaje de la primera temporada: "Ya sabés, tenemos muchas ideas para Loach", y esa fue, aparentemente, la idea. Así que es increíble para mí el ver qué tan a futuro pensaban y cómo se desarrolla esto. Fue desconcertante, porque en la primera temporada estuve tan cómodo con Loach y su relación con Paula, con Moss, esa interacción entre nosotros dos. Nos llevó algunos episodios, pero terminé muy a gusto con eso. Y luego que te quiten eso... Mi primer pensamiento, cuando leí el guion fue: "Ah, viejo, ya no soy gracioso". Me recordó: "Ah, cierto, tiene que ser un desafío". Se supone que tengo que ir... Se supone que tengo que salir de mi zona de confort. Se supone que tengo que buscar y superar los lugares donde estoy cómodo"

RP.- ¿Qué le genera ser parte de Barry?

Me da orgullo ser parte de este proyecto en el que la gente, en nuestro mundo, empieza a descubrir: "Wow, tal vez, Bill Hader sabe actuar". Ahora lo sabés. No es solo bueno como comediante, no es solo un buen actor. Es el mejor actor que puede ser. Y todavía más como guionista. Es como si hubiera destilado algo que yo jamás hubiera soñado. Algo que intenté imaginar, cómo algo puede ser gracioso y muy profundo, y al mismo tiempo muy traumático.

Lo amo como audiencia. Y luego, en términos de hacerlo y trabajar en esto, fue algo que me cambió la vida. Así que, la serie cambia el panorama como audiencia y como actor fue algo que me cambió la vida. (www.REALPOLITIK.com.ar) 


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!